ACTUALIDAD

Golpe de Estado en Bolivia

Figuras de la política y del ámbito intelectual de Jujuy apoyaron la candidatura de Evo Morales

La estrecha vinculación entre la provincia y el hermano país, tanto en lo económico como en lo cultural, determinan la importancia que tiene que Bolivia retome la normalidad institucional para Jujuy

Foto: Franco Fafasuli
Foto: Franco Fafasuli

La candidatura a senador por parte de Evo Morales suma nuevos apoyos, y esta se vez, se trata de figuras del ámbito jujeño, que destacaron la importancia del desarrollo democrático del vecino país, dado los lazos estrechos que comparten.

En lo que respecta a la política, fue el intendente de La Quiaca, Blas Gallardo, quien manifestó “nosotros hemos seguido muy de cerca el proceso de crecimiento de la calidad de vida de nuestros hermanos bolivianos. Como pueblos fronterizos hemos visto que ha sido notorio el cambio social que significó este proceso político que empezó en 2005. El crecimiento económico y el alcance de beneficios sociales a la población fue notorio e histórico, esos números son innegables”.

Además, el funcionario municipal resaltó “son tiempos difíciles en el continente, y desde el mundo andino históricamente hemos resistido con la fuerza de nuestras tradiciones y raíces, casi siempre con dolores y desde las orillas de la historia. Ahora es el tiempo del empoderamiento de los nuevos referentes y en eso, Evo Morales marcó el camino”, y agregó “nos sentimos identificados plenamente con los lineamientos culturales, ideológicos y políticos de lo que representa Evo Morales. Su importancia, que configura una nueva clase política con raíz indígena y sindicalista, ha trascendido las fronteras; estamos convencidos que debemos aprender y continuar con su legado. Siempre decimos que venimos de abajo y vamos para arriba, porque Evo Morales enseñó que es posible la justicia social, la reciprocidad y necesario levantar la autoestima reconociéndonos hijos de la tierra”.

“Hemos vivido con mucha preocupación lo que pasó después del golpe de estado. Como fuerza política comprometida con nuestros hermanos, hemos colaborado con compañeros y compañeras que han sido perseguidos en Bolivia. Nuestra cercanía geográfica ha permitido que podamos formar parte de la colaboración en el resguardo de dirigentes y simpatizantes del partido del presidente Morales, que corrían riesgo de vida. Añez y demás dirigentes golpistas han escrito una página negra de la historia de Bolivia, persiguiendo opositores con métodos de una dictadura”. Sobre cómo analiza el futuro, manifestó “Confiamos plenamente en que la sociedad boliviana estará a la altura de la historia democrática que se debe empezar a escribir después del golpe de estado. No sólo estamos seguros que el candidato del MAS vencerá electoralmente sino que será reconocido el trabajo de 14 años de un proceso que revolucionó Bolivia y reconfiguró la región”.

Por su parte, la referente de la comunidad boliviana en Jujuy, Melanie Huanca Limache, aportó su visión sobre el proceso de cambio y el empoderamiento de las comunidades: “Estos catorce años con Evo Morales las comunidades en Bolivia han vivido con libertad, derechos constitucionales, para todos los hermanos de los pueblos indígenas; para los que viven en la ciudad y otros lados ha habido estabilidad, la economía del país había mejorado, la dignidad se había recuperado para los hermanos de los pueblos, los hermanos del altiplano aprendieron a defenderse, pronunciarse y a pelear por todo lo que ellos comprendían que era nuestro”, y agregó: “Hemos empezado a ver otra vez que las riquezas del país son de nosotros y que ahí está el futuro de Bolivia y de nuestros hijos. Nuestros hijos pudieron superarse, nuestros hijos empezaban a terminar las carreras, preparándose para defender y empezar a nacionalizar nuestros hidrocarburos, el litio, y defender el agua que tanto anhela Estados Unidos, agua más pura que existe en el mundo, hasta eso aprendimos. En estos 13 años los hermanos del altiplano y de la ciudad hemos vuelto a vivir en dignidad y respeto, hemos vivido con libertad con tantos derechos, y ahora la gente de la derecha que odia la gente del altiplano, lo está destruyendo, a todo este proceso que habíamos vivido”.

Quien sumó su aporte fue la antropóloga y docente de la UNJU, Gabriela Karasik, la que explicó “creo que para los sectores de poder y las visiones dominantes en Jujuy se profundizó la idea de una gran distancia política y cultural entre Bolivia y la Argentina, creo que se la vio hasta con desinterés y durante un tiempo no comprendieron el significado político y el posible impacto en Jujuy. Baste pensar en la experiencia de la Tupac Amaru, las ceremonias andinas en el Cantry” (N de E: barrio edificado por la Tupac en Alto Comedero, nombrado así por la organización) “o la presencia de wiphalas, y banderas bolivianas en las marchas. No es que sean un resultado directo pero la Bolivia de Evo fue una de las fuentes de inspiración, y, por qué no; de legitimación. Un gobierno de indios frente a una provincia que siempre trató de distanciarse de lo indígena; y de Bolivia. Creo que al comienzo no hubo reacción institucionalizada. Eso empezó con el gobierno de Macri”, sobre reacciones o posicionamientos de otros sectores, dijo: “Desde muchos sectores y organizaciones sí hubo una reacción de apoyo y también de fascinación”.

Además consideró “en muchos sentidos el proceso de cambio en Bolivia se presentó como ejemplo para la lucha de los pueblos, marcando un camino donde lo indígena articulaba lo nacional popular. Creo que acá resonó mucho eso de que fuera un gobierno ‘de los movimientos sociales’; que luchara contra la marginación de indígenas, campesinos y sectores populares, seguramente por la cercanía con Bolivia y porque las relaciones de dominación social en Jujuy tienen muchos elementos de subordinación étnica. Lo antes dicho con la Tupac Amaru y muchas organizaciones sociales. Pero me parece que muchas veces se puso más el foco en lo cultural que en su significado político y social, subversivo del proceso boliviano. En algunas organizaciones indígenas, de las cuales por diferentes razones estuve cerca, vi el mismo tipo de críticas acá que las que hacían en Bolivia los que ayudaron a erosionar el gobierno de Evo: que la corrupción, que el extractivismo, que el personalismo, que su gobierno no es indígena…”

Fuente: agepeba.org