ACTUALIDAD

Los empleados convocan a una sentada en repudio para mañana

Graves hechos de violencia laboral en el Ministerio de Trabajo, hay una empleada lesionada

Existe una denuncia policial sobre esa agresión. Las victimas de ese ministerio redactaron una nota al Gobernador Gerardo Morales sobre los hechos de violencia que viven. Funcionarias y parientes del Ministro Cabana Fusz serían las agresoras.

Graves hechos de violencia laboral en el Ministerio de Trabajo, hay una empleada lesionada

A días de finalizar el primer mandato de gestión provincial, se denunciaron graves hechos de violencia física e institucional contra empleados del  Ministerio de Trabajo cuyo titular es Jorge Cabana Fusz, los sucesos denunciados ante la policía involucrarían a la Subsecretaria de Fiscalización de Buenas Prácticas y Relaciones con la Sociedad Civil, Agustina Mulqui, con la complicidad de otras funcionarias.

Mulqui es nuera del ministro Cabana Fusz, está casada con Fabricio Cabana Fusz quien fuera en las últimas elecciones candidato a concejal por Siempre Jujuy, enrolado en las filas del vicegobernador Haquim, pero sin obtener buenos resultados. En ese ministerio también se desempeña Lucía Mulqui como Jefa de Recursos Humanos, los apellidos se repiten.

En repudio a la violencia y malos tratos a los que son sometidos, empleados de ese ministerio convocan a una sentada en la puerta del edificio mañana Lunes 2 de Diciembre a las 8 de la mañana.

Según se pudo reconstruir a partir de testimonios difundidos, este es el episodio en particular que originó la presentación judicial:

“Agustina Mulqui, Subsecretaria y nuera del Ministro de Trabajo Jorge Cabana Fuzs convocó a una profesional del área de la dirección de violencia laboral para hablar sobre un expediente. En su oficina se encontraban otras funcionarias y la secretaria de Mulqui. Una vez que ingresó la trabajadora, se sumó a la reunión otra empleada de la Coordinación de Inspecciones del Ministerio y luego cerraron la puerta de la oficina.”

“Mientras se realizaba la reunión, la convocada fue acusada de estar grabando la conversación, en ese momento Mulqui habría ordenado que le quiten el aparato. Se produjo un forcejeo con la denunciante a quien rasguñaron, revisaron y le arrebataron el celular.”

“Abogados que se encontraban en audiencia en una oficina contigua, al oír el escándalo llamaron a la policía. Cuando llegaron los agentes recién se abrió la oficina. En ella mientras la empleada pedía que le devuelvan el celular, una de las funcionarías solicitó que la saquen de la oficina sosteniendo que habría querido golpear a Mulqui porque la despidió.”

Finalmente “la trabajadora se retiró de la oficina sin celular, llorando y temblando y se dirigió a hacer la denuncia a la policía.” Las funcionarias niegan todo lo sucedido. “Y el celular no apareció más”, señalan testigos.

Fuentes cercanas a la denunciante aseguraron que como consecuencia de los vivido,  atraviesa un cuadro depresivo y además está siendo intimidada para retirar la presentación realizada.

Ante la gravedad de la agresión, empleados de ese ministerio convocaron para mañana a una sentada en la entrada de la repartición. En un comunicado expresan “El día Lunes 2 de diciembre los empleados del Ministerio de Trabajo nos unimos en apoyo a nuestra compañera que fue gravemente ultrajada, sufriendo agresiones verbales, físicas, privación ilegítima de la libertad, manoseo y robo por parte de la funcionaria Agustina Mulqui (nuera del ministro) y sus secuaces -se nombra a otras funcionarias- Saldremos a las 8 horas de nuestro trabajo a hacer una sentada en la puerta del ministerio.”

“No somos animales ni objetos para que nos traten como lo hacen, este gobierno nos prometió Unión, Paz y Trabajo y es lo que pedimos. Basta de Violencia Laboral, basta de impunidad, contamos con tu apoyo.”

Se supo también que los empleados de ese Ministerio de Trabajo que ya habrían sido víctimas de los funcionarios redactaron una nota al Gobernador Gerardo Morales, en la que detallan abusos de autoridad que los funcionarios ejercerían cotidianamente: malos tratos, gritos, humillación, amenazas de despido, persecución, hostigamiento, avisos de despidos sin causa, privilegios excesivos para el círculo íntimo y familiar del Ministro Cabana Fusz, irregularidades en la registración laboral -trabajo en negro- precariedad, y hasta acoso sexual, entre otros.

En la nota, los trabajadores también narran el hecho de violencia antes relatado en el que mujeres funcionarias le habrían quitado el celular a una empleada. Este suceso es conocido por el ministro, según expresan los trabajadores. Fuentes de esa repartición señalaron que entre los empleados hay mucho miedo y que todos sabían que habían abusos de poder en el organismo.

Es paradójico que un Ministerio de Trabajo que dice luchar contra la violencia laboral en todos sus tipos tiene hoy a funcionarios de la cartera denunciados. Son hechos que deberán resolverse en la justicia.

También vale la pena recordar que en algún momento se había pedido a los funcionarios que no debían cubrir cargos con familiares, y hasta el presidente Macri emitió un decreto que nadie cumplió, menos aún en la provincia de Jujuy donde Morales tiene en cargos públicos a gran parte de su familia y se justificó diciendo que la provincia es autónoma. Ante tanto alboroto, los funcionarios sin principios continuaron con el sostenimiento de familiares a doquier. El caso del Ministerio del Trabajo es uno de ellos.   

Este hecho de violencia institucional y acoso laboral no es algo nuevo en las reparticiones jujeñas. Es conocido el caso de los funcionarios del Ministerio Público de Acusación que denunciaron ante el Superior Tribunal de Justicia por maltrato laboral al Fiscal General Sergio Lello Sánchez, quien además el 6 de noviembre pasado ordenó violentar la oficina de otra fiscal, extraer expedientes que allí se encontraban y sacar sus pertenencias.

Esos sucesos están denunciados ante la justicia pero aún no se ha encontrado a un responsable y ninguna sanción o condena ha sido aplicada. En una provincia donde el poder judicial es controlado desde el poder ejecutivo no es de extrañar

Si el propio gobernador marca el ejemplo cuando es agresivo con mujeres periodistas ¿qué podemos esperar de sus subordinados?

En Jujuy hay empleados que van a trabajar con miedo y no les queda otra alternativa que soportar malos tratos, amenazas y violencia ante el temor a perder su fuente laboral. ¿Esta es “la Paz” con la que Gerardo Morales se llena la boca?