ACTUALIDAD

Dictaron el cese de la prisión preventiva

Justicia boliviana autorizó el retorno al país del fotógrafo argentino Facundo Molares

Debido a su delicado estado de salud, familiares del reportero gráfico junto a organizaciones de derechos humanos exigían su repatriación al considerar que era un preso político del gobierno de facto de Jeanine Añez

Justicia boliviana autorizó el retorno al país del fotógrafo argentino Facundo Molares

Pasada una semana donde familiares de Facundo Molares Schonfeld junto a organismos de derechos humanos exigían tanto al gobierno argentino como boliviano que arbitre las medidas necesarias para la repatriación del reportero gráfico debido a su delicado estado de salud, finalmente la justicia boliviana dictó el cese de la prisión preventiva y autorizó su retorno al país.

La buena noticia fue confirmada por la Cancillería argentina en el día de ayer, indicando que fue el Tribunal Número 1 Penal de Sentencia de la ciudad de Montero autorizó que la prisión preventiva pueda ser sustituida por otras instancias.

Asimismo, el Tribunal resolvió que, en vista de los argumentos del abogado de Molares y del Consulado argentino en Santa Cruz de la Sierra, Molares reciba atención médica en la República Argentina. La decisión fue tomada teniendo en cuenta el compromiso del gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia de preservar la vida del ciudadano.

Recordemos que el jueves pasado, tras pasar un año detenido en Bolivia, Molares debió ser trasladado de urgencia a una unidad médica debido a su estado grave de salud, confirmándose que el fotoperiodista había contraído covid 19.

Frente a esta situación, el Tribunal boliviano autorizó que el reportero gráfico argentino regrese al país, donde además de atender su salud, Molares deberá presentarse periódicamente ante el Consulado boliviano en Buenos Aires.

Aun así, todavía queda por resolverse el caso de fondo. Es que bajo el gobierno de facto de Jeanine Añez, Molares Schonfeld había sido acusado de participar de un bloqueo en un puente, medida tomada por parte de la ciudadanía boliviana tras el golpe de estado contra Evo Morales.

Tras la acusación, el reportero gráfico estuvo detenido en el vecino país desde noviembre de 2019, donde desde un principio se vio comprometida su salud, incluso, la justicia boliviana dispuso la detención domiciliaria en Santa Cruz.

Por otra parte, desde el Estado argentino se continuará con los esfuerzos para asegurar el pleno respeto de los derechos que correspondan a Molares.