CULTURA

Por María Laura Lerma

Crónicas de la Cuarentena: "El pretender en tiempos de espera"

Compartimos textos que nos hablan de la experiencia que estamos atravesando. Porque aunque estemos aislados, no estamos sólos. Colabora hoy María Laura Lerma, Psicóloga.

Crónicas de la Cuarentena: "El pretender en tiempos de espera"

                          “Los pueblos originarios no callan, solo resisten, en el subsuelo de la sociedad prácticas sociales genocidas de antes, de ahora, y las que se anticipan para después.”

Alicia Torres Secchi

Todos los sentires y padecimientos polarizados en su máxima expresión por los efectos del tiempo en cuarentena, devenidos en un marzo que no acabó por sacudirse la fiesta y la desquicia del carnaval, nos llevó a caminar sobre los mismos pasos…a mirarnos en nuestras propias sombras…a encontrarnos en el tiempo sin tiempo, con el espacio inhabarcado y deshabitado, con el deseo inseguro e insatisfecho por la duda…con las ganas de hacer todo pero con las energías descontroladas.

No sé si es el virus, no sé si será la peste andante que le dicen…o más bien el miedo y la identificación masiva ante lo desconocido.

No sé si será prohibición o inhibición…o más bien poder permitirnos individual y colectivamente nuevos tiempos de ayuno capital y comercial, adheridos a nuestra memoria genética como habitantes latinoamericanos, sabiendo racionar y resistir en las cumbres y pucaras, esperando alertas a que todo pase, pero no sin dejar de vivir.

Todavía (y recién comenzamos) seguimos buscando y explorando diferentes formas y lenguajes para poder comunicar incomunicados, desafiando las leyes del contacto, queriendo reinventar los lazos que vienen despedazándose desde hace rato por propaganda utilísima y por exigencias de la ontología del bienestar.

No sé si será parálisis o reclusión…confió más en la hibernación de nuestras frustraciones, de nuestros duelos por lo social y lo colectivo en proceso de constante reparación.

Estamos pisando descalzos la tierra que no sabíamos la anidábamos, desnudos en nuestra mismidad, entendiendo el concepto de sobrevivir y de trascender de lo incierto…sumergidos en la huella que vamos huelleando sin mirarnos entre nosotros.

Solo resta quedarse, no intentar salvarse del propio ahogo superficial, que no son más que las aguas turbulentas del quehacer neoliberal. Airosos y en parsimonia, pero también tolerando los cauces y sabiéndose mojar con el agua de los otros mundos desconocidos.

Que las pautas y recomendaciones sean para transitarlas y no para soportarlas, aferrados a anteriores intransigencias que marcan como sublevarnos amorosamente de las tragedias.Son los mismos vínculos actuales y ancestrales los que nos sostienen y resguardan en este detenerse del mundo, no sin angustia, no sin el costo de no poder velar a nuestros muertos, pero con el derecho legítimo al ritual íntimo y ceremonioso del lazo comunitario.

Que las recetas comportamentales sepan macerar e incorporar también los sabores ácidos de la atmosfera circundante, las deprivaciones sociales de los pueblos que los están enfermando desde desigualdades abismales.

Así, tal cual hemos nacido al mundo, nadando y gritando, desesperados por un nuevo sostén ante la expulsión fundante la vida, así andamos…así existimos…así esperamos. Y esta es nuestra existencia.