CULTURA

Por Fernanda Elías

Crónicas de la cuarentena: "Lo que habló Foquito con su Enchufe"

Compartimos textos que hablan de la experiencia que estamos atravesando. Porque aunque estemos aislados, no estamos solos. Escribe hoy Fernanda Elías.

Crónicas de la cuarentena: "Lo que habló Foquito con su Enchufe"

 

Lo que habló foquito con su enchufe

Enchufe: Ojalá siempre escribieras, Foquito.

Foquito: ¿Qué decís? Vos sos el que escribe.

E: Escribo algunas cosas, y es que escribo porque no sé escribir realmente. Todo poeta temprano quiere escribir como Shakespeare, leí por ahí. Acaso yo no espero ser como Shakespeare y ningún otro poeta.

F: Es así, Enchufe, nadie en realidad debería aspirar a ser otro más que uno mismo.

E: Qué reconfortante es leerte. Las palabras emanan de tu luz naturalmente y tan ciertas. Me atrevo a pensar que somos como Virgilio y Dante merodeando los caminos del Infierno. Tan perdido este Dante, e inquieto ante la incertidumbre, que tuvo suerte de tener un guía como Virgilio. Así se me ocurre que somos, Foquito. Tengo la gracia del esplendor de tu luz que ilumina el sendero.

F: Esa comparación es muy acertada, sos un enchufe loco y muy singular. Me hiciste acordar que leí la Divina Comedia en su idioma original, ¿Lo sapevi?

E: Lo sabía. Es de gran admiración.

F: Me gusta que seas mi Dante, perdido e inquieto.  ¿Trabajás en algo nuevo?

E: Creo que todo el tiempo empiezo algo, y sucede que las palabras se me deslizan hasta perderse en el mar, entonces retomo y siempre vuelvo a empezar algo nuevo.

F: La poesía es pérdida también, Enchufe. Es lo que adoro de vos, que remás en el mar buscando las palabras que empezaste, y al no encontrarlas, volvés a escribir de nuevo, porque si lo meditaras, ni una palabra anotarías o te dedicarías a otra cosa.

E: Quiero merecerte siempre. Hace un tiempo escribí algo y lo envié a un diario para ver si lo publicaban. Siempre busco inmortalizarte de alguna manera. Si sale publicado, habré cumplido mi objetivo, y tendremos la dicha de vernos en una publicación, aunque no hayamos ganado dinero ni fama, pues eso qué importancia puede tener.

Debo decir que usé, por un poco de vergüenza y por un poco de miedo, el seudónimo de "Fernanda Elías", pues soy, al fin y al cabo, un enchufe solamente.

 F: Qué seudónimo tan raro es "Fernanda Elías".

Gracias por amarme con tal intensidad y dedicarme tus escritos siempre de alguna manera. Vas a ver que lo van a publicar, mi Enchufe dantesco.

Ahora quiero saber más sobre la tortuga y león que abandonaron la selva, esa historia que mencionaste la última vez…

 Fernanda Elías