CULTURA

Por Federico Franco

Crónicas de la cuarentena: "Un momento perfecto para desafiarme"

Compartimos textos que hablan de la experiencia que estamos atravesando. Porque aunque estemos aislados, no estamos solos. Escribe hoy Federico Franco

Crónicas de la cuarentena: "Un momento perfecto para desafiarme"

 

Como a todos en cada rincón del mundo, la aparición de la pandemia me tomó por sorpresa y en medio de proyectos y rutinas plantó bandera y lo cambió todo. El miedo y la incertidumbre ante tal desconocido suceso fue el común denominador del coronavirus en la gente y eso no escapó en mi porque lo primero que me pasó, desde que inició la cuarentena fue temer por la gente que está alrededor mío y querer protegerlos.

Los primeros días fueron así, pero de inmediato empecé a mirar a la pandemia de otra manera. No soy de preocuparme al extremo por los problemas, pero en este caso la situación ameritó preocuparse, tomar cartas en el asunto y una vez tomados los recaudos necesarios me empecé a plantear desafíos para este momento que tiene para rato.

Entonces empecé a organizarme y replantear nuevas rutinas como una forma de sobrellevarlo. Lo primero y principal, y lo más importante fue pensar en mis responsabilidades paternales ya que no podía salir ni mucho menos buscar a mi hija, pero me las ingenié para no dejar de verla, eso fue clave para poder afrontar todo.

Con eso resuelto me puse a repensar mi agenda diaria periodística a fin de adecuarla a lo que pasaba sin perder el eje de mis temas habituales (sociales-solidarios). En este aspecto, creo que todos los periodistas tuvimos que detenernos a pensar cómo íbamos a trabajar teniendo las limitaciones de no poder salir, pero como le pasó a muchos, pude resolverlo aunque tengo que decir que me costó al principio.

En lo personal me plantee unos cuantos desafíos para aprovechar el tiempo que tenía conmigo mismo. Uno fue realizar más actividad física pese a la poca motivación que había por entrenar en casa y no ir más a la cancha a jugar al fútbol como estaba acostumbrado. Pero fue algo que logré resolverlo a base de constancia y me sirvió mucho para alivianar el estrés y las preocupaciones por la situación actual. La verdad que fue muy importante el deporte para estar bien, comer bien y dormir bien.

Como la salud mental juega un rol central por todo lo que se dijo, se dice y ocurre en todas partes, también había que entrenarla y que mejor manera de hacerlo mediante los vínculos con los demás porque el aislamiento solo es físico. Entonces al ser una época delicada fue importante acercarme a familiares y seres queridos con los que no tenía tanto diálogo y pese a la distancia, tenerlos cerca. No dejar de estar para quienes me necesiten fue otro de los desafíos y me encontré con gente que precisaba ayuda y la pude ayudar.

De esta cuarentena aprendí que a los momentos malos hay que sacarles lo mejor, convertir el problema en desafíos y a los desafíos en nuevas oportunidades para mejorar y para cambiar lo malo. Sigue costando cada día, por más que hay muchas actividades que ya volvieron a la normalidad, cuesta porque el miedo sigue, porque hay gente que muere todos los días, pero es mejor afrontarlo con fuerza y mucha energía. Claro que no todos están en la misma situación que yo, ni tienen las mismas preocupaciones, y a ellos les digo que pidan ayuda porque el virus también trajo mucha solidaridad de gente que estamos predispuesta a ayudar. Esperemos que eso sea lo que perdure y nos deje esta pandemia.