CULTURA

Vida y fotos de Félix Pereyra

El ministro de Cultura de Nación inaugura una muestra de fotografías en el museo Nacional Terry 

Tristán Bauer inaugurará mañana la primera muestra visual presencial, desde que se declaró la pandemia, "La Botica de Tilcara" en el Museo Nacional Terry.

El ministro de Cultura de Nación inaugura una muestra de fotografías en el museo Nacional Terry 

 

El Ministro de Cultura de la Nación, Tristan Bauer, acompañado de Viviana Usubiaga, Directora Nacional de Gestión Patrimonial inaugurarán mañana la primera muestra visual presencial, desde que se declaró la pandemia, en el Museo Nacional Terry. "La botica de Tilcara. Vida y fotos de Félix Leonardo Pereyra" es una exhibición que invita a viajar en el tiempo para conocer mejor la historia y la cultura de Tilcara a través de fotografías inéditas y objetos que pertenecieron a Leonardo Pereyra, boticario, artista y primer director del Museo.

En el marco de una visita oficial, el Ministro Bauer y la Directora Usubiaga llegarán al Museo Terry, el Museo Nacional más alto y más al norte del país,  en el corazón de la Quebrada de Humahuaca, para inaugurar "La Botica de Tilcara. Vida y Fotos de Félix Leonardo Pereyra" que estará a disposición del público durante un mes, desde mañana, 4 de Febrero.

“Inaugurar esta muestra con la presencia del Ministro de Cultura de la Nación nos llena de orgullo. Hemos trabajado mucho durante la pandemia, modificando formas de trabajo para que el Terry, el museo nacional más al norte del país, sea un museo para la comunidad. Consideramos que esta visita oficial es un reconocimiento a esa tarea” destacó Juan Muñoz, Director del Museo Nacional Terry sobre la llegada de autoridades nacionales para la inauguración.

La muestra será inaugura mañana a las 19 horas, cuenta con material de  colección y que reunió y reveló más de 200 negativos inéditos de Pereyra, que conservaba su familia.

Con la obra de Pereyra nos encontramos ante la mirada de un tilcareño que transitó casi todo el siglo XX, y que nos invita a recorrer de su mano, el pueblo que él observó, para reconstruir el pasado, como una forma de conocer mejor nuestro presente. Entre las fotos que componen la muestra, se encuentran las que pertenecen a la colección del Museo, pero también otras que fueron prestadas por su sobrina, Olga Álvarez. Con esta selección es posible acercarnos a logrados paisajes de Tilcara, pero también a retratos vívidos de sus habitantes, de sus celebraciones y de la vida del pueblo. “La muestra no deja de lado al gestor cultural y al vecino emprendedor, siempre interesado en un futuro mejor para Tilcara, a través de un conjunto de objetos e imágenes que dan cuenta del notable legado que supo dejar Félix Leonardo Pereyra, el boticario de Tilcara.” nos explica Radek Sánchez, investigador que trabajó en el desarrollo de los contenidos de la exhibición.

Pereyra, un hombre de espíritu inquieto

Félix Leonardo Pereyra nació el 6 de noviembre de 1902. Fue el primer hijo de Liborio Pereyra, un comerciante boliviano que se afincó en Tilcara junto a sus padres, a fines del siglo XIX, y de la jujeña Irene Tejerina, pariente del poeta modernista boliviano Ricardo Jaimes Freyre. La pareja tuvo también una hija, Amanda. Son cuatro las generaciones de descendientes suyos que, en su mayoría, viven en la provincia de Jujuy. Liborio estableció un negocio de ramos generales frente a la Plaza Grande del pueblo y, en 1922, vendió parte de su propiedad al pintor José Antonio Terry quien instaló allí su taller y residencia. Es en esa casa donde se constituirá, décadas después, el Museo Nacional de Artes que lleva su nombre.

Farmacéutico, fotógrafo, ceramista y gran promotor de la cultura y el conocimiento. Fue el primer director del Museo Regional de Pintura José Antonio Terry (de 1964 a 1976), también el principal impulsor de la Asociación Amigos de Tilcara (creada en 1957), institución clave dentro de la vida cultural local. Fue parte de la comisión que propuso, desde dicha asociación, la realización del Enero Tilcareño, como una semana de festejos que incluyera expresiones artísticas y campeonatos deportivos. Fue colaborador estrecho del director del Museo Arqueológico del Pucará (inaugurado en 1968) y dueño de la Botica Pereyra, un negocio frente a la plaza principal donde preparaba los medicamentos y por el cual pasaban artistas y escritores que anduvieran por la región, interesados en conversar con el famoso boticario.

Pereyra tuvo una intensa actividad creativa, primero desde el estudio y la experimentación de la herbolaria local, luego incursionando en el grabado y la cerámica. Sin embargo, tal vez la faceta más interesante de su hacer artístico, sea la fotografía.