CULTURA

La lucha continua

Se cumplen 146 años de la Batalla de Quera en Cochinoca

Contra el sometimiento y usurpación del territorio de la comunidad kolla de la puna, el pueblo fue testigo de la batalla de Quera, donde el ejército del Estado nacional arremetió contra la población dejando 194 muertos y 231 prisionero

Abra de cuatro almas, lugar donde se libró la batalla y estarían depositados los restos de 4 combatientes puneños
Abra de cuatro almas, lugar donde se libró la batalla y estarían depositados los restos de 4 combatientes puneños

 

Escrito por integrante de la Biblioteca Andina Ñawpayachaykuna

 

HOMENAJE REIVINDICATIVO A LA BATALLA DE QUERA (4 de enero 1875)

 Al cumplirse 146 años, la lucha continúa.

 El 3 de diciembre de 1874 en la batalla de "Abra de la Cruz" en Cochinoca, nuestros ancestros puneños cansados ya de tanto sometimiento y usurpación de nuestro territorio primero por parte de la conquista, luego de la colonia y tambien de la reciente creada nación argentina, luego de periodos de organización, lucharon y ganaron una batalla contra el estado provincial.

Después de esta batalla se tomaron represalias, es así como el 4 de enero de 1875 vino la contraofensiva de las milicias estatales del entonces gobernador José María Álvarez Prado (funcionario partidario de Julio Argentino Roca y Domingo Sarmiento ) y durante la presidencia de Nicolás Avellaneda.

Las fuerzas del estado estaban compuestas por alrededor de 1,000 hombres. En cuanto a los puneños, su número puede estimarse entre 800 y 1000 hombres.

Ese día desde muy temprano y por diferentes frentes el ejército del Estado Argentino atacaba las posiciones ocupadas por nuestros abuelos kollas en las alturas de Quera.

El combate se dio durante todo el día llegando al final a un combate de cuerpo a cuerpo, ya oracionando con un número superior de hombres y mucho mas de armamento las tropas del gobierno avanzaron, no sin problemas, hasta dispersar las fuerzas de nuestros abuelos alzados en territorio.

Los puneños fueron comandados por Laureano Saravia, quien ya oscureciendo y consciente de la derrota, se dirigió a la Laguna de Pozuelos, de aquí hasta el norte, hasta Pasajes, luego a Santa Catalina y por último ganó la frontera, exiliándose en Bolivia. También actuaron como comandantes, Benjamín Gonza y Federico Zurita, muriendo ambos en combate. Las bajas alcanzaron 194 muertos y 231 prisioneros (entre ellos 87 heridos) en el bando rebelde; y a 31 muertos y 42 heridos, en el gubernista.

Nuestras comunidades kollas de la puna repartidas en los cuatros departamento: Yavi, Santa Catalina, Rinconada y Cochinoca tuvieron que ver luego de la sangrienta batalla a sus líderes y demás prisioneros ser fusilados en las plazas y luego sus cuerpos ser colgados en las mismas para que sirvan como escarmiento, al menos eso pensó este Estado que defendía los intereses de los terratenientes y tomó a esta batalla como un método de "pacificación" ante las demandas y rebeldía del pueblo kolla en defensa de sus territorios.

Según la tradición, en Rinconada fueron fusilados los nativos Cruz y Julian; y en Yavi, un insurrecto en cada una de las esquinas de la Plaza. Se habla de la Chancada de Minas Azules (unos 5 kilómetros al sudeste de Santa Catalina), lugar hasta donde se habría perseguido y ultimado a heridos, prisioneros y fugitivos desarmados, moliéndoles, machacándolos o triturándolos.

Actualmente seguimos batallando en esta guerra colonialista en otros frentes, continúa el genocidio sistemático hacia nuestros Pueblos-Naciones Originarias, el racismo, el militarismo, el despojo territorial, la destrucción voraz extractivista hacia nuestra “Pachamama”.

 Nuestra Pachamama recibió la sangre derramada de nuestros abuelos y la esparció por todo nuestro territorio para que el grito de nuestros abuelos brame en nuestro ser kolla y continuemos la lucha por nuestra cultura y la reconstitución de nuestro territorio.

 Retomemos la valentía y organización de los bravos guerreros de Abra de La cruz y Quera para dar batalla a este sistema explotador, patriarcal, piramidal, racista y criminal.

Por la reconstitución de nuestro Tawaintisuyo Kollasuyo ¡JALLALLA!

¡Kawsachun! ¡La lucha Continua!