ECONOMÍA

En diciembre los aumentos promediaron el 4,3

El 2020 cerró con una inflación del 38,1% en el NOA

La región del Noroeste Argentino superó por 2 puntos porcentuales el promedio nacional, aunque el NEA fue la zona donde más impactó la suba de precios el año pasado

Foto: EFE a modo ilustrativo
Foto: EFE a modo ilustrativo

 

El tema de la inflación es uno de los problemas cotidianos que debe atravesar la población ante los aumentos y ayer, el INDEC dio su informe mensual sobre el índice de precios al consumidor donde señaló que la inflación del 2020 se ubicó en el 36,1%.

Si bien es un número alto, lo cierto es que ha bajado de manera considerable respecto al periodo 2019, donde el mismo se había ubicado en el orden del 53,8%, en un año muy difícil en el aspecto económico tras la derrota de las PASO de la fórmula Macri-Pichetto para ocupar nuevamente la presidencia.

Tras el anticipo de lo que sería la salida del poder de Juntos por el Cambio, el gobierno macrista desatendió las cuestiones económicas básicas lo que impactó de lleno en los precios: alta cotización del dólar y consecuentemente la depreciación del peso argentino, falta de una política de control de precios, entre otras cuestiones.

Sin embargo, el año 2020, donde también hubo una fuerte suba de la moneda extranjera, la pandemia también marcó su influencia en los valores de los productos, haciendo que la inflación se desacelere.

Pese a ello, si se toma el número por región, la situación muestra un poco más desalentadores. Es que en el NEA la inflación se ubicó en el 42,2% seguida por el NOA con el 38,1 por ciento.

En tanto, la región Pampeana la inflación anual se ubicó en el 37,9 y en Cuyo en el 37,8%.

Solamente por debajo del promedio nacional quedaron Gran Buenos Aires con el 34,1% y la Patagonia 32,3.

Si se detalla por mes, la inflación de diciembre a nivel país se ubicó en el 4%.

Por regiones, el número varió de la siguiente manera:

NEA: 5,5%

NOA: 4,3%

Cuyo: 4,3%

Pampeana: 4,2%

GBA: 3,7%

Patagonia: 3%

Mientras que la agenda de Alberto Fernández en su primer año de gestión tuvo como uno de los puntos principales controlar el proceso inflacionario, con la actualización de los programas de controles de precios en alimentos, como así también el congelamiento de las tarifas, que parecen haber podido manejar la situación, el gobierno esperaba que el índice de inflación del 2020 estuviera en el 32%, 4 puntos porcentuales por debajo de lo que finalmente ocurrió.