ECONOMÍA

Tras la revisión de las cuentas públicas

“Insostenible”: así catalogó el FMI la deuda que dejó Macri

La misión que llegó al país la semana pasada, elaboró un informe donde sostiene que el superávit fiscal necesario para enfrentar su pago "no es económica ni políticamente factible", y reclamó una "apreciable" quita a los acreedores privados.

Foto: Noticias Argentinas
Foto: Noticias Argentinas

Tras haber pasado una semana en el país, con el fin de estudiar el estado de las cuentas públicas, el FMI elaboró un informe donde catalogó como “insostenible” la deuda externa que dejó el gobierno de Mauricio Macri.

Según detalló el organismo, en el documento elaborado por los técnicos, la deuda pública argentina "no es sostenible", ya que el superávit fiscal necesario para enfrentar su pago "no es económica ni políticamente factible", y reclamó una "apreciable" quita a los acreedores privados.

La delegación del fondo estuvo integrada por el encargado del caso Argentino, Luis Cubeddu, y la vicedirectora del Hemisferio Occidental, Julie Kozack, quienes mantuvieron reuniones con funcionarios y ministros del gobierno nacional, desde el 12 al 19 de febrero, entre ellos, el titular de Economía, Martín Guzmán; de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; de Desarrollo Social, Daniel Arroyo; el presidente del Banco Central, Miguel Pesce; y la directora de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont, dentro de la lista.

A través de un comunicado, el FMI resaltó el deterioro de las cuentas públicas y la situación económica a partir de julio del año pasado, cuando hizo la última revisión del programa financiero.

A partir de ese deterioro "el personal del FMI ahora evalúa que la deuda de Argentina no es sostenible", expresó.

"Específicamente, nuestra visión es que el superávit primario que se necesitaría para reducir la deuda pública y las necesidades de financiamiento bruto a niveles consistentes con un riesgo de refinanciamiento manejable y un crecimiento del producto potencial satisfactorio no es económicamente ni políticamente factible", aseguraron los técnicos.

Además, consideraron que "se requiere de una operación de deuda definitiva, que genere una contribución apreciable de los acreedores privados, para ayudar a restaurar la sostenibilidad de la deuda con una alta probabilidad".

El FMI no da cuenta de cuánto debe ser esa quita, pero apuntó a la "importancia de continuar un proceso colaborativo con los acreedores privados para maximizar su participación en la eventual operación de deuda".

 

Las palabras del Fondo se conocieron 24 horas después de que su directora gerente, Kristalina Georgieva, adelantara que el organismo multilateral "está replanteando las recomendaciones de políticas para mercados emergentes".

Recordemos que el ex presidente Macri firmó, primero en junio y luego en septiembre del 2018, un acuerdo stand by junto con la ex titular del FMI Christine Lagarde, donde el organismo le otorgó un crédito por unos US$ 53.700 millones, de los cuales desembolsó de manera efectiva US$ 44.000 millones hasta julio del año pasado.

Tras la crisis económica y social post PASO, donde Macri culpó a la ciudadanía por no votarlo, el FMI se negó a entregar al gobierno de Cambiemos los casi 11 millones de dólares restantes, y cambió la fecha del desembolso, esperando que pasarán las elecciones de octubre, fecha en que Alberto Fernández ganó la presidencia.

El líder del Frente de Todos, apenas asumido, se negó a recibir los montos restantes del préstamo del FMI, dando cuenta de la imposibilidad de hacer frente al pago de la deuda.

Desde ese momento, el gobierno nacional, a la cabeza de Martín Guzmán, maneja la posibilidad de reestructurar la deuda. Será el próximo fin de semana que el ministro de Economía, dentro del marco de la cumbre del G20, tenga la oportunidad de reunirse con la actual directora del FMI, Kristalina Georgieva, y hablar sobre la posición en la que se encuentra Argentina.

Fuente: Télam