JUDICIALES

La ficción de Fariña

Los siete mails que confirman la maniobra contra CFK en la justicia

Los datos que aportó el financista arrepentido, se parecen a los que figuran en las fotocopias de los “cuadernos de Centeno”.

Uno de los mail a Fariña
Uno de los mail a Fariña

Las causas judiciales que apuntan a la ex presidenta Cristina Kirchner como parte de una red de corrupción, cada día tiene menos validez. Es que ayer se dieron a conocer siete mails que fueron enviados a Leonardo Fariña para que declare en la causa por supuesto lavado de dinero y que involucra a CFK.

Los mails donde describían lo que tenía que declarar Fariña salieron de una casilla de un servidor suizo, protonmail, pero se puede acceder al contenido y por lo tanto a la verdadera fecha y a la autenticidad de los textos a través de las contraseñas que el juzgado ya tendría.

La maniobra habría sido realizada por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), donde se escribió todo lo que Fariña debía decir, principalmente en su ampliación de indagatoria que entregó, por escrito, el 1 de agosto de 2016. Si se compara la declaración de Fariña con lo escrito en los mails, se nota claramente la gran similitud entre ambas.

En el mail del 29 de marzo, le decían a Fariña que diga: “El ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Enrique Wagner, titular de Esuco y Safuco, antiguo empleado del arquitecto De Vido en las obras del sur, era el encargado de la recolección y cobranza entre las distintas empresas asociadas a esa entidad beneficiadas con esas obras. Fundamentalmente con la Dirección Nacional de Vialidad”. En su ampliación de indagatoria, Fariña puso eso, sin cambiarle ni un punto ni una coma. Y, en total, hay 25 párrafos –algunos de una página– de textuales copiados de los mails. 

Toda la maniobra salta a la vista revisando los siete mails con el guión de lo que Fariña debía decir. El gobierno de Cambiemos necesitaba involucrar a Cristina Fernández de Kirchner en la llamada causa de lavado de dinero y, además, el expediente de la obra pública también naufragaba. La auditoría que se hizo en Vialidad Nacional demostraba que no hubo irregularidades en la construcción de rutas en Santa Cruz y que entre lo construido y lo pagado apenas había 0,1 por ciento de diferencia. Por lo tanto, usaron a Fariña en una doble maniobra: le hicieron decir al arrepentido que la plata que Lázaro Báez sacó al exterior provenía de la obra pública –fijando un delito precedente– y le dieron el guión para que diga que había maniobras de corrupción en esas obras. Tenían un grave problema: Fariña no entendía nada de nada ni de construcciones ni de rutas ni de Santa Cruz. Por eso le tuvieron que mandar el guión completo. 

El tema central es que la declaración de Fariña es tan fraudulenta que desnuda la manipulación en las causas judiciales. Un perito que realizó un peritaje falso en el expediente del Gas Natural Licuado fue reemplazado rápidamente por un testigo trucho, el mismísimo Marcelo D’Alessio; un expediente como el de la obra pública que hacía agua por todas partes, fue apuntalado por una falsa declaración de Fariña. 

Toda esa trama hace poner la lupa sobre las fotocopias de los cuadernos y le da otra perspectiva. Los expertos marcan que los textos de las fotocopias hasta 2008 son las normales de un remisero haciendo anotaciones sobre viajes. Desde entonces, aparecen cifras, bolsos, una secuencia guionada que se parece demasiado a los mails.

Fuente: Página 12