JUDICIALES

Ante la justicia

“Necesito el canal para ir por Cristina”, la declaración de Cristóbal López sobre las presiones de Macri

El ex titular del Grupo Indalo manifestó que desde antes de las elecciones de 2015, el actual presidente le había anunciado su intención de meter presa a Cristina Fernández. López se negó y comenzó la persecución contra él y su socio

“Necesito el canal para ir por Cristina”, la declaración de Cristóbal López sobre las presiones de Macri

La investigación judicial que lleva a cabo la jueza Romilda Servini por la denuncia realizada Fabián De Sousa, ex propietario del Grupo Indalo, contra el presidente Mauricio Macri y otros funcionarios del Cambiemos por coacción y extorsión, derivó que su ex socio, Cristóbal López fuera citado a declarar, y frente a la jueza expresara que Macri le indicó su intensión de “meter presa” a Cristina Fernández.

“Necesito el canal para ir por Cristina, me dijo Macri. ¿Qué significa ir por Cristina?, le pregunté yo. Hay que meterla presa. No, no contés conmigo. No soy amigo de Cristina pero la aprecio y creo en el proyecto del kirchnerismo. De ahí en adelante no sé cómo siguió la charla. Me puse nervioso, me alteró". Eso fue lo que dijo López frente a la magistrada, dando cuenta de cómo se inició los pasos que finalizaron en el apresamiento de los 2 empresarios dueños del Grupo Indalo.

Según detalló López, ese diálogo con Mauricio Macri ocurrió el 25 de octubre de 2015, a las 11 de la mañana, en la casa de Franco Macri, en Barrio Parque. Y ante la negativa de participar en el pedido del actual mandatario, derivó en una campaña con 2 objetivos: por un lado, ahogar financieramente al grupo Indalo, que tenía a la empresa de combustibles Oil y sus medios de comunicación, entre ellos, C5N. Y, por otra parte, también se buscaba encarcelar a la ex presidenta.

En cuanto a los medios de comunicación, desde Cambiemos se buscaron que todo el grupo terminara en manos de amigos del gobierno o que quebrara y quedara como un símbolo de lo que les pasaba a los empresarios que no se sumaron a la guerra contra el gobierno anterior.

La declaración de López abarca 18 páginas del expediente y detalla la forma en que se manifestaron las presiones de todo tipo, incluyendo la amenaza de la prisión, algo que finalmente se concretó con el protagonismo del propio Macri, quien llegó a quejarse porque López y De Sousa habían recuperado la libertad. A lo largo de la declaración van apareciendo varios compradores, todos relacionados con la Casa Rosada, pero en algún momento se frenan las operaciones con una consigna asombrosa: "no queremos que López y De Sousa vendan. Queremos que quiebren. Es un tema político", relató López.

Otro de los encuentros que mantuvo el empresario con un allegado de Macri, Fabián (Pepín) Rodríguez Simón, este último le dijo a López: "el presidente quiere que no ganen nada en los cuatro años que vienen", cuenta López que le dijo Pepin. "Es eso, o les rescindimos todos los contratos de las empresas de juego", en referencia a los casinos del empresario.

Según el testimonio de López, el apriete concluyó cuando vendió sus participaciones en esas empresas. "Después de eso, no se habló más del juego en la Ciudad de Buenos Aires. El problema era que yo vendiera".

A lo que agregó “en determinado momento, le dijeron a nuestro abogado que arregle los honorarios con nosotros porque empezó la guerra. Y ese domingo, se publicó una nota de Hugo Alconada Mon y a la noche Macri concedió una entrevista a Luis Majul. En los dos lugares nos acusaban de que le debíamos ocho mil millones de pesos a la Afip”, deuda que la justicia comprobó que no existía.

El relato de López sobre las amenazas de prisión resultó crudo. El empresario contó que le empezaron a llegar los rumores de que lo detenían, por lo que decidió consultarle, a través de un amigo, a Daniel Angelici, íntimo amigo y colaborador de Macri. El presidente Boca le dijo: "andate a Sudafrica, vas a ir preso. Con Sudáfrica no hay convenido de extradición".

Las declaraciones de López demuestran como todo lo dicho por Macri, se fue cumpliendo con complicidad de la justicia y también de distintos organismos del Estado.

Recordemos, que la denuncia por coacción y extorsión no sólo pesa sobre el presidente, sino también sobre Leandro Cuccioli, de la AFIP, José Torello, Nicolás Caputo, Fabián “Pepín” Simón, Mario Quintana, Javier Iguacel y al ex titular de la AFIP, Alberto Abad.

Fuente: Página 12