JUJUY

Datos correspondientes al mes de abril

Casi 40 mil pesos de ingresos es lo que necesita una familia jujeña para no ser pobre

La Dipec realizó el informe mensual sobre la canasta básica. En tanto que para no caer en la indigencia, un hogar necesita 17.639 pesos

Foto: Mariana Villa/ Los Andes
Foto: Mariana Villa/ Los Andes

La Dirección Provincial de Estadística y Censos (Dipec) hizo público su informe mensual respecto a la canasta básica total (CBT) y determinó que en el mes de abril, una familia jujeña de 4 integrantes, necesitó 39.260 pesos para no caer bajo la línea de la pobreza.

En tanto, si se aplica el caso de un hogar con 5 personas, el monto se eleva a los 42.699 pesos.

Según detalló el organismo provincial, en abril, la CBT aumentó el 2,6 por ciento respecto a marzo y suma un incremento del 11,3% desde el inicio del año.

Asimismo, la variación interanual de la canasta total, en la cual se incluye servicios, alimentos y transporte entre otros ítems, alcanzó el 44 por ciento.

Sin embargo, es más alarmante los incrementos que se aplicaron durante el mismo periodo en la canasta básica alimentaria (CBA), puesto que sólo mide los productos esenciales como son la comida, y que trepó en un año el 47,4 por ciento.

De esta manera, una familia, también conformada por 4 integrantes, debió tener ingresos de 17.639 pesos en abril para poder cubrir los gastos en comida.

La CBA en un mes incrementó su valor en un 3,4% y ya lleva acumulado en 2020 el 15,2 por cientos de aumento.

En caso de una familia con 5 miembros, se necesitó un ingreso de 19.180 pesos para no ser indigentes.

Cabe destacar, que los salarios en la provincia están lejos de equiparar los incrementos de ambas canastas y de la inflación, además que durante este año, en lo que respecta a trabajadores estatales quedaron suspendidas las negociaciones paritarias, en el marco de la pandemia y la caída de la recaudación de la provincia.

Sin embargo, cabe destacar que desde que asumió Morales en 2015, los gremios señalaron que los aumentos otorgados, siempre de manera unilateral, fueron menores a los niveles de la inflación, implicando ello, una pérdida del poder adquisitivo.