JUJUY

Editorial

Clientelismo: la respuesta de Morales al coronavirus en las localidades más afectadas

Ayer se presentó en Libertador General San Martín, localidad castigada por la ola de contagios y la falta de un sistema sanitario acorde a una pandemia

Clientelismo: la respuesta de Morales al coronavirus en las localidades más afectadas

Pese a las consecuencias sanitarias que trajo aparejado el mega operativo en La Quiaca el pasado 3 y 4 de junio, el gobernador volvió a realizar un gran despliegue en la localidad de El Carmen y Monterrico y en la zona roja del departamento Ledesma: Caimancito, Fraile Pintado y Libertador, área donde el sistema sanitario colapsó, según el mandatario anunció anoche.

La presencia de las autoridades en los lugares con mayores dificultades en el marco de una emergencia sanitaria pueden resultar útiles, pero algunos sólo la utilizan para monitorear la campaña política en medio de la pandemia que atraviesa Jujuy.

Así como lo hizo en junio cuando se transmitió desde la frontera su programa del COE, ayer desde Libertador, con 40 minutos de discursos políticos con intendentes de la zona, el mandatario provincial quiso demostrar su compromiso con la gente que hoy padece las consecuencias de aquel viaje a la frontera. Con personajes irresponsables que desataron la curva de contagios de covid.

En Libertador son más de 700 los contagiados, cerca de 40 muertos y donde el establecimiento agroindustrial de Ledesma no paralizó la producción ante la gran cantidad de contagios de covid.

Morales eligió el ramal para entregar bolsones, buscó las comunidades originarias para reanudar lazos de campaña. Una actitud politizada muy alejada a la ayuda sanitaria que debería haber iniciado con los fondos de Nación que recibió. 

También como señaló un vecino de Caimancito, el gobernador estuvo en esa localidad junto con una comitiva alrededor de 20 vehículos y más de 50 personas, donde mantuvo una reunión en la Escuela Emiliano Moyano, establecimiento donde se instalará un hospital de campaña.

Dicho encuentro fue confirmado por el propio Morales que señaló que se disculpó con el intendente local por no poder asistir a la fiesta patronal de San Cayetano en el día de hoy. Durante el recorrido estuvieron el Dr. Pablo Jure del COE, el ministro de Seguridad Ekel Meyer, y la ministra de Desarrollo Humano -y ex candidata a diputada nacional- Natalia Sarapura, y el intendente Daniel Gurrieri.

Cabe preguntarse, con el trabajo remoto que se instala en esta pandemia, ¿con qué necesidad el ejecutivo provincial moviliza tanta gente cuando se pide a la población no moverse de sus casas? El trabajo esencial es para atender las necesidades básicas de la ciudadanía.

Asimismo, esa comitiva de funcionarios fue resguardada por policías y personas de seguridad de civil, que emitió un programa con esos varios resguardos: no solo cumpliendo con el uso de barbijo, sino también poniendo vallas de por medio con la población, una especie de “aislamiento” para con el pueblo.

Morales se trasladó al ramal para tener sólo las fotos, en vez de gestionar más ayuda sanitaria que es lo que necesita la gente para defender la vida. Prueba de ello, es la página oficial Prensa Jujuy donde abundan las fotos de reuniones, pero pocos datos sobre entrega de equipos de protección personal o insumos de bioseguridad. También puede verse en sus redes sociales, haciendo “codito”.

Pero la angustia de la población del ramal ante la multiplicación de casos es por la falta de  atención, ya sea del COE local o provincial.

En los recorridos, hubo personas muy afectadas, que con todo el dolor que padecen por la enfermedad que avanza, le pidieron que haga algo por la comunidad, que se están muriendo, que no consiguen respuesta sanitaria, que no hay camas, que la gente de salud no tiene insumos, que no atienden los médicos las llamadas. Sí, los gritos se escucharon y las demandas son diarias de la gente.

Esas voces y esa gente fueron calladas mientras la comitiva eligió refugiarse en las imágenes santas, en los patronos de los ingenios.

Morales volvió a sus procesiones de campaña, rompiendo protocolos y sin gestionar respuestas concretas para la gente.

Los únicos santos que iluminan o presionan al primer mandatario son los sectores económicos que impulsan la flexibilización de la cuarentena. Mientras que en Jujuy todavía se vislumbra que no ha llegado a su pico de contagios, lo que implica mantener restricciones en la población, son los empresarios los que parecen tener más autoridad que los infectólogos.