JUJUY

Jujuy seguro e interconectado

El gobernador contrató una empresa china acusada por Estados Unidos de robar datos

Un artículo del periódico estadounidense The New York Times indicó que el gobierno de Trump observa con preocupación el avance de la empresa ZTE

Foto: Prensa Jujuy. Morales junto a las autoridades de ZTE corporation
Foto: Prensa Jujuy. Morales junto a las autoridades de ZTE corporation

Se suma otra polémica para el gobierno de Gerardo Morales, aunque esta vez trasciende la frontera. Se trata del acuerdo firmado por el mandatario provincial con la empresa china ZTE, quien estará a cargo de la instalación de cámara de seguridad.

Según indicó el periódico estadounidense The New York Times, el gobierno de la Donald Trump, está mirando con preocupación el avance de las inversiones del país asiático en la provincia, y particularmente, en las referentes a las que están relacionadas con la seguridad pública.

Recordemos que Morales firmó un acuerdo con la empresa ZTE, de origen chino, para que lleve a cabo el proyecto “Jujuy Seguro e Interconectado”, en la cual, la compañía se hará cargo de la instalación de 600 cámaras de seguridad en distintos puntos de la provincia. Para el gobierno de EE. UU, está empresa “recopila y explota datos en una escala incomparable, y utiliza la información para promover corrupción, apoyar la vigilancia arbitraria y silenciar la disidencia", según expresó una funcionaria del gobierno Trump al New York Times.

Dada las circunstancias, la preocupación del gobierno estadounidense ya fue transmitida al gobierno argentino por la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de los EE.UU.

En su momento, la polémica por el proyecto “Jujuy Seguro e Interconectado” se desarrolló dentro del ámbito legislativo, puesto que el ejecutivo provincial había girado un proyecto para endeudarse en 22 millones de dólares más. La discusión, en ese momento, giró alrededor de la importante deuda que mantiene la provincia.

Finalmente, con los votos del oficialismo, se aprobó el crédito para contratar a la empresa china que deberá proveer 600 cámaras de seguridad, centros de monitoreo -que incluyen una central 911 y un data center-, servicios de emergencia, infraestructura de telecomunicaciones "por fibra óptica aérea de 300 kilómetros", además de una red de telefonía IP e Internet y de una intercomunicación para 310 puntos de gobierno, que incluyen hospitales, comisarías y escuelas. Todo en un plazo de 18 meses.

Pese a las advertencias, Morales defendió la contratación y recordó que ya hay inversiones chinas en la provincia, por ejemplo, en la extracción de Litio. "Este es un proyecto que monitorea el gobierno chino, como el proyecto de Cauchari".

En la misma línea, el ministro de Seguridad provincial, Ekel Meyer, también defendió el gasto en una provincia y sostuvo que “con esto los vecinos se sentirán más seguros”. También aseguró que la incorporación de tecnología china se ampliaría a un sistema de reconocimiento facial (un software similar viene produciendo una serie de detenciones arbitrarias en la Ciudad de Buenos Aires.

Por su parte, un relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Joseph Cannataci, sostuvo que la Argentina debe revisar tanto el software como los equipos de seguridad que está contratando. "No me importa a quién se lo compre. No debería asumir que el vendedor al que le compra es de confianza. Usted debe llevar a cabo su evaluación de impacto de privacidad", dijo Cannataci en declaraciones a la agencia Reuters. La ONU recomienda que se tomen medidas para garantizar que estas tecnologías no violen el derecho a privacidad de las personas.

En respuesta a toda esta avanzada, el gerente general de ZTE Argentina, Dennis Wang, negó las críticas del Gobierno de Estados Unidos y sostuvo que "las cámaras serán instaladas en todas las calles de la ciudad y se podrá controlar cómo prevenir cualquier tipo de casos de inseguridad". Puso como ejemplo la disminución de delitos en China, que es cuestionada por el uso de tecnología de reconocimiento facial. En rigor, la misma discusión se viene dando en Estados Unidos con el uso de esa tecnología y hay ciudades como San Francisco que resolvieron prohibirla.

Fuente: Página 12