JUJUY

Ola de cierre de comercios

Empresarios jujeños piden que les bajen impuestos

Antes denunciaban el comercio ambulante e informal y pedían su exclusión del ámbito laboral. Ahora, por la crisis, algunos empresarios solicitan que el estado les cobre menos impuestos.

Empresarios jujeños piden que les bajen impuestos

Desde la Unión Empresarios de Jujuy (UEJ) resaltaron la preocupación existente por los altos montos que los comercios y empresas deben pagar, en concepto de impuestos, en las boletas de luz, agua y gas, que hacen que el sector se encuentre en crisis. Esos costos que deban afrontar explicarían el importante número de locales cerrados en la ciudad.

Según señaló la entidad las boletas de luz tienen un 10% de impuesto municipal y las de gas un 6%. Del total que se deduce en cada una de las boletas, ya sea gas, agua o electricidad, el 40% son impuestos tanto municipales, provinciales y nacionales, aseguraron. Anteriormente una panadería pagaba $ 25 mil y actualmente se encuentran pagando más de $ 60 mil de los cuales no sólo se cobra el servicio, sino también la parte que tributan los estados gubernamentales.

Sostienen que la presión tributaria es insostenible para las pequeñas y medianas empresas, a la que debe sumarse el cobro de ingresos brutos, que alcanzan a un 27 por ciento.

Para tratar de revertir la situación impositiva vigente, la Unión de Empresarios pidió además que se estudie no sólo la carga tributaria, sino que el Gobierno nacional revea la medida de cobrar el 1% del monto por depósitos realizados en los bancos. "Hay un problema en Jujuy y es que todos los bancos les están cobrando el 1% de los depósitos en efectivo y eso también es una aberración para las pymes. Es un costo altísimo", señaló Luis Alonso, presidente de la UEJ.

La semana pasada, la UEJ participó de una reunión organizada por el Ministerio de Desarrollo Económico y Producción, en el marco del Plan de Contingencia “Jujuy Asiste y Reactiva”, junto a otras cámaras y organismos que nuclean a empresarios locales, y legisladores nacionales. En ese encuentro se trató de buscar soluciones para el sector y mejorar la competitividad.

Desde hace varios años, la actual dirigencia y la anterior de la UEJ viene denunciado las desventajas que afrontarían los comercios formales frente al comercio informal y los vendedores ambulantes.

Esa misma cámara se declaró en total acuerdo con las políticas municipales, denominadas “reordenamiento del espacio público”, que implicaron la expulsión de vendedores ambulantes de las calles céntricas de San Salvador ya que señalaban la existencia de competencia desleal entre la venta ambulante y el comercio formal dada la diferencia entre los impuestos que cada sector pagaba.

Esa exclusión se dió a partir de septiembre de 2016 cuando entró en vigencia la ordenanza 6.884/16, que estableció un marco normativo de la venta ambulante en el éjido de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy. 

También en Marzo de 20177, la anterior conducción de Unión Empresarios, expresaba su apoyo al desalojo y reubicación de vendedores ambulantes instalados sobre calle Santiago del Estero, que había encarado el municipio. “Vamos a apoyar toda acción que beneficie al comercio formalmente constituido, y seguiremos realizando acciones para erradicar la venta informal.”, declaró el presidente de UEJ en ese momento, Ignacio Sadir.

Ya en mayo de 2018, Luis Alonso de la actual conducción destacaba que desde la UEJ apoyaban y celebran las políticas implementadas por la Municipalidad de San Salvador de Jujuy que contribuían a "ordenar el espacio público y direccionar el comercio hacia la formalidad". Pero lamentaba que "las medidas no alcanzan" para dar una solución definitiva a lo que el señalaba como competencia desleal.

En esa oportunidad en ocasión de que el Ministerio de Trabajo realizara controles de empleo en negro en comercios de la ciudad el empresario explicaba que "nosotros estamos de acuerdo con el trabajo que se está haciendo pero pedimos que se hagan inspecciones para bajar la informalidad en todos los ámbitos, no solamente en los comercios legalmente constituidos". Añadía que se trataba de una  "situación que no nos molesta pero pedimos que los controles se amplíen y lleguen a la zona de la vieja Terminal o las ferias que hay en diferentes puntos de la provincia". Y además exigía que a esos controles el estado debía "mantenerlos en el tiempo, de manera que se pueda concientizar a la gente que está en la informalidad para que por lo menos tengan un monotributo social y se incorporen al sistema".

Básicamente pedía que a más comercios y personas se les cobren impuestos, independientemente de sus niveles de ventas o modalidad. En ese entonces aseguraba que sólo logrando la formalidad de los comerciantes que funcionaban sin ningún tipo de habilitación y documentación, se ampliaría la "matriz contributiva", lo que permitiría "bajar la presión tributaria a los que actualmente están contribuyendo porque de lo contrario, siempre pagamos los mismos y seguimos teniendo informalidad".

Surgen entonces algunas preguntas: Es el comercio informal lo que generó la crisis de los comercios formales? O ésta es producto de la actual recesión con gran caída del poder adquisitivo de los salarios y en consecuencia de las ventas.

No es acaso la informalidad la solución que encuentran muchos comprovincianos de escasos recursos para poder sobrellevar su existencia y afrontar una situación económica con elevados niveles de pobreza que datan de hace mucho tiempo en Jujuy?

Parece ser que como producto de esta brutal crisis económica, que ha generado una verdadera ola de cierres de comercios, algunos sectores que antes pedían que a otros ciudadanos se los excluya del ámbito laboral ya que el estado no les debía otorgar ningún tipo de prerrogativas, ahora piden que se las den a ellos para poder lograr el mismo fin: sobrevivir.

 

 

Fuentes: El Tribuno, El Submarino, Unión Empresarios de Jujuy