JUJUY

Editorial

En el centro del ring dando pelea ¿Contra quién?

El gobierno persiste en el camino de no tomar responsabilidad por el brote de Covid 19 en Jujuy que ya llega a 91 casos. Pero los contagios evidencian el descuido a trabajadores de seguridad y salud. Se avizoran límites a la culpabilización del pueblo.

En el centro del ring dando pelea ¿Contra quién?

 

El traje de la soberbia del estado provincial, no es el mejor atuendo para responder en una pandemia, Jujuy quintuplico los números de caos positivos de COVID 19, dejando a la vista la desigualdad social sanitaria  y económica entre distintas regiones como así también la decadencia política.

A la fecha son 91 casos positivos y 3 fallecidos distribuidos en varias localidades y donde el mayor número de casos se registran en Abra Pampa, capital de la puna jujeña con 32 casos.

Pero Gerardo Morales no se hace cargo de la responsabilidad que le corresponde al gobierno provincial en la aparición hace 10 días del brote de Covid 19 en Jujuy a partir de un policía que viajó con él a la Puna. Mientras todos los jujeños esforzadamente cumplieron todas las recomendaciones de aislamiento que les recomendó y soportaron con estoicismo sus invectivas culpabilizantes.  

¿Será esta noche en su aparición en el COE que tenga la valentía y responsabilidad de reconocer si existe circulación local del Covid 19 como anunció?

Es insostenible escuchar que “no estamos en condiciones de afirmar ni negar que el Bicho esta circulando (..) “, esa expresión tan burda y despreocupada es irresponsable cuando estamos hablando de salud.

Lamentablemente el virus está instalado en la provincia hace más de 10 días, según reconocieron especialistas y no se han tomado todas las medidas de extrema prevención y menos aún en Abra Pampa. Una de las localidades que tiene un grupo de riesgo importante, son personas mayores que requieren cuidados.

Quizás esta noche en su programa, pueda realizar anuncios que concientizen a la comunidad, y no siga generando desconfianza. La salud no espera, la campaña política sí puede esperar.

 

Pegando a ciegas desde el medio del ring

En la primera conferencia de prensa después de tres meses, en la que Morales tuvo contacto con el periodismo, siguió el camino de siempre responsabilizo por la información que no lo favorece y cuestiono la tarea periodística de algunos medios jujeños con mirada crítica. Sin entrar a analizar la violencia que genera Morales y la culpabilidad que pretende transferir por su inoperancia.

Además de no admitir críticas, admitió tácitamente que varios medios están cooptados desde el 2015 por una suculenta distribución de pauta oficial que sería el gran gesto para rendir pleitesía a su gestión sin cuestionar nada. Mientras que con otros “hay algunos problemas”. Se entiende: si algún periodista le presenta información crítica para el gobernador es un problema.

En esa conferencia de prensa Morales, esquivó las respuestas a las preguntas más candentes. Una de ellas fue la responsabilidad institucional que le cabe en este brote pandémico donde aquella comitiva oficial que viajo el 3 y 4 de junio a la frontera, por falta de supervisión, controles y cuidados sobre el personal de seguridad que lo asiste, se encargó de transportar o contrabandear a Jujuy el Covid 19.

Desde el 16 de junio cuando se detectó el caso del policía de barrio Belgrano – caso índice- que viajo junto al propio gobernador y una extensa e innecesaria comitiva de funcionarios por la puna , 81 casos fueron detectados en la provincia. Tanto ese caso “uno o índice” como el “caso dos” son policías que acompañaron a delegaciones oficiales en operativos realizados en diversas localidades de la provincia.

La irresponsabilidad  del gobierno y del COE al no realizar los test y controlar desplazamientos e indicadores epidemiológicos a esas gran comitiva, es  una muestra del relajamiento ante un virus que se expande porque encuentra debilidades en el escenario local.  El Covid 19 no golpea la puerta de tu casa, sino que nosotros lo buscamos saliendo de nuestros hogares, Morales y sus funcionarios fueron a buscarlo a la frontera a principios de junio.

A esta altura la responsabilidad del gobierno a partir de la falta de cuidados, controles y testeos a los policías que originaron sin saberlo y propagaron el virus por la provincia es innegable.

 

La culpa siempre es del otro

Ayer se detectaron nuevos contagios entre trabajadores de la salud y del SAME. Nuevamente queda en evidencia el descuido patente y falta de controles por parte del gobierno sobre quienes constituyen la tan alabada "primera línea" en la lucha contra el Covid 19. Pero una vez más, en este caso la titular del SAME, salió a despegarse de cualquier responsabilidad y culpó una vez más a los más débiles: los trabajadores.

Ese patrón de comportamiento es generalizado en la gestión Morales a partir de su ejemplo: no hacerse cargo de los errores y responsabilizar a un tercero: los estudiantes, los trabajadores golondrina, los camioneros, los trabajadores, los periodistas y ya que estamos: una ignota cholita.

En su intevención semanal del COE y conferencia de prensa, Morales pasó de responsabilizar a una ignota "cholita" que comerciaría coca desde Villazón (…) ay descargar su frustración como “líder” contra periodistas que le hacen preguntas que lo incomodan, en una muestra de inmadurez e intolerancia supina.

Ante el cuestionamiento que le realizó dignamente una periodista cercana al oficialismo por su respuesta fuera de lugar a otra colega. Morales Peor se refugió en una expresión infantil y propia de –un neologismo que describe ese comportamiento- un machirulo “yo soy así”.

Pero el juego del varón enojado que reacciona con enfado cuando es descubierto en falta no puede tapar el sol con un dedo.

El descuido que es patente y ya grosero por parte del estado jujeño sobre su personal: policías y trabajadores de la salud, convierten al gobierno no solo en responsable sino también en autor de los últimos contagios que se propagaron en la provincia.

Mientras tanto los funcionarios de Morales continúan su juego: de manera absurda responsabilizan a una población jujeña que como pocas siguió al pié de la letra las medidas de aislamiento y distanciamiento social obligatorio. Bajo la amenaza de multas y arresto eso si.

En la semana su Ministro de Salud Gustavo Bohuid en declaraciones a la prensa, atribuyó el brote de Covid 19 al comportamiento de la gente. “Vemos que hay un relajamiento importante en el comportamiento social”, declaró con descaro. Pero además haciendo gala de una impericia e irresponsabilidad pocas veces vista en un funcionarios de esa cartera expresó “En Jujuy hay virus y no se sabe quien lo tiene”.

O sea, mientras institucionalmente no confirma ni desmiente la circulación viral comunitaria, el ministro culpa a la población por el contagio originado por su gobierno y al mismo tiempo como al pasar , deja a los jujeños en la incertidumbre sobre el estado epidemiológico provincial. Realmente ¿Esa es la manera en que pretende cuidar nuestra salud?

¿Cuántos contagios más tendrán que sucederse para que el gobierno y sus funcionarios tomen conciencia de la responsabilidad que les cabe en este brote de Covid 19 y adopten las medidas necesarias para cuidar a la tan mentada "primer línea" que terminan siendo los primeros contagiados y al mismo tiempo inocentes difusores del virus?

La comunidad siente el abandono de un estado que solo funciona en la pantalla de la tv; porque en lo cotidiano la desidia, desatención, y contención psicológica no existe. Es necesaria una autocrítica de Morales y del COE ante esta crisis que es una pandemia pero en Jujuy tiene responsables.

Parece menor pero el episodio de “la Cholita”, por lo grotesco y obvio en su intención de buscar culpables para desresponsabilizarse, le marcó un límite a Morales. La profusión de memes y custionamientos en redes sociales provocó que el gobernador no volviera a tocar el tema.

En ese movimiento discursivo hubo una pelea simbólica que el gobierno perdió, encontró un límite que pareció registrar Por eso no la mencionó más y luego convocó a conferencia de prensa

Porque se metió con una figura muy querida para los jujeños, en nuestro sentir “la chola” es símbolo de Jujuy profundo, de cultura y tradición que valoramos y respetamos, esas polleras son montañas de colores y pachamama, “la cholita” es el pueblo.

Si Morales y su gobierno persiste en el camino de no hacerse responsable por errores cometidos y pretende seguir culpando y descuidando a los agentes de la seguridad, profesionales de la salud, a los estudiantes, camioneros, trabajadores de temporada, y en fin al pueblo jujeño, comete un error grave porque ese pueblo se le puede volver en contra.