JUJUY

Indicaron desborde que afecta la atención

En el día internacional de la salud mental, profesionales del área denuncian retrocesos en derechos

Indicaron que lejos de cumplir con el lema Latinoamérica sin manicomios, donde los hospitales “psiquiátricos” debían reconvertirse en dispositivos integrales, el gobierno decidió trasladar a trabajadores del área al nosocomio monovalente Sequeiro

Foto: El Tribuno a modo ilustrativo
Foto: El Tribuno a modo ilustrativo

Hoy 13 de octubre se conmemora el día internacional de la salud mental, oportunidad que profesionales del área de toda la provincia aprovecharon para señalar la crítica situación que atraviesan, tanto trabajadores de la salud como pacientes, que afecta a la calidad de las atenciones y también el cumplimiento de derechos.

A través de un comunicado, el equipo de la Guardia interdisciplinaria Provincial de Salud Mental apuntó que “a 10 años de la reglamentación de la Ley Nacional de salud mental, Ley N°26657, nos pronunciamos en detrimento del espíritu de la Ley mencionada, fuimos trasladados del hospital general, para instalarnos en el nosocomio monovalente provincial (mal llamado psiquiátrico) Hospital N. Sequeiros (HNS). Es importante recordar que el 2020 era el año límite para la adecuación de hospitales psiquiátricos en dispositivos integrales, bajo el lema Latinoamérica sin manicomios”.

Es por ello, que consideraron este hecho como “un indicador de retroceso en materia de derechos en salud mental en Jujuy” pero que además, no es aislado.

“Encontramos difícil ejercer nuestra práctica cuando los marcos institucionales, que entendemos desbordados, se posicionan lesionando el entramado de derechos que rigen las prácticas hacia la población que asistimos y nuestra posición ética y profesional como trabajadores de la salud pública”.

En consecuencia, manifestaron la necesidad de dar a conocer a la sociedad en qué situación deben ejercer su labor cotidiana:

- A raíz del cambio de hospital nos encontramos en condiciones que no son acordes para una atención óptima y eficaz. El hecho de que la guardia permanezca en dicha institución (HNS) implica que no se cuente con la atención interdisciplinaria que garantiza un hospital general, que es prioritaria para una atención integral. Lxs pacientes deben ser trasladadxs a otras instituciones para hacerse estudios y evaluaciones, poniendo en riesgo al pacientx y al personal que lx acompaña. Es importante remarcar que no se cuenta con infraestructura adecuada ya que la habitación de pacientes es mixta, sin ventilación, ni baños; exponiendo a los pacientes a mayor riesgo de contagios por covid19. Al momento en el HNS dependemos de los superiores de dicha institución; quienes ordenan por sobre las indicaciones de los profesionales actuantes, internaciones y derivaciones de pacientes; muchas veces en detrimento de los derechos del paciente, como también sobre la ética y el criterio profesional de los trabajadores de la guardia actuante.

- La ausencia planificación, desarrollo y gestión de políticas con perspectiva de género en la salud mental local. Por ejemplo, en el caso que no haya camas en hospitales públicos o en la guardia, las pacientes deben permanecer en comisarías o en situación de calle. Ya que no hay refugios pensados desde las diferencias en el acceso a recursos que existen entre varones y mujeres. En este contexto no se garantizan los derechos que rigen en nuestra constitución (26657, 26485, 26061, 27499) vulnerando aún más la ya inequitativa situación en la que se encuentran las niñas, adolescentes y mujeres.

- La invisibilización de las/os psicólogos durante la pandemia; tras siete meses de sostener espacios de acompañamiento, escucha y defensa de derechos hacia nuestrxs usuarixs. El ministro Bohuid y el Gobernador Gerardo Morales, no nos han reconocido como trabajadores esenciales en los decretos de recomposición salarial. Sumado a esto, el reclamo histórico de la precarización laboral de profesionales contratadxs por más de 2 años, desempeñando misma tarea y cobrando fuera de las fechas de pago provincial. Siendo culpabilizadxs de no presentar las condiciones para el cobro.

Pese a que dichas demandas fueron expuestas a las autoridades del hospital Sequeiros, trabajadores no obtuvieron respuesta alguna y, aún así, continúan con sus labores manteniendo su “compromiso por una salud pública de excelencia, ejerciendo con criterio y ética profesional; respetando a la comunidad a asistir”.