JUJUY

ANSES y la justicia están investigando

Escándalo por inscripciones y cobro del IFE: cuando las apariencias engañan

Concejales y funcionarios de Jujuy y Salta fueron indicados por solicitar y hasta cobrar ilícitamente el IFE. ¿Qué hay de cierto en las acusaciones y por qué hay tantas irregularidades?

Escándalo por inscripciones y cobro del IFE: cuando las apariencias engañan

 

Gran revuelo y escándalo generaron las revelaciones originadas en la Provincia de Salta, con repercusión en Jujuy, sobre presuntas inscripciones y cobros irregulares del IFE (Ingreso Familiar de Emergencia) por parte de funcionarios y concejales electos. En esa provincia unos 52 concejales, un diputado y un intendente de distintos partidos políticos se habrían anotado y hasta algunos llegaron a cobrar el ingreso de emergencia otorgado por la ANSES. También figura como inscripto pero sin llegar a cobrar el titular de una de las oficinas salteñas de la ANSES, Marcos Vera.

En Jujuy se detectó que dos concejales se anotaron y además les salió el pago del IFE, también se registró una inscripción para cobrar ese subsidio por parte del titular de la delegación Jujuy de ANSES, Adrián Mendieta.

Ayer se conocieron declaraciones de Fernanda Raverta, Directora Ejecutiva de la ANSES quien en el canal TN explicó que el organismo está llevando adelante una auditoría interna y colaborando con la justicia que lleva adelante una investigación por las irregularidades detectadas en Salta.

Pero además, la funcionaria se refirió  al caso del Jefe de la UDAI Jujuy, y lo desligó de cualquier irregularidad, ya que según explicó y es de público conocimiento, Mendieta fue designado recién en el mes de mayo al frente de la delegación y el IFE fue lanzado en el mes de marzo, fecha en que está datada la inscripción registrada a nombre del ex intendente de El Carmen.

De modo tal que no hay irregularidad alguna en el caso de que el funcionario se hubiera inscripto, ya que al mes de marzo Mendieta tenía el mismo derecho de solicitar el IFE que cualquier ciudadano. El mismo principio se aplicaría al Jefe de la delegación salteña ya que fue designado recién en mayo en la misma tanda que Mendieta.

Sin embargo el beneficio no se le otorgó porque la pareja de Mendieta tiene un empleo y en ese sentido no cumplió con los requisitos para cobrarlo.

Mas allá de no cumplir con los requisitos para el cobro, el funcionario jujeño explicó que el no había realizado tal solicitud, o no directamente al menos, ya que según declaró, concretó la inscripción –con la cual no violó ninguna ley ni normativa, ya que no era empleado de ANSES a marzo- como parte de una asesoría brindada por parte de militantes justicialistas a solicitantes del IFE. “Yo, como otros compañeros, pusimos a modo de prueba el ejemplo con nuestro DNI para ver cómo impactaba en el sistema y cómo era el rechazo o el ok de una carga. Esto servía para explicar a mucha gente que no sabía cómo hacer la operatoria”, explicó.

"El camino al infierno está pavimentado de buenas intenciones"

El hecho aludido por Mendieta es real. Como al momento de abrirse la inscripción al IFE, la ANSES estaba con sus puertas cerradas por la cuarentena, el organismo habilitó un procedimiento de solicitud en línea.

Y como muchas personas carecen de acceso a internet o los saberes necesarios para realizar una solicitud vía web, militantes justicialistas y también de otros partidos, ofrecieron su ayuda para cargar la solicitud del IFE a quienes no pudieran hacerlo.

Si esa ayuda persiguió además de la intención de brindar soluciones, la búsqueda de un rédito político, es muy probable, pero  se trata de un debate para otra nota en sí misma, que excede la presente.

El caso es que en esos operativos, se cargaron solicitudes de una prestación a nombre de otras personas, algo que en general ANSES no permite pero que dado el contexto de pandemia, el procedimiento en línea habilitó.

Puntualmente una persona para solicitar beneficios en línea a la ANSES, debe acreditar su identidad a través de la Clave de Seguridad Social. Y en principio cuando el organismo recibe una solicitud ingresada con esa Clave, asume que la hizo el titular.

Esa Clave puede solicitarse también en línea con lo cual queda pendiente el debate de hasta que punto es válida para certificar la identidad, pero es el camino que encontró la ANSES para permitir la solicitud de prestaciones como el IFE en el contexto de la Aislamiento Social Obligatorio.

Claro que en ese contexto y en esos operativos de carga las cosas no se dan de una manera tan lineal. Militantes en algunos casos, pero también quienes manejan los Ciber con computadoras a cambio de dinero, gestionaron la Clave de Seguridad Social con la aprobación del solicitante. Muchas veces la inscripción en el IFE no podía subirse en el momento porque el sistema se saturaba y el ayudante ocasional se quedaba con la Clave del asesorado para insistir en línea hasta concretar la inscripción.

O muchas veces como el solicitante no podía concurrir al espacio físico donde se iniciaba la solicitud, directamente enviaba sus datos por whatsapp para que el ayudante ocasional concretase la inscripción.

Como resultado: muchas personas pueden haber solicitado el IFE sin haber concretado ellos directamente la inscripción o simplemente pasaron datos a un familiar, o a un tercero y después se olvidaron. Así es que en efecto hay muchas inscripciones de IFE que no fueron realizadas por los verdaderos solicitantes. O aún peor que fueron hechas sin el conocimiento del solicitante original, basta con acceder a un número de DNI y una copia del mismo y acertar en algunas preguntas para obtener una Clave de Seguridad Social y luego concretar una inscripción.

Ese es un tema que ANSES deberá resolver , por eso la propia Directora, Fernanda Raverta informó que en el transcurso de la colaboración con la investigación que lleva adelante la justicia “nosotros ahora le estamos entregando a la justicia las “IP” que son los “lugares” donde están esas computadoras y el registro de esas computadoras para que puedan ver.” Para así poder determinar en donde se originó las inscripciones cuestionadas.

Y agregó que “Si hubiera ocurrido que alguna de esas personas se inscribió voluntariamente y no reúne los requisitos y hubiera ocurrido que cobró, que es hipotéticamente lo que tenemos que investigar, yo les garantizo que se puede recuperar ese dinero porque lo hacemos habitualmente.”

Esas declaraciones permiten leer que de hecho hay inscripciones que no fueron realizadas voluntariamente.

¿Porque algunos llegaron a cobrar?

Ahora bien cabe otra pregunta. A la luz de que está comprobado que hay concejales que cobraron el IFE, como es que accedieron al beneficio, ¿Si éste por normativa es incompatible con el cobro de un sueldo en blanco?

Fuentes de la ANSES indicaron que el cruce entre una solicitud y los registros de empleo de la persona en el SIPA (Sistema Integrado Previsional Argentino) es automático, y no se pueden falsear.

Si una persona con un sueldo en blanco hasta el 31 de Marzo y en adelante, solicitó el IFE, el sistema de ANSES automáticamente lo denegaba. Y en ese procedimiento no interviene operador alguno. Ese es el modo en que ANSES liquida sus prestaciones para evitar cualquier arbitrariedad o discrecionalidad por parte de sus funcionarios.

Pero la duda persiste ¿Por qué hay concejales o funcionarios que llegaron a cobrarlo?

El motivo es el siguiente: los concejales recién electos (que son algunos de los que llegaron a cobrar), tienen el alta como empleados provinciales desde el mes de marzo de 2020.

Pero esos aportes, y el informe de que efectivamente son empleados provinciales, de Jujuy o de Salta, las administraciones los cargan meses después de marzo de manera retroactiva.

De manera que por ejemplo recién en mayo o junio se cargan los aportes de marzo y recién a partir de ese periodo aparecen en blanco, pero de manera retroactiva.

De manera que si alguno de esos nuevos concejales o funcionarios que recién fueron dados de alta este año solicitaron el IFE en marzo, en ese momento ANSES lo tenía como desempleado y por eso le terminó otorgando el IFE. Pero esos “beneficiados” ahora deberán enfrentar un procedimiento judicial y devolver el beneficio mal cobrado porque en realidad, aunque las contadurías provinciales lo informaron tarde, no estaban en condiciones de percibir ese beneficio.

 

Seguramente entre los solicitantes habrá quienes actuaron de buena fe, pensando que una prueba de carga en el contexto de una asesoría no iba a quedar registrada, y quienes actuaron de mala fe, en el intento de cobrar un beneficio que no les correspondía. La justicia deberá determinar que responsabilidad les cabe a cada uno.