JUJUY

Su oficina en el MPA fue violentada

Fiscal Liliana Montiel: "esto sobrepasa todos los límites legales, jurídicos e institucionales"

La funcionaria realizó declaraciones a la prensa luego de que la cerradura de su despacho en el Ministerio Público de Acusación fuera violentada.

Fiscal Liliana Montiel y su secretaria Agustina Aramayo
Fiscal Liliana Montiel y su secretaria Agustina Aramayo

Luego de la  violación de sus oficinas en el Ministerio Público de Acusación la Fiscal Liliana Beatriz Fernández de Montiel quien es la madre de Mateo Montiel, uno de los denunciantes por acoso laboral del Fiscal General Lello Sánchez, la funcionaria realizó declaraciones ante la prensa.

Manifestó que no se encontraba en sus oficinas porque: “yo me encuentro de licencia por razones de enfermedad, por todas estas situaciones que se viven en el Ministerio Público de persecución: hostigamiento, malos tratos, violencia institucional. Todo eso está absolutamente certificado, no sólo hacia mi persona sino también hacia la persona de mi secretaria la doctora (Agustina) Aramayo y hacia mi hijo también por lo que se hicieron las denuncias en el Superior Tribunal de Justicia.”

Agustina Aramayo, también funcionaria del MPA y secretaria letrada de Montiel, es otra de las denunciantes de Lello Sanchez por violencia de género y mobbing laboral.

“El doctor Lello mandó a hacerme una Junta Médica con médicos de este mismo ministerio y certificaron las patologías que padezco a raíz de esta persecución descabellada hacia los funcionarios. No soy solamente yo, es a muchos funcionarios, nada más que no tienen la valentía de decirlo”, continuó Montiel.

“Hoy me llamó desesperada la doctora Aramayo diciéndome que la contadora Jimena García del MPA, le anunció que iban a abrir la puerta por la fuerza porque necesitaban la oficina y que iban a sacar todas las cosas y los expedientes.”

“La contadora me dice que eran órdenes que había recibido del Fiscal General. Le dije –vos no podes abrir mi despacho por la fuerza- me hubiesen avisado y notificado”, prosiguió la funcionaria.

“Igualmente en el momento en que hablaba con la contadora el despacho ya estaba abierto. El cerrajero ingresó, dejó abierta la oficina y luego le entregó un juego de llaves al personal del MPA. Cuando me apersoné me encontré con esta situación.”

Ante el proceder de Lello Sánchez, la Fiscal lo repudió: “sinceramente este atropello, esta falta de respeto, esta falta de legalidad, esta cuestión de que el doctor Lello Sánchez cree que somos empleados de su casa, que somos muebles u objetos no se puede permitir. Así que hago esta denuncia pública por el atropello que sufrí en el día de la fecha.”

Sobre las implicancias y consecuencias legales que pueda tener el incidente Montiel explicó: “Todos saben que he participado en causas muy sensibles, como la causa Pibes Villeros y tengo documentación que me pertenece para hacer frente a las acusaciones que yo postulaba. Tengo una llave que manejo exclusivamente yo, ni se la dejo al personal de guardia, justamente para resguardar los papeles que son documentos públicos. Entonces no puede un cerrajero abrir un despacho público que me ha sido asignado, entrar y estar en contacto con documentación de personas involucradas en causas que manejo yo y están bajo mi responsabilidad.”

Acerca de cómo proseguirán las denuncias presentadas por acoso laboral, expresó que: “se han hecho todas las presentaciones ante el Superior Tribunal de Justicia, y esas causas estarían en trámite, aunque todavía no hay una resolución. Por supuesto se darán cuenta los hombres de la justicia que cualquier resolución que dicten es tardía porque omiten que seguimos siendo víctimas de estos maltratos y de la violencia institucional.”

“Ante esa morosidad de la justicia nosotros ya estamos en contacto con abogados constitucionalistas a nivel nacional y vamos a hacer los planteos ante los organismos que correspondan. Tengo 38 años en la justicia y jamás he visto una cosa igual y es la segunda intromisión por la fuerza que hace el Doctor Lello Sanchez contra mi persona”, detalló.

“El año pasado fui cuestionada por no haber consentido una audiencia nula contra el doctor Eduardo Fellner. El doctor Lello me mandó a allanar la oficina y ordenó hacer un inventario de todos los bienes y los expedientes que yo tenía. En ese momento yo accedí porque entendí que contribuía a clarificar la situación pero esto sobrepasa todos los límites legales, jurídicos e institucionales. No sé si en la argentina se ha visto un caso así”, concluyó la Fiscal.

Si este tipo de acoso y violencia es ejercida hacía una Fiscal de la Provincia de Jujuy por el Fiscal General Sergio Lello Sanchez, amparado por el Gobernador Gerardo Morales, quien no le impone ningún tipo de sanción ni limite. ¿Que respeto por nuestros derechos podemos esperar el resto de los jujeños?

¿Proseguirán las presiones y acoso también ejercidos por este gris funcionario contra la prensa jujeña? O es que la defensa de la Paz como bien innegociable que dice sostener el gobernador es sólo una declamación que realiza ante las cámaras en las ocasiones convenientes.

Y en resumen podemos preguntarnos ¿Quién realmente está ejerciendo la violencia en Jujuy en estos momentos?