JUJUY

Férrea defensa a su jefe

Fiscales del MPA manifestaron su apoyo a Lello Sánchez, pese a las denuncias de violencia

En conferencia de prensa, en la cual no permitieron preguntas, dieron a conocer un comunicado en donde rechazaron todas las acusaciones que pesan sobre el titular del organismo y Diego Cussel realizadas por Agustina Aramayo, a quien no nombraron

Fiscales del MPA manifestaron su apoyo a Lello Sánchez, pese a las denuncias de violencia

 

La violencia machista enquistada en el poder judicial jujeño suma otro escándalo a partir de conocerse el sumario administrativo aplicado para pedir la cesantía de la abogada Agustina Aramayo, quien había denunciado al titular del MPA Sergio Lello Sánchez por violencia laboral y de género. Pese a ello, fiscales del organismo salieron a manifestar el apoyo a su jefe en conferencia de prensa.

Fue el fiscal Diego Funes el encargado de leer el comunicado donde expresaron su respaldo tanto a Lello Sánchez y su par Diego Cussel respecto a este sumario administrativo.

“Los abajo firmantes, Fiscales del Ministerio Público de la Acusación de la provincia de Jujuy, nos dirigimos a la comunidad para responder a las acusaciones efectuadas desde distintos medios en contra del MPA en general y en particular contra Sergio Enrique Lello Sánchez y Diego Cussel, por parte de una funcionaria que manifestó en distintos medios haber sido víctima de violencia laboral y de género por los cambios de lugares en lo que prestaba servicios”, indica el documento.

Asimismo, señala que “los cambios de lugares a los que alude, fueron efectuados por solicitud expresa de los titulares de las Fiscalías correspondientes por los motivos que obran en el legajo de dicha funcionaria y respondieron a razones estrictamente de servicio y preservación de la salud de la funcionaria” y agrega que “éstos cambios fueron consentidos por esta funcionaria, pues no han sido cuestionados por las vías legales correspondientes en tiempo y forma”.

Respecto a los cuestionamientos realizados por Agustina Aramayo, a quien en toda la conferencia los fiscales omitieron nombrar, los funcionarios del MPA consideraron que “con su proceder ha desconocido la ley de creación del Ministerio Público de la Acusación, las normas legales dictadas, en consecuencia, el sistema acusatorio del Código Procesal vigente en la provincia y los mecanismos institucionales”.

Y aseguraron que “ha afectado con su conducta a la institución de la cual formamos parte, motivo por el cual repudiamos todas las declaraciones públicas que efectuara y manifestamos nuestra solidaridad con los magistrados atacados en forma maliciosa y falsa”.

Asimismo, en la misma línea subrayaron “negamos enfáticamente que desde el Ministerio Público de la Acusación existan prácticas institucionales de violencia de género y en particular por parte de los magistrados referidos”.

A modo de corroborar lo expuesto, indicaron que “desde el año 2016 el funcionamiento del Ministerio Público de la Acusación ha producido un salto cualitativo en el rol que le cabe a los fiscales dentro de la administración de justicia, sobre todo en lo imputado, con las permanentes capacitaciones  de los operadores y especialmente en las prácticas vinculadas a las cuestiones de género” y que también señalaron que “se ha cumplido de esta manera con las prescripciones de la Ley 27499, denominada Ley Micaela”.

A modo de conclusión, afirmaron que “no podemos dejar de mencionar y observar con preocupación la llamativa pretensión de convertir un sumario administrativo contra una funcionaria en un motivo de gravedad y lealtad institucional”.

Lo llamativo es que durante la conferencia no se permitió las preguntas de periodistas, como así tampoco se pudo observar la presencia de las fiscales mujeres Silvia del Valle Farall y Julia Cecilia Fermoselle, pero sí el resto del plantel masculino.

Asimismo, cabe mencionar que varios de los fiscales que mostraron su incondicional apoyo a su jefe Lello Sánchez fueron cuestionados por su desempeño en causas de violencia de género que han concluido en femicidios.

Tal es el caso del propio Diego Cussel, que en varias investigaciones señaló como “broncoaspiración” la causal de muerte de distintas mujeres, generando dudas dentro de las familias de las víctimas que exponían situaciones de violencia.

Un ejemplo de ello, es el caso de Camila Peñalva, donde el fiscal Fernando Alancay apartó al perito Ricardo Alba por haber falseado la pericia. Cabe señalar que Alba fue el autor de varios informes de autopsias donde también indicaban como muerte la broncoaspiración.

Así, el rechazo de las acusaciones contra Lello Sánchez parece responder más a una defensa corporativa que apunta a brindar cobertura política al accionar agresivo y violento de algunos integrantes del cuerpo.