JUJUY

Desde el gobernador hasta el último empleado

Jujuy adhirió a la ley Micaela: todos a capacitarse en materia de género

Se hizo un cuadro de situación interesante en el recinto sobre femicidios, violencia de género y políticas débiles del gobierno. Aunque no se destinó presupuesto para implementar la ley, quizás sea en la reglamentación.

Foto: Unidiversidad
Foto: Unidiversidad

En una extensa sesión, la única ley que tuvo el acompañamiento de la mayoría de los bloques fue para aprobar la adhesión a la Ley Micaela N° 27499 donde hubo varios oradores que expresaron su satisfacción del tratamiento del proyecto.

La ley es para capacitar a los tres poderes del Estado en materia de género. Vale comentar que esta ley nace desde el dolor, ya que hubo una víctima de femicidio Micaela García y el femicida tenía libertad condicional.  La muerte de Micaela es responsabilidad de un Estado que dejó en indefensión a las mujeres y todas aquellas personas vulneradas por un sistema patriarcal, que no responden a las jerarquías sociales hegemónicas, las cuáles se encuentran arraigadas en la cultura machista, amplificadas por instituciones públicas y privadas.

El debate o argumentos de los diferentes legisladores enriquecieron la discusión, aunque la Ley salió sin presupuesto, pero vale que Jujuy se sume a un flagelo que se cobra la vida de una mujer o identidades disidentes cada día víctimas de femicidio.

El proyecto, que fuera presentado en su momento por el diputado Rubén Rivarola del PJ, entre otros diputados que presentaron proyectos similares. Pero, la legisladora radical Gabriela Albornoz fue la miembro informante del proyecto.

Entre algunas intervenciones la diputada Débora Juárez resaltó las denuncias en el Poder Judicial contra el titular del MPA. Además, comparó la impunidad del fiscal general Sergio Lello tras firmar un convenio para erradicar la violencia de género, acto que fue posterior a la denuncia ante el Superior Tribunal de justicia. “Lello firma un convenio burlándose de las mujeres y que los funcionarios incurren en violencia de género”, asociando la denuncia que realizó una funcionaria judicial a Lello.

En tanto que la diputada del FIT, Natalia Morales, resaltó que es importante dar cuenta de los femicidios y violencia de género. Manifestó que hay varios proyectos similares que no se discuten en comisión y que es hipócrita porque la crisis económica provoca recortes.

Destacó que en la provincia hay solo tres refugios para víctimas de violencia de género cuando la provincia en el 2017 encabezaba los más altos femicidios.

 

Alejandra Cejas del PJ, manifestó que la ley Micaela tiene toda una historia. Recordó el colectivo Ni una menos... la historia y los datos de femicidio y violencia de género en Jujuy. “Si el funcionario encargado de detener al femicida hubiera sabido del tema, el crimen no hubiera sucedido. Es una ley que amplía derechos, que mira para adelante, que no significa gastos y que no genera enojos” sostuvo.

La diputada Liliana Fellner, en ese sentido, puso de manifiesto que se reforzó la historia de Micaela, el femicida la trayectoria de ese sujeto donde un juez no estuvo a la altura de las circunstancias y lo dejó en libertad con los antecedentes de ese hombre.

Enfatizó que “los diputados deben recibir capacitación obligatoria. Celebro que nos capacitemos. Nos van a reeducar a los tres poderes del estado. El gobierno tiene que destinar fondos”.

En tanto que el legislador Juan Manuel Esquivel en su intervención expuso “hay que acceder a reeducarnos. En buena hora que la cámara acompañe la ley Micaela. Es importante el protocolo, capaz sea tratado en la reglamentación.  Lo importante es que el órgano de aplicación le otorgue el presupuesto necesario para la capacitación”.

“Es una infeliz situación que nos convoca a este proyecto, porque el estado llego tarde”, fueron algunas de las expresiones del legislador.