JUJUY

Editorial

Jujuy tiene el más alto índice de duplicación de casos, pero Morales permite hoy la circulación libre

Con 480 casos en Jujuy, ante errores en la administración de la crisis, el gobernador optó por retirarse de la esfera pública y continuar con medidas de circulación ampliada. Jujuy es la provincia donde los casos se están duplicando más rápido.

Jujuy tiene el más alto índice de duplicación de casos, pero Morales permite hoy la circulación libre

 

Pese al brote de covid-19 que se registra en la provincia, donde ya se detectaron 480 casos, 59 sólo el día de ayer, el gobierno provincial dispuso la circulación libre de las personas con todas las terminaciones de DNI, ya que –a diferencia del resto del país- el Día del Padre en Jujuy se celebra hoy, por decisión de la administración de Gerardo Morales.

Al día de hoy en la provincia los casos se están duplicando cada 5,5 días*, lo que constituye el índice más alto de dupliación en el país, dato que no es informado por el COE. A pesar de eso hoy habrá libre circulación y reuniones de hasta 10 personas.

El 17 de junio pasado, días antes de la fecha original de celebración, el domingo 21, Morales decidió la postergación, junto a la disposición de retrotraer la cuarentena a Fase 1 en toda la provincia, luego de detectarse la aparición de casos de covid-19.

El día 16, tras más de 70 días sin detectarse casos positivos de origen local, se habían detectado dos contagios, un policía –y un contacto de este- que había viajado a la puna el 3 y 4 de junio junto a él y una comitiva de alrededor de 60 funcionarios, para supuestamente verificar el cumplimiento del operativo “Fronteras sanitarias seguras” en pueblos limítrofes con Bolivia.

De esa manera el gobernador además de promover su gestión entre los residentes puneños pretendía asegurarse que “el bicho” como lo bautizó no ingrese a Jujuy portado por extranjeros, uno de sus culpables favoritos por cualquier contagio que aparecía hasta entonces en la provincia, recordemos ahora el triste papelón de la provincia deportando un colectivo con residentes de otros países a Buenos Aires, detenido en la General Paz antes de ingresar a CABA.

Otros posibles culpables de cualquier caso eran los camioneros, a los que denostó y obligo a pagarse testeos. Al igual que los trabajadores de temporada y estudiantes, a quienes obligó a sufrir eternas e insalubres esperas en terminales de otras provincias y a pagarse la cuarentena en hoteles locales.

Pero finalmente el virus lo trajo él en la comitiva custodiada por policías que fueron los primeros casos que originaron este brote. Hasta ese momento Jujuy solo tenía 10 casos.

Durante esos 70 días en que Jujuy no registraba casos locales, Gerardo Morales se mostraba triunfal en casi cotidianos informes televisivos del COE,  se ufanaba de que Jujuy se mantenía intacta y anunciaba de manera poco solidaria que “la capital y el conurbano van a explotar”, en relación a la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires.

En ese período el gobernador aparecía soberbio y seguro de sí, dando informes y cifras de los avances que supuestamente su gobierno concretaba ante un posible avance de la pandemia en Jujuy, reportaba la adquisición de respiradores e insumos , el montaje y dotación para los hospitales, la capacitación de trabajadores de salud y exhibía un equipo de salud encabezado por el COE solvente y preparado para cualquier crisis.

Eran los buenos viejos tiempos cuando la gente esperaba el informe nocturno del COE podría decirse con pochoclos y una gaseosa para recibir en horario central al gobernador como un invitado que llegaba a cada hogar jujeño a través de la pantalla de TV.

Y el invitado llegaba, a veces jovial y coloquialmente hablando de “el bicho”, otras veces iracundo e irrespetuoso pidiendo “que se dejen de joder”, lanzando invectivas contra los mencionados culpables de siempre, o inventando alguno nuevo como “la cholita”, y tantas otras señalando con el dedo a los propios jujeños por incumplir alguna norma de aislamiento prescripta, acompañada de paso por una multa o sanción punitiva para el subversivo.

No faltaban tampoco las diatribas contra la oposición por no ayudarlo o solicitar que sus restricciones cumpliesen simplemente la constitución de la provincia.

Ah…aquellos buenos viejos tiempos, en los que seguidores radicales postulaban a Gerardo para la presidencia, convertido en impecable guardián de Jujuy contra el virus. Olvidando eso sí la contrastante, por lo deficitaria, gestión económica y financiera de la provincia, con proyectos como Cauchari anunciados con bombos y platillos cuyos resultados e ingresos monetarios seguimos esperando mientras pagamos los intereses y capitales que nos costó a todos los jujeños ese emprendimiento.

Los informes del COE resultaban en ese momento de un tremendo rédito político para Morales y hasta cierto punto un acierto comunicacional, porque aún con aspectos criticables por el personalismo puesto en juego, permitían a la comunidad jujeña estar informada y sentirse contenida, aunque siempre bajo la espada de Damocles por cualquier incumplimiento de las normas dictadas por aquel muchacho radical subido al pedestal de la invencibilidad.

En las buenas todos quieren aparecer y mostrarse ¿Y en las malas?

Cuando apareció el brote de coronavirus que hoy se expande día a día por la provincia, algo empezó a quebrarse en el aparato comunicacional montado por el gobierno.

Claro, el aumento de los casos comenzó a evidenciar las fisuras en la gestión sanitaria del gobierno. De algún modo es lógico que suceda, las fallas de un sistema afloran cuando son puestas a prueba.

El elevado número de casos positivos entre trabajadores de la salud, por encima de la media nacional, junto a los reclamos por la provisión de insumos y EPP, equipos de protección personal, que ese personal ya venía manifestando encontrando oídos sordos en las autoridades, comenzaron a marcar signos de alerta. Los contagios en hospitales públicos que no debían atender casos de coronavirus evidenciaron una gestión deficitaria desde el Ministerio de Salud. Si a eso se suma un ministro que a imitación de Morales sólo responde con negativas, mentiras y soberbia, el balance de la conducción de esa área vital es negativo y más aún para quienes dependen directamente de esa cartera: los trabajadores de salud.

Del mismo modo, la improvisación quedo evidenciada cuando se difundieron las imágenes de Hospitales de Campaña vacíos , montados de manera muy precaria en salones municipales, horas antes de recibir enfermos contagiados de coronavirus sin servicios mínimos dignos como baños limpios y calefacción.

 

Aún así, un líder puede reconocer fallas en su gestión y en el equipo que conduce, y convocar a la sociedad a que lo acompañe a remontar la crisis y verdaderamente “dar pelea” junto a él.

El problema de Gerardo Morales es que quedó preso de una imagen que vendió, la del soberbio héroe intocable que nunca se equivoca, pero el gobernador no es una persona, al menos hasta ahora, dispuesta a admitir sus errores –como el de haber traído el virus- y convocar a los jujeños desde la humildad porque como dijo “yo soy asi”.

Más bien ante este brote de coronavirus en la provincia, ha optado por retirarse de la esfera pública donde hace sólo un mes le gustaba lucirse, entonces decidió reducir los informes del COE y permitir que las cosas sigan su dramático rumbo.

“Siga,siga” parece ser el principio adoptado por Morales para permitir que un día como hoy con 480 casos haya circulación de los jujeños para festejar “su” Día del Padre.

“Las medidas más restrictivas las deberían haber tomado cuando apareció la policía con la ola de contagios y no antes apresuradamente. Y tampoco ahora cuando estamos en plena ola de crecimiento, abrir todo, estamos todos locos." Expresó sobre la medida adoptada para este día Carlos Remondegui, uno de los más destacados infectólogos jujeños. 

La  retirada del gobernador, cuando las cosas no salen como se las esperaba, junto a la continuidad ingenua de medidas que pueden facilitar más contagios parecen una respuesta a lo Poncio Pilatos más que la salida de un líder maduro dispuesto a mostrarse vulnerable y falible pero presente para su pueblo.

 

https://www.lanacion.com.ar/sociedad/en-detalle-infectados-fallecidos-coronavirus-argentina-nid2350330#/