JUJUY

Editorial

Jujuylandia: el parque de fantasía de Morales

Con un discurso cargado de promesas, algunas incumplidas y otras nuevas, el mandatario volvió a pintar una provincia con trabajo, en transformación de su matriz productiva y con futuro prometedor

Fotomontaje Jujuy Dice
Fotomontaje Jujuy Dice

 

Jujuy es una provincia fuera de serie, así la describió el gobernador Gerardo Morales, en su mensaje donde dejó inaugurado el 160º período de Sesionas Ordinarias en la Legislatura de Jujuy.

Recordó las promesas del 2016, proyectos que no avanzan y que son invisibles a los jujeños de cara a las elecciones 2021.

Durante más de dos horas y media, el gobernador dio lectura a su mensaje a los diputados provinciales bajo un estricto protocolo sanitario y un inusitado control de seguridad. Este año y a pocas horas del arribo de  Alejandro Armoa, veedor del Comité Nacional para la Prevención de la Tortura (CNPT), que llegó para monitorear la movilización ante los hechos anteriores donde hubo una brutal represión.

 

El mensaje de Morales fue netamente electoral, un proyecto de provincia lejano a la realidad, donde Jujuy tiene todas sus áreas vaciadas. Pero hoy los ciudadanos y ciudadanas dijeron basta a las promesas, la falta de diálogo y las mentiras políticas de esta gestión en una gran movilización en las calles aledañas a la Legislatura.

Lo único creíble del mensaje de Morales fue que si los números de la pandemia crecen, determinará un toque de queda de 24PM a 6 AM. Medida sanitaria que traerá aparejado el tarifario de la pandemia y recaudará dinero para la campaña. Lo anticipo y seguro se implementa más adelante.

Gran parte del discurso fue dedicado a la pandemia, y la reacción del sistema de salud público de la provincia que no pudo dar atención a la cantidad de casos que registro Jujuy. Una batalla donde el personal de salud se impuso con sus principios, vocación para atender a la gente en medio de una gran precarización y desmantelamiento de la salud pública.

En otra parte del extenso mensaje no se privó de sacar tarjeta roja a sus ministros “siempre les pido a los ministros que vayan a ver a la gente, que acepten y escuchen lo que les dicen”.  También podría decirle que cumplan el rol de funcionario y gestionen para la gente.

El litio, un mineral estratégico declarado hace 10 años en la provincia, hoy es bandera de esta gestión provincial. Es la panacea para una gestión que dice: “la transformación de Jujuy está en marcha”. Solo epítetos grandilocuentes, ajenos a la realidad cotidiana de los jujeños.

 En seis años cerró Mina Pirquitas y mina Aguilar y dijo “gracias a la mediación del Estado entre autoridades de la Compañía Minera El Aguilar y el sindicato AOMA, se logró que la empresa se comprometa a pagar la doble indemnización a cada uno de los trabajadores”.  No se dan las gracias por cerrar una empresa o entregar a otros intereses económicos, dejando a mineros sin trabajo. 

Los proyectos de Cauchari, Cannava, Girsu, El Pongo son negocios millonarios y han endeudado a la provincia, hasta ahora son inviables sin cuestionar el proceso de autorización, los beneficiados son pocos y no la gente.

Sobre la planta solar, el mandatario manifestó “Cauchari ya está produciendo energía limpia con una facturación en dólares y genera 1.200 puestos de trabajo de los cuales el 60% son de comunidades originarias. Vamos a seguir ampliando el parque solar más grande de Latinoamérica”.

Sobre la producción de Cannava lanzó que la empresa estatal producirá 7 mil litros del aceite medicinal. Eso, acompañado de chicanas a quienes cuestionaron el proyecto (que todavía no da frutos en los números) y osó comparar su gestión con las acciones de Belgrano de impulsar la industria del cáñamo.

Asimismo, no tuvo reparo en decir que Jujuy era la provincia con menor desempleo del país, además de indicar que la generación de trabajo es una política activa para luchar contra la pobreza. Lo cierto, es que los números no reflejan lo mismo, ya que el INDEC en su informe del miércoles detalló que en el conglomerado Jujuy-Palpalá el 42% de la población está bajo la línea de la pobreza.

También manifestó que su gobierno en 4 años “va a construir el tercio de las escuelas que se construyeron en los últimos 150 años. También vamos a entregar tablets a cada docente y cada alumno”.

 

Una serie de slogans en el discurso, que solo pudo encantar a propios porque diputados de la oposición, y la gente salió a rechazar las promesas del gobernador.

Y como no pudo con su genio instó a los jujeños “a decir nunca más a la dictadura, a la violencia, a la corrupción que secuestraron a la República en la provincia de Jujuy”, enfatizó.

Aunque el mensaje en la calle fue basta de violencia, reinstauración del  Estado de Derecho en Jujuy,  inmediato respeto a los derechos humanos, respeto de garantías constitucionales, por una Justicia Independiente, por su complicidad y participación en la destrucción ambiental, contra la entrega de los recursos estratégicos.