JUJUY

Conflicto territorial

La comunidad de San Marcos se movilizó por el centro de Palpalá contra los desalojos

Las familias viven en las adyacencias del Río Los Alisos

Fotos: Palpalá al día
Fotos: Palpalá al día

Durante esta mañana las comunidades indígenas de San Marcos de Los Alisos marcharon hacia la sede del municipio y el Concejo Deliberante de Palpalá para entregar un petitorio en reclamo de los intentos de desalojo que vienen sufriendo las familias que habitan allí hace años.

La concentración se realizó a las 9 de la mañana sobre la Ruta N°66, a la altura de la estación de servicio YPF. Desde allí, se dirigieron hacia los organismos estatales, para reclamar que se haga cumplir con la ordenanza municipal N°1156, aprobada en el año 20165, donde se declaró el territorio donde habitan como “área de producción periurbana de agricultura familiar”.

El conflicto comenzó en el mes de abril, cuando un empresario inmobiliario, quien dijo ser el propietario del terreno, de apropiadamente 100 hectáreas en los alrededores del Río Los Alisos, se presentó en el lugar junto con un fiscal y agentes de la policía para informar a las familias que viven allí, que debían retirarse. Los habitantes se negaron a irse e informaron que desde hace 30 años viven allí, dedicándose a la producción agroecológica, actividad por la cual, el Concejo Deliberante de Palpalá, en el año 2015, reconoció que se trata de un área de producción de agricultura familiar.

En esa misma oportunidad, Rodríguez, el supuesto dueño, alambró el terreno. Las casi 100 familias que allí habitan fueron las encargadas de quitar el cerco, puesto que trabajan allí de manera comunitaria, por lo cual, el empresario inmobiliario regresó al día siguiente con la policía para denunciar la quita del alambrado. Debido a las amenazas recibidas por inmobiliario, las referentes de la comunidad realizaron una denuncia ante la Comisaria Seccional N°51 de esa localidad.

El hecho se vio agravado, cuando a fines del mes de junio, el mismo empresario apareció en el lugar con maquinarias y desmontó 2 hectáreas, que estaban dedicadas al pastoreo. Desde esa oportunidad, las familias se declararon en estado de alerta y movilización, además de hacer vigilancia en el lugar para evitar el avance del desmonte.

Fue en el día de ayer, que nuevamente efectivos policiales, junto con funcionarios judiciales, se hicieron presentes para desalojar a las familias del lugar. Ante el intento de  despojarlos del lugar donde viven y desarrollan su actividad económica, es que las comunidades de San Marcos decidió marchar por el centro de Palpalá.