JUJUY

Hoy estudiantes movilizaron al ministerio

La escuela secundaria que el gobierno prometió terminar en 6 meses y que a 2 años sigue sin funcionar

Se trata de la Escuela Nacional N°2 Armada Argentina, que a la fecha sigue sin concluirse. Además, en el marco de la pandemia, otros establecimientos indicaron que no podían seguir asistiendo sus estudiantes

La escuela secundaria que el gobierno prometió terminar en 6 meses y que a 2 años sigue sin funcionar

 

Corría el mes de mayo de 2018, cuando la ministra Isolda Calsina anunciaba la apertura de licitaciones para 3 obras de refacción para escuelas de la provincia, entre las que se encontraba el colegio secundario Nacional N°2 Armada Argentina, obra que la funcionaria detalló que estaba presupuestada por unos 40 millones de pesos, pero que hasta la fecha no ha sido concluida, por lo que estudiantes hoy salieron a exigir respuestas inmediatas.

Desde temprano, un grupo de adolescentes que pertenecen a la institución, junto a padres y madres se presentaron en las puertas de la sede ministerial para hacer oír sus reclamos a la espera de ser recibidos por las autoridades ya que hasta el momento no hay indicios que la obra de refacción sea concluida en breve, perjudicando así sus estudios.

Es que en el marco de la pandemia fueron varios establecimientos educativos -en los cuales se habían repartido a estudiantes- que informaron a las autoridades del Colegio Armada Argentina que no podrán seguir asistiendo allí para poder cumplir con los protocolos sanitarios.

Si bien días atrás una docente declaró a Unju Radio que la ministra Calsina mandó un documento señalando que en abril se iba a entregar el edificio, la educadora expuso que ya se había sacado el cartel de obra, como así también que no se veía a obreros en el lugar.

Dicha situación preocupa a la comunidad educativa, ya que la refacción de la escuela debía darse en un plazo de 6 meses, obra que comenzó en octubre de 2018 y que debía resolverse en abril de 2019.

Durante este tiempo, la decisión de las autoridades del ministerio fue “acomodar” a estudiantes en distintas escuelas e instituciones, decisión que en su momento fue ampliamente rechazada por padres y madres por el inconveniente de tener, en algunos casos, hijos/as que debían asistir a distintos establecimientos alejados.

Entre los sitios que fueron repartidos se encuentra el Populorum, la Iglesia de Cuyaya, el Jean Piaget, la Sociedad Española y la Escuela primaria 23 de Agosto.

Mientras que el gobierno insiste en el inicio de las clases presenciales, por otro lado, sigue sin cumplir con la entrega de la escuela ya refaccionada y con el anhelo de una comunidad educativa de tener un espacio propio.

Lejos quedan las expectativas que lanzó el gobernador días atrás que indicó que con la renta de Cauchari se construirán 258 nuevas y escuelas y se refaccionarán los 700 edificios educativos que ya cuenta la provincia.