JUJUY

Editorial

Las ficciones de Morales no evitan los muertos por coronavirus en Jujuy

Mientras deslegitima cualquier crítica por una supuesta intención política, el gobernador continúa ignorando los reclamos de jujeños que mueren por no acceder a atención médica ante el colapso sanitario.

Las ficciones de Morales no evitan los muertos por coronavirus en Jujuy

 

por Rodrigo Quiroga

La ñata contra el vidrio

Cae la noche de un domingo cálido que anuncia la primavera en Jujuy. Una vociferante manifestación de no más de 50 personas llega al edificio gubernamental de Infinito por Descubrir en la Ciudad Cultural. A través de los ventanales amplios del primer piso los manifestantes atisban dos figuras ajenas al griterío que demanda su atención, mientras se afanan con sus celulares. Son el Gobernador Gerardo Morales y el Ministro de Salud Gustavo Bouhid. Al verlos los reclamos y las consignas arrecian,  la gente demanda que el gobernador los atienda. Entonces los funcionarios se van a otras oficinas que los ocultan de las miradas que reclaman.

 “Morales hacete cargo, estamos calientes por tanta gente que se muere", se oye. La protesta, con más policías vigilando que participantes, la encabeza la familia Vargas quienes esperaron durante dos días afuera del Hospital de Campaña para poder tener el cuerpo de su padre fallecido por covid 19, luego de que les entregaran un cuerpo cambiado. Benjamín Vargas entró caminando al Hospital de Campaña, y salió sin vida; no llegó a recibir cuidados intensivos, porque en Jujuy no hay camas disponibles.

Finalmente un funcionario de rango menor anuncia a los familiares, que recién durante la semana serán atendidos ya que "el Gobernador no los va a recibir por el nivel de violencia que tienen".

El show debe continuar

A unos cuantos metros de esa escena, desde sus autos cómodamente estacionados los espectadores siguen el documental colombiano “Jinetes del paraíso” proyectado en una pantalla gigante como parte del Festival Internacional de Cine de las Alturas. A la tarde, por redes sociales avizorando un futuro al que Jujuy aún no llegó, la organización ofreció a sus seguidores la Charla “El cine post pandemia”. 

Porque a pesar de que el sistema sanitario de Jujuy está colapsado , con más de 12 mil casos y 359 fallecidos por el coronavirus, el “Festival Internacional de Cine de las Alturas” avanza en su 6ta edición con un costo de 30 millones de pesos.

Claro, el Coordinador General del festival por Facundo Morales, hijo del gobernador quien debe esmerarse por mostrar lo que hace en el período del año en que trabaja. Aunque Facundo también está empleado en la Defensoría del Pueblo de la Nación como  señaló la Diputada Alejandra Cejas, cargo que el vástago del gobernador oculta en su decaración jurada ante la Oficina Anticorrupción jujeña. Pero ¿Quién le va a pedir que rinda cuentas?

Y ahora con ustedes…

Luego de eludir la marcha de la dolorida familia Vargas y pese a la bronca que rodeaba la Ciudad Cultural, Gerardo Morales optó por responderles en otra escenificación, ahora en el terreno que elige; el informe televisivo del COE, donde no admite incómodas  preguntas de periodistas. Ahora los espectadores potenciales eran todos los jujeños que aguardan alguna certeza de un informe que en principio se basa en datos reales de la pandemia que azota a la provincia. Aunque los datos epidemiológicos no se brindan ahora en el informe de TV sino que se difunden aparte.

En su escenario, el gobernador señaló que la funeraria había sido la responsable del error por el lamentable intercambio de cuerpos de fallecidos por covid-19. “Nadie se equivocó en el sistema de salud. La empresa fúnebre enterró a la persona equivocada.”

 Explicó que decidió no atender personalmente los reclamos de los familiares porque habían tenido expresiones agresivas y que los recibirá después. “Detrás de todo esto, todavía está acá una de las familias que ha venido con un grupo de personas con cantos y con expresiones agresivas, pidiendo que los reciba. Los voy a recibir en algún momento en esta semana que viene. Yo no recibo personas que están en actos de violencia y de agresión, no los recibo.”

Pero además deslegitimó el reclamo ya que las protestas parientes del difunto Benjamín Vargas habrían estado apoyados por miembros de la oposición. “Los voy a recibir el Lunes, Martes, Miércoles. Sin todos esos acompañantes que han venido a politizar. Como han llegado diputados, como el diputado Palmieri, como algunos diputados de la oposición nacionales, senador nacional y legisladores provinciales que están escondidos en sus casas contando los muertos y viendo que mal nos va a los jujeños.”

Y prosiguió, invocando  a su enemiga predilecta en relación con el Director  de Radio Nacional Jujuy. “Han venido hasta de Radio Nacional, Federico Noro es el director de radio nacional que es pariente de Milagro Sala, obviamente, que tiene una intencionalidad política que creo que no sirve, tenemos que trabajar todos juntos.”

Luego de detallar al supuesta conspiración, Morales se encolumnó detrás de los trabajadores de la salud jujeños que deben enfrentar la pandemia . “Ya la pandemia es una mala noticia y que te da malas noticias todos los días. Y cada muerte nos duele, cada enfermo. Y hay un equipo que está trabajando y está haciendo un gran esfuerzo. Agentes sanitarios, enfermeros, médicos, agentes de policía, bomberos, defensa civil, los COE locales. Mientras hay gente que está especulando y tratando de buscar el caos en el peor momento , porque en este momento tenemos que estar unidos.”

Discursividad en blanco y negro

Las reacciones de Gerardo Morales ante las críticas o reclamos son a esta altura conocidas para los jujeños. Su maniobra discursiva es clásica: deslegitimar cualquier reclamo. No importa el hecho por el cual el gobierno está siendo cuestionado, la demanda nunca es legítima porque los que protestan son violentos, están fogoneados por la oposición, tienen una intencionalidad política y pueden hasta estar impulsados por la mismísima Milagro Sala, vade retro.

No importan los hechos, ese es el punto central de la discursividad de Morales cuya impronta neoliberal y Macrista es innegable. Intenta desdibujarlos detrás de un supuesto complot contra el gobierno o su persona, que en última instancia es contra los jujeños.

Esa lógica de la posverdad, necesita como herramienta básica la polarización. El gobernador construye dos bandos: los buenos y los malos y pretende que la realidad sea mirada desde esa lógica binaria.

De un lado, supuestamente está él junto junto a los jujeños y los trabajadores de la salud; por eso el empleo del “nosotros” inclusivo: “cada muerte nos duele, cada enfermo. Y hay un equipo que está trabajando y está haciendo un gran esfuerzo. Agentes sanitarios, enfermeros, médicos, agentes de policía, bomberos, defensa civil, los COE locales.”

No mencionó el primer mandatario que hace un par de semanas quería aplicarles a los “héroes” de la salud multas de hasta 1 millón de pesos y aún arresto si no cumplían con las disposiciones de su gobierno, decreto que debió derogar por que dejó en evidencia ante la opinión pública nacional sus autoritarias formas de conducción.

Tampoco menciona que entre esos médicos, enfermeros, agentes sanitarios que en efecto están arriesgando todos los días su pellejo para que no haya más víctimas , ya se han producido muchos muertos por coronavirus, y que ellos mismos lamentan que pese a todos sus esfuerzos la gente muere porque en Jujuy ya no hay camas para cuidados intensivos.

“Jujuy se esté planteando la apertura de más comercios o un festival de cine, cuando no tiene capacidad de terapia y hay gente que se está muriendo porque no hay respiradores”, señaló hoy el infectólogo jujeño Omar Sued presidente de la Sociedad Argentina de Infectología.

Eso es un hecho. Y un problema que sigue generando muertos y que Morales no soluciona mientras de hecho continúa permitiendo la apertura de actividades en contra de cualquier recomendación.

“La situación es realmente preocupante porque cuando una terapia intensiva está llena y no entra ningún paciente más como pasa en Jujuy significa que va a aumentar la mortalidad en estos lugares”, agregó Sued. Y sobre ese hecho el sí puede influir ante pretenda normalizar que siga muriendo gente por falta de acceso a cuidados intensivos.

Y esa realidad la viven los propios trabajadores de la salud, quienes relatan angustiados que pese a todos sus esfuerzos, recorriendo los barrios del interior jujeño y brindando atención primaria,llega un punto en que la gente se les muere porque necesitan del tercer nivel de atención y no tienen adonde derivarla. El discurso de Morales se refuta con un solo número: 2,94 % es la letalidad del covid-19 en Jujuy , muy por encima de la media nacional del 2,04%

En el otro lado, el de los malos, los anti jujeños Morales pretende posicionar a cualquiera que le señale una crítica o lo que está haciendo mal. Entonces dice que los familiares de fallecidos son violentos y que los impulsa la maligna oposición.

Pero en la marcha de anoche frente al COE, el reclamo no sólo refería al lamentable equívoco del cuerpo de Benjamin Vargas. Sino que se levantaron consignas que reclamaban por todo el abordaje que hace el gobierno de la pandemia.

Y aquí es necesario separar lo que el discurso gubernamental pretende unir: una cosa son los esfuerzos y la entrega casi sobrehumana de los trabajadores de la salud y otra las decisiones gubernamentales  erróneas, como las señaladas por Sued, que aumentan la propagación del virus. O aquella de realizar una gira masiva de funcionarios por la Puna que termino trayendo el virus a Jujuy.

“No hay oxígeno, vos trajiste el virus, hacete cargo”, le gritaban anoche los manifestantes a Morales. “Estamos calientes por tanta gente que se muere. Nos estamos muriendo no hay medicamentos, no hay oxígeno”. El reclamo fue mucho mas allá que la demanda de restitución de un cuerpo. 

“Todos tenemos derecho a vivir. A tener una salud digna”. ¿Es que acaso esas demandas no merecen ser escuchadas porque parten de violentos motorizados por la oposición?

Por otro lado , en su pueril intento por definir una confabulación opositora en su contra, el gobernador insinúa hechos que no acontecieron. Ni Federico Noro, director de Radio Nacional, ni Guillermo Snopek  -Morales aludió a un senador nacional y Snopek es el único opositor-  estuvieron en la marcha. El diputado Palmieri se acercó a título personal a los familiares antes de la protesta, pero se nota que el dispositivo de vigilancia del gobernador está muy alerta.

Estuvo presente un cronista de Radio Nacional, cubriendo el evento para otro medio, y por otro lado, ¿Cuál es el problema de que esa radio pública hubiera informado sobre la marcha? Solo un gobernante con ínfulas de tirano puede pretender que el único abordaje de los hechos se realice de acuerdo a su perspectiva y mostrando los acontecimientos que le favorecen.

Contrariamente a lo que sugirió el gobernador , nadie se complace en contar los muertos, “viendo que mal nos va a los jujeños” porque él no forma parte del colectivo a los que les “va mal”, aunque intente incluirse.

Son los ciudadanos de Jujuy ancianos y más pobres los que están muriendo sin atención médica, no quienes cuentan con recursos para recibir un tratamiento médico ante cualquier indicio del coronavirus.

Y pese a que el gobernador incluya en el lado opuesto a quienes informan sobre el drama de muchos jujeños en esta pandemia llamándolos "mariscales de las malas noticias",  es necesario informar sobre esos hechos para que con los datos certeros a la vista puedan adoptarse y revisarse decisiones que pongan fin o al menos mitiguen esta tragedia.

Las ficciones del gobierno ya han caído ante los ojos de los jujeños que necesitan soluciones y atención médica no relatos.

Los familiares de la familia Vargas expresaron claramente que no quieren escuchar más los discursos de odio que el gobernador alienta. “Morales confunde el dolor con violencia. Porque no hay violencia”