JUJUY

Pablo Baca admite que los audios son suyos

Las promiscuas relaciones entre el poder político y judicial en Jujuy

Argumenta el juez que los audios fueron obtenidos sin su conocimiento ni aprobación, en forma ilegal y clandestina, y corresponden a conversaciones privadas en el ámbito de la intimidad.

foto el Tribuno de Jujuy
foto el Tribuno de Jujuy

La nota del Cohete a la Luna que se publicó el domingo “Limpiar el sótano”, se replicó en este portal y se viralizó por las redes. Es que las declaraciones del hoy titular del Superior Tribunal de Justicia Pablo Baca, grabadas en varios audios, confirman la arquitectura persecutoria que utilizó Gerardo Morales en la justicia  a para detener a su enemiga Milagro Sala. Los audios que abrieron los ojos a varios de la oposición dejan al descubierto la ilegalidad del poder judicial de la provincia.

Pasaron cuatro años donde el vinculo entre el ejecutivo provincial y el poder judicial careció de independencia.  “Algunos” jueces y fiscales aterrizaron cuando Morales amplio el Superior Tribunal de Justicia, STJ, llevándolo de cinco a nueve jueces. De los cuatro que ingresaron ante una ley bochornosa, fue Pablo Baca y Beatriz Altamirano los que votaron su propia Ley de nombramiento como jueces de ese  poder judicial radical y endogámico. Sí, dos legisladores radicales que conocían el espíritu de esa norma que se transformaría en la sombra de los funcionarios de la gestión anterior y sobre todo de Milagro Sala.

En ese momento la más útil al gobierno de Morales fue Clara Langhe de Falcone que era vocal y pasó a presidir el STJ, fue la ejecutora de muchas irregularidades encubiertas como legales. Además denunciada como apropiadora de un menor y esa causa no se investigó.

Fueron cuatro años donde el estado de derecho en la provincia no existió, menos  el principio de inocencia o presunción de inocencia. Donde el común de los jujeños solo repitió “unión, paz y trabajo”. El slogan de Morales sobrevivió de palabra y en las elecciones de 2019 no pudo sostenerse.

Cuatro años de una impunidad a todas luces, donde se disciplinó a la oposición por posibles denuncias penales, juicios políticos así los callaron, por otra parte a los medios de comunicación manipulando la opinión pública.

La historia judicial particular de Jujuy nació en el 2015, y es así que Pablo Baca presidente del Superior Tribunal de Justicia, emitió un comunicado donde se hace cargo de los audios, y argumenta que fueron usados contra su voluntad. Así como Morales había filmado por octubre  a los fiscales generales cuando éstos investigaban dos bochornosos  juicios políticos generados por la oposición.

En los audios Baca habla de la ley de ministerio Público de la Acusación órgano muy cuestionado, que fue hecho a medida del titular Sergio Lello y redactada además por Gastón Morales.

El comunicado de Baca dice  “Ha circulado una nota periodística que contiene audios que se me atribuyen. Estos audios fueron obtenidos sin mi conocimiento ni aprobación, en forma ilegal y clandestina, y corresponden a conversaciones privadas en el ámbito de la intimidad. Las grabaciones fueron editadas sesgadamente e interpretadas en forma malintencionada para llegar a conclusiones que son contrarias al contenido de los audios, todo lo que se puede comprobar con sólo escucharlos y compararlos con las notas que se refieren a ellos”.

“A propósito de la relación que se pretende efectuar entre esos audios y la situación de Milagro Sala en distintas causas que tramitan en la Provincia, debo señalar que me encuentro excusado en esas causas y que de hecho no he tenido intervención en ninguna de ellas”.

“Por último, del contenido de los audios -y a pesar que fueron editados y tergiversados- no se desprende ninguna injerencia de los otros poderes en la Justicia jujeña. Me refiero es verdad de modo informal a la actuación de jueces y funcionarios, pero sin vincularla en modo alguno a otros poderes del Estado, y además con la aclaración de que sólo cuento con la información que es de público conocimiento”.

“De manera que los audios no pueden ser utilizados, como se está haciendo, para poner en duda la independencia del Poder Judicial de Jujuy, porque de ellos resulta justo lo contrario”.

Es decir Baca admite lo que dijo, sabe y conoce el proceso de esa arquitectura judicial radical, sabe que fue y es un alfil de Morales.