JUJUY

Dolor y bronca en Alto Padilla

Marcha de la bronca en el COE: “Morales hacete cargo, estamos calientes por tanta gente que se muere"

Familiares de Marcelino Vargas fallecido por covid-19, cuyo cuerpo fue extraviado por el COE se manifestaron en la Ciudad Cultural. Demandaron ser atendidos por Morales quien los ignoró.

Marcha de la bronca en el COE: “Morales hacete cargo, estamos calientes por tanta gente que se muere"

 

Ante el colapso sanitario del sistema sanitario además del dolor por la pérdida de seres queridos que mueren sin recibir asistencia médica crítica por faltas de camas, en Jujuy los familiares deben afrontar muchas veces la angustia de no poder darles una última despedida y ni siquiera saber si el cuerpo que les entrega el COE corresponde al del pariente fallecido.

Es lo que ocurrió con la familia de Marcelino Vargas quien el viernes por la mañana falleció en el Hospital de Campaña preparado para la atención de pacientes de covid leves y moderados, es decir que no recibió atención crítica, luego de ser internado durante 4 días con el diagnóstico de neumonía.

Un caso más entre muchos,  pero lo relevante, fue que a la familia no le entregaron el cuerpo de su padre Marcelino Benjamín Vargas porque en el Hospital de Campaña no lo hallaban. Luego de un verdadero calvario de consultas y averiguaciones por parte la familia, llegaron a la conclusión que el cuerpo había sido entregado a otra familia quien ya lo había enterrado. Se trata de la familia Cruz que enterro a Vargas.

Después de dos días de permanecer frente al Hospital de Campaña, los familiares lograron que el Ministerio Público de la Acusación intervenga y fuera exhumado el cuerpo que estaba enterrado bajo otra identidad en el Cementerio Parque El Solar. Luego de que fuera reconocido, fue llevado a la morgue, la familia pidio que se realice una autopsia. 

 

El dolor moviliza

Sin embargo la familia persistió en su reclamo, en demanda de justicia por la lamentable confusión y demora en la entrega del cuerpo. Alrededor de las 19 horas  noche realizaron una marcha en inmediaciones de la ciudad cultural y acudieron al edificio de “Infinito por  Descubrir” demandando ser atendidos por el Gobernador Gerardo Morales.

Munidos de pancartas, batiendo palmas y entonando canticos, unos a pie y otros en auto que hacían sonar  sus bocinas , los manifestantes se enfervorizaron cuando al llegar al edificio, observaron por sus ventanales a dos figuras imperturbables: eran el Ministro de Salud Gustavo Bouhid  y el propio Gobernador Gerardo Morales que preparaban el informe televisivo que mas tarde emitió el COE.

Advirtiendo la presencia de los funcionarios, los familiares y otros participantes exigieron enardecidamente ser atendidos por Gerardo Morales. Pero la única respuesta que recibieron fue una enorme movilización de fuerzas policiales, que aislaron a los manifestantes mientras algunos agentes sin identificación los filmaban al igual que a periodistas que cubrían el evento.

"Que salga el Gobernador". “Morales hacete cargo”, le gritaban los familiares, entre el llanto y la rabia por la falta de respuesta del mandatario, que optó por irse a otra oficina desde donde no pudiera ser divisado.

“No hay oxígeno, vos trajiste el virus, hacete cargo. Estamos calientes por tanta gente que se muere. Nos estamos muriendo no hay medicamentos, no hay oxígeno”, vociferaban manifestantes.

Una hija del fallecido Benjamín Vargas apuntó al meollo de la crisis sanitaria jujeña y señaló la falta de atención que muchos jujeños deben afrontar. “Todos tenemos derecho a vivir. A tener una salud digna. ¿Porque mi padre tuvo que esperar tanto? No venimos a buscar violencia, lo único que queremos es que el salga y dé la cara. Pedimos Justicia. Queremos buena atención para los pacientes del Hospital de Campaña. ¿Cuánta gente habrán confundido igual que mi papa?”

Además los familiares cuestionaron el empleo de los recursos enviados a la provincia por parte del Ministerio de Salud de la Nación “¿Donde están los derechos, donde esta la sanidad? ¿Donde está la plata de Nación que es para los enfermos?”

“La gente se está muriendo acá en Jujuy. Ni un abuelo menos, ni un pobre menos”, fueron consignas que se escucharon.

Otro de los fuertes cuestionamientos se dirigió a la realización del Festival de Cine de las Alturas en medio de la crisis sanitaria, a pocos metros del Hospital de Campaña, con un costo de 18 millones de pesos y cuyo presidente es Facundo Morales, el hijo del gobernador.

“Llamamos a la ambulancia, llamamos al SAME y nunca va ¿Que clase de gobernador  es? Piensa en su hijo, en el autocine o cree que no sabemos"

Finalmente la única autoridad que salió a dialogar con los dolidos familiares fue el Coronel Siri, titular de la Dirección de Defensa Civil quien les comunicó que serían escuchados por Morales pero recién el próximo martes, ya que "el Gobernador no los va a recibir por el nivel de violencia que tienen".

“Morales confunde el dolor con violencia. Porque no hay violencia”, fue la clara respuesta de los doloridos parientes.

Miralo por TV

Pese a las lamentables escenas vividas en el edificio gubernamental de Alto Padilla, y la negativa a recibir a la familia Vargas, quienes permanecieron en las inmediaciones sosteniendo su demanda por justicia, Gerardo Morales minutos después participó del informe televisivo del COE.

Ahora sí, lejos del dolor y de los ánimos caldeados reclamo de los damnificados, Gerardo Morales se explayó ante las cámaras y sin la intervención de incómodos periodistas.

Explicó que a los familiares, "Los voy a recibir en algún momento en esta semana que viene. Yo no recibo personas que están en actos de violencia y de agresión." Y responsabilizó a diputados de la oposición y funcionarios nacionales supuestamente relacionados con Milagro Sala por la intensidad del reclamo. "Están politizando el dolor de las familias", argumentó.

Luego, cómodamente instalado, difundió videos de su participación en operativos sanitarios en Calilegua y otras localidades del interior jujeño.

Afuera, entrada ya la noche de domingo, los Vargas seguían esperando que el gobernador los atienda, junto al altar que habían improvisado con flores y velas frente a la imagen de su padre difunto.