JUJUY

El ministro apela a la violencia entre ciudadanos

Meyer instó "a los vecinos que cuando adviertan a ciudadanos que no cumplan, ellos mismos repriman…”

Autorizar a los vecinos a reprimir a otro que no cumpla la cuarentena, seria habilitar justicia por mano propia. No es una medida preventiva ni sanitaria. El decreto presidencial no habilita violencia, sí control y medidas duras para cumplir con el aisla

Meyer instó "a los vecinos que cuando adviertan a ciudadanos que no cumplan, ellos mismos repriman…”

El ministro de Seguridad de la provincia, Ekel Meyer pidió a los vecinos que repriman a otros vecinos que no cumplan con la cuarentena. Eso expresó en uno de los informes diarios del COE, destacó el esfuerzo de las fuerzas de seguridad para garantizar el decreto presidencial del “aislamiento obligatorio” para evitar la propagación del COVID 19, que hasta ahora será hasta el 31 de marzo.

Los mensajes del gobierno a veces tienen una excesiva carga de agresividad, y pueden influenciar negativamente en la población generando polarización,encinos y distanciamiento y más en este caso, cuando es el propio ministro quien habilita a impartir la justicia por mano propia entre vecinos.

Respecto al compartimiento de la sociedad del fin de semana, el ministro agradeció a los ciudadanos de Jujuy, “que son responsables y  que juntos estamos llevando adelante  esta gran lucha contra el coronavirus. Pedirles a los vecinos que cuando adviertan a ciudadanos, vecinos  que no cumplan, ellos mismos repriman y exijan comportamiento ciudadanos colectivos  y responsables. La policía está recorriendo toda la provincia”, afirmó. Se pide denunciar a vecinos, ciudadanos que no cumplan la cuarentena, hay un número gratuito.

Agrego Meyer, “el gobernador también recorrió la provincia y pudo observar un comportamiento en los comprovincianos, pero falta ajustar  en algunos vecinos que creen que esto es un juego, o es una broma, apelamos a ellos a los ciudadanos de bien que repriman esas conductas de aquellos que no estén cumpliendo que observen esos comportamientos de manera que la conducta y sanción social sea  también para controlar”.

Los mensajes a la comunidad deben llevar tranquilidad en esta crisis sanitaria, que hasta ahora un alto porcentaje de la población está cumpliendo, por supuesto que hace falta mayor conciencia.

El “Quedate en casa”, es un mensaje para todos y requiere de la voluntad de cada ciudadano y su compromiso con el otro, es una cuestión de salud.

Ahora al incitar a un vecino que “reprima a otro por no cumplir la cuarentena”, el ministro estaría habilitando a un ciudadano para que ejerza violencia sobre otro. Un exceso. Así, como la represión ejercida el pasado viernes en el  parque San Martín como ejemplificando a la población por la fuerza y al mismo tiempo sembrando temor.

Es decir, el gobierno jujeño estaría adoptando una medida ajena a los alcances del decreto presidencial sobre aislamiento obligatorio.

En esta cuarentena hay un gran trabajo del COE, desde lo sanitario y el mensaje comunicacional debe acompañarlo llevando seguridad y tranquilidad a la comunidad, como así también herramientas para garantizar la prevención.

Pero el tono amenazante, violento de los funcionarios de Morales,  no  tranquilizan al ciudadano sino que lo amedrentan y atemorizan en un momento de crisis donde es necesario llegar a la comunidad con un mensaje claro y sereno.

No estamos en un Estado de sitio, y es ahí donde radica la diferencia en un momento histórico de una cuarentena epidemiológica entre el abordaje del estado nacional y el que tiene Morales y sus ministros.

El ministro de Seguridad, habilita a las fuerzas de seguridad a “reprimir”, con el aval de Morales, imponer terror no es prevención. Ese es otro camino, y muy peligroso.

Es doblemente insensato el discurso del ministro Ekel Meyer porque estimula el empleo de la violencia y además si un vecino reprime a otro lejos estaría de cumplir con el distanciamiento propuesto. Sus palabras evidencian una total incoherencia entre lo que se comunica y el objetivo de las medidas implementadas.

El abuso o la violencia institucional en la provincia se extiende como hace cuatro años, ahora con el pretexto de la “emergencia sanitaria”. Es decir, el gobierno de Jujuy tiene un doble discurso con Nación. Allá sostiene una cosa y acá en la provincia ejerce un  exceso de poder. Apelando al odio y la xenofobia jujeña que ahora atizada por el temor pareciera estar sedienta de mano dura.