JUJUY

Señaló que son alrededor de mil trabajadores

Mina Aguilar: “nosotros no descartamos un plan de lucha, nosotros vamos a resistir”

El secretario general de AOMA Mina Aguilar, Carlos Trejo cuestionó el argumento de la empresa que sostiene que el cierre de la explotación se debe a “la declinación de los recursos y minerales” y apuntó contra el gerente general

Foto de archivo
Foto de archivo

Todo un pueblo afectado por el cierre de una explotación minera que vio nacer una pequeña comunidad asestada para su exclusivo funcionamiento, explotación que pasados 91 años parece concluir por la “declinación de los recursos y reservas de minerales” según señala la multinacional Glencore, argumento refutado desde el gremio que nuclea a trabajadores mineros.

Serán unos mil trabajadores directos los que se verán afectados por la decisión empresarial, un número más amplio que el reconocido oficialmente, pero que también dejará sin su fuente laboral a docentes, trabajadores de la salud y otros tantos.

Así lo confirmó Carlos Trejo, secretario general de AOMA Mina Aguilar, quien además cuestionó el argumento esgrimido por la multinacional Glencore.

No es nueva la acusación, puesto que ya a mediados de 2019 habían apuntado contra el gerente general Javier Ruiz Díaz como responsable del desmantelamiento de la unidad productiva.

El tema revive con fuerza, cuando a través de los medios los mineros debieron enterarse de dura noticia.

El dirigente gremial explicó sobre el gerente de la multinacional “vino después de cerrar ArZinc, una fundición muy importante de la provincia de Santa Fe” y agregó “llegó aquí a Jujuy en el año 2017 y cerraron la planta de fundición de Palpalá que fundía nuestro plomo”.

Un año más tarde, Ruiz Díaz iba a llegar a Mina Aguilar.

Sobre la situación laboral de la explotación, Trejo señaló “estuvimos trabajando a pesar de la pandemia, trabajamos hasta el 8 de septiembre”, fecha en que la empresa decidió suspender la actividad al registrarse 12 casos positivos de covid 19.

Por aquel entonces, Jujuy vivía unos de los peores momentos en lo que respecta al avance del virus: con un promedio de 300 casos diarios y decenas de muertes por jornada, la provincia tenía su sistema sanitario colapsado.

Ese fue el último día que mineros pisaron su lugar de trabajo.

Dos meses después, con una situación totalmente distintas sobre la pandemia, recibieron la peor noticia: la del cierre de la mina “argumentando que se acabó, argumentando que por razones netamente técnica” (que solo depende de la empresa) concluye la explotación en el lugar.

Cuestiones técnicas que no se explican ante la inversión de 20 millones de dólares que realizó la empresa -según señala la propia Glencore- para continuar la explotación.

Sobre ello, Trejo indicó “vinieron con un informe que decían que no hay nada y eso se lo compró el gobierno, toda la información que le da la empresa para ellos es santa palabra y no lo que decimos nosotros”.

Y agregó “la verdad es un balde de agua fría para los mil trabajadores conveniados y esos mil hay que sumarle a la gente de alrededor que vive de la mina: a la escuela, a la municipalidad, a la policía, a un montón de contratistas, de proveedores de servicios hay muchísima gente que vive de la mina”.

Lo peor, fue como se enteraron los trabajadores del lugar: “la empresa ha hecho al revés de lo que tenía que hacer, primero debía haber hablado con mi gente (por los afiliados al AOMA) y no, sencillamente habló con todo el séquito del gobierno y habló con todos los que tienen que hablar, pero al valor más importante de la empresa minera, que es el trabajador, se olvidaron”.

De hecho, Trejo aclaró que fue a través de las noticias que se enteraron del cierre de la mina, señalado que las autoridades de la empresa “desaparecieron de aquí”, sin dar explicaciones.

“Se olvidaron de lo más importante que es trabajador, el valor humano”.

Frente a la difícil situación que atraviesan, el dirigente gremial adelantó que mañana realizarán una asamblea general extraordinaria con todos los trabajadores.

Asimismo, Trejo señaló que autoridades gubernamentales ya se han comunicado con él para hablar al respecto de este conflicto y así concordar una reunión con el gobernador, pero subrayó “mi deber primero es hablar con los compañeros y tener una resolución en las bases” para llevar los planteos al gobierno.

Pese a ello, y contradiciendo los argumentos de la empresa, sostuvo “tenemos mineral para rato”.

La noticia destrozó al ánimo de los mineros y de la comunidad en general. Aun así, como lo han hecho históricamente, los trabajadores pelearán para mantener su fuente de trabajo. “Nosotros no descartamos un plan de lucha, nosotros vamos a resistir” manifestó el sindicalista.

Todavía resuena en la memoria la figura de Avelino Bazán, aquel sindicalista minero que encabezó la multitudinaria Marcha de los Mineros del 8 de marzo de 1964, cuando después de casi un mes de huelga exigiendo mejoras salariales y condiciones laborales, marcharon desde aquel pueblito alejado hasta la capital jujeña.

Bajo el gobierno de facto de 1976, Bazán fue detenido, torturado y desaparecido por la dictadura cívico-eclesiástico y militar.