JUJUY

Le hizo campaña a Julio Bravo

Obligaron a una agente municipal de riesgo a firmar un documento para volver a trabajar y falleció

Ocurrió en San Pedro, donde Gisela Sánchez se desempeñaba en el Mercado de Artes y Oficios, lugar donde se registraron varios casos de covid 19. Pese a que tenía un solo pulmón, el municipio la obligó a regresar a su trabajo bajo amenaza

Foto de Facebook de Gisela Sànchez durante la campaña 2015
Foto de Facebook de Gisela Sànchez durante la campaña 2015

 

Fueron reiteradas las veces que el gobernador Morales sostuvo que Jujuy mantiene una situación precaria respecto al covid 19, apuntando a la población a que siga cumpliendo las medidas sanitarias para evitar el rebrote de la enfermedad, sin embargo, estas normas parecen no regirse en las dependencias gubernamentales, tal como ocurrió en San Pedro, donde una agente que pertenecía al grupo de riesgo fue obligada a volver a su trabajo y como consecuencia se contagió y terminó falleciendo.

Se trata de Gisela Sánchez, de 34 años, quien se desempeñaba sus labores en el Mercado de Artes y Oficios, lugar donde se registraron varios contagios y pese a ello, el municipio la obligó a firmar un documento indicando que era su voluntad reintegrarse -bajo amenaza- aún cuando las autoridades tenían conocimiento que tenía un solo pulmón.

Sandra Alicia Sánchez, mamá de Gisela denunció que la administración de Julio Bravo dejó morir a su hija y sostuvo “son todos asesinos de mi hija, pido justicia”.

Con un profundo dolor, la mamá de la joven fallecida contó que su hija falleció el 25 de diciembre por covid. “Mi hija era una paciente de riesgo, con enfermedades de base como asma crónica y artritis reumatoidea, era medicada cada 6 meses con drogas especiales para poder subsistir por el tema de sus huesos”.

Aun así, la obligaron a volver a trabajar. “Mi hija con certificado de discapacidad presentado en el municipio fue obligada a firmar una nota donde ella se hacía responsable de volver a trabajar, cuando mi hija era una paciente de altísimo riesgo y su salud estaba muy comprometida”.

Sobre su estado de salud, Alicia comentó “el municipio tiene más de 200 certificados médicos presentados por mi hija especificando sobre su salud” y agregó que fue la propia médica de Gisela quien en el marco de la pandemia le extendió otro certificado explicando que dado su estado de salud no debía presentarse a cumplir sus tareas, recomendación que el municipio se negó a cumplir.

Asimismo, la madre de la empleada municipal fallecido subrayó que el municipio no tiene ART, como así también que las autoridades indicaron que no se van a hacer responsables de lo sucedido. “Me citaron al municipio y fui recibida por Marcelo Castro (Secretario de Gobierno de San Pedro) y el intendente interino Cristian Aguirre (Presidente del Concejo Deliberante, suplente de Bravo quien se encuentra de vacaciones) dos inútiles qué dicen que no se van a hacer responsables, que el municipio hizo todo lo que tenía que hacer para proteger a su gente”, exclamó enojada.

Y cuestionó “yo me pregunto ¿qué hicieron para proteger a mi hija? nadie la protegió sabiendo que era una paciente de riesgo, la mandaron a trabajar en medio de toda la gente y muchísimos compañeros del Mercado de Artes y Oficios del turno mañana como el turno tarde se han contagiado”.

Gisela Sánchez ingresó a la gestión municipal en 2015, luego de participar activamente en la campaña de Julio Bravo como candidato a intendente. La militante radical (pertenecía a la Juventud Radical), desde el inicio de sus labores en el ejecutivo local presentó toda la documentación sobre su discapacidad, por lo cual, el municipio no podía desconocer los riesgos de hacerla trabajar en el marco de la emergencia sanitaria.

Pese a ello, fue obligada a firmar un documento donde expresaba que pedía “ser reintegrada en sus funciones” ya que se encontraba de licencia sanitaria desde el pasado 13 de julio de 2020, bajo el argumento que había bajado la curva de contagios.

Gisela accedió a ello ante los rumores “que quienes no volvían a trabajar le iban a levantar la tarjeta” sostuvo la madre.

Tras confirmarse el diagnóstico positivo, la mamá de Gisela pidió que cerraran la municipalidad para su desinfección, pero siguió funcionando con normalidad.

Por el caso de Gisela, su mamá hizo una denuncia en la Comisaria 35, donde presentó la historia clínica de su hija.

“Hicieron todo mal, no la cuidaron, por lo tanto yo responsabilizo a todo el municipio y a todos los funcionarios de la muerte de mi hija, no pensaron en mi hija que dejó un hijo solo”.

Por último, detalló “cuando mi hija agonizaba, dos días antes que ella muera, tiene la descaradez de llamarme por teléfono el señor Cristian Aguirre y la señora Giselle Bravo (funcionaria municipal e hija del intendente) me llaman para presentarse en mi casa después que mi hija había muerto, ¿para que los necesitaba yo ahí, sí cuando tuvieron que ocuparse de la salud de mi hija ellos me dieron la espalda, hicieron abandono de persona con mi hija?