JUJUY

Juicios de Lesa Humanidad

Terrorismo de Estado: por las 11 mujeres víctimas, HIJOS Jujuy se presentó como querellante

Por los delitos de desaparición forzada y tortura, la agrupación se erigió demandante por en la causa que investiga crímenes de lesa humanidad ocurridos entre 1975 y 1983

Foto de archivo
Foto de archivo

 

El pasado martes 29 fue un día histórico para las mujeres ya que finalizando el año, ese día H.I.J.O.S. (Hijas e Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio) Jujuy se presentó como querellante por los crímenes cometidos contra once mujeres durante el periodo de 1975- 1983, el patrocinio letrado está a cargo de María José Castillo y Alfredo Zaburlín.

Se trata de Mercedes Susana Zalazar, Martina Hermelinda Chávez, María Ninfa Hochkofler, Sara Cristina Murad, Gladis Ramona Artunduaga, Ana María Martínez, Dora Rebechi, Martina Libertad Weisz, Susana Pagliero y Sofía D´Andrea, sobrevivientes del terrorismo de Estado en la provincia. También está el caso de Marina Leticia Vilte, quien aún permanece como víctima de desaparición forzada, el patrocinio letrado está a cargo de María José Castillo y Alfredo Zaburlín. Por todas ellas es que exigen juicio y castigo a los culpables.

Testimonios de mujeres sobrevivientes al terror, horror y tortura de la dictadura. Mujeres que se reconstruyeron después de tanto dolor y sufrimiento pudieron relatar lo que padecieron y reconstruir historias de desaparecidos.  Esas voces siguen clamando justicia y castigo a los culpables. Además, las víctimas del horror, proponen reflexionar y aportar a la memoria social para sostener Memoria, verdad y justicia para el presente y el futuro.

En un comunicado Hijos Jujuy expresa que las mujeres de los ´60 y ´70 fueron transgresoras en todos los sentidos, rompedoras de “moldes” y mandatos patriarcales, salieron insurrectas a la vida política y sexual, sus presencias interpelaron todas las revoluciones de esas décadas.

Claro está que semejante osadía, durante los años de plomo, las pondrían en la mira de los sostenedores de “Dios, Patria y Hogar”, el castigo se haría sentir cruelmente en sus cuerpos, castigaron su maternidad y hasta les robarían a sus hijxs.

En el mismo sentido, los delitos contra la integridad sexual de los que fueron víctimas, lo que implica todo tipo de abuso, fue una de las modalidades de represión más silenciadas de la última dictadura militar en Argentina.

Con el proceso de los juicios penales y el avance de los derechos humanos de las mujeres, de las que ellas fueron actoras fundamentales, entre otras cosas, es que pudieron, no todas, de algún modo, romper con la barrera de los silencios sociales, esto fue un doloroso pero gran paso que dio lugar a que los crímenes sexuales sean considerados como delitos de lesa humanidad, esto se logró por la entereza y valentía con las que estas mujeres, durante sus testimoniales, pudieron poner en palabras el horror que habían vivido.

Caso por caso, las mujeres víctimas de la represión, tortura y desaparición

Marina Leticia Vilte dirigente sindical de la Asociación de Educadores Provinciales (ADEP) Jujuy, fundadora de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), su primera detención fue el 24 de marzo de 1976 por una patota del ejército que irrumpió en su domicilio, la llevan al RIM 20 y de allí al penal del barrio Gorriti, fue liberada en abril de ese año.

El 31 de diciembre es secuestrada por segunda vez de su domicilio en San Salvador de Jujuy junto a su hermana, Selva. Ambas son subidas al vehículo y trasladadas al barrio Ciudad de Nieva donde está el complejo de viviendas militares, allí los genocidas sacaron armas, les comunicaron que estaban siendo secuestradas y les vendaron los ojos.

Luego de pasar por el lapso de aproximadamente una hora en el CCD (Centro Clandestino de Detención) Comando Radioeléctrico, el vehículo donde son transportadas Marina y Selva se dirige con destino a la Ruta 9, las bajan del auto, en ese momento Marina le toca la pierna a Selva y le dice: “no te preocupes hermana”. Marina y Selva son separadas, subidas en diferentes transportes y con destinos diferentes, es la última vez que se la ve a Marina con vida, a partir de ese momento, y hasta el día de la fecha, permanece como víctima de desaparición forzada.

Sofía Alicia D´Andrea, fue secuestrada en su casa el 11 de noviembre de 1974, por una patota de la Policía Federal. En ese momento era empleada de la Asociación de Educadores Provinciales (ADEP). Marina Vilte, le había dado lugar en el gremio después de que fuera dejada cesante en la escuela donde desarrollaba tareas docentes como consecuencia de una de la detención por razones políticas de su primera pareja Juan Carlos Arroyo, quien luego fue secuestrado en octubre de 1976 en Buenos Aires y asesinado en febrero de 1977. Cn él tuvo dos hijas, Sofía Azucena y María Eva.

En el momento de su secuestro estaban también en la vivienda sus dos hijas de 6 años y dos compañeros de militancia que también fueron secuestrados. El 17 de noviembre del mismo año, casi una semana después de ser detenida ilegalmente, es trasladada a la cárcel del Hogar Buen Pastor, permaneció allí hasta los primeros días de junio de 1975 cuando sale expulsada del país, con destino al Perú. Su regreso definitivo al país fue en el año 1986.

En San Pedro fueron 6 las mujeres secuestradas en el marco de la política represiva: Zalazar, Chavez, Hochkofler, Murad, Artunduaga y Martinez, en el marco de una serie de operativos represivos de fuerzas conjuntas comandados por la Unidad Regional 2 (UR2) de la policía de la provincia de Jujuy entre los meses de mayo y julio de 1975, para dar con jóvenes militantes, la mayoría vinculados a “La Campaña de Reactivación Educativa de Adultos para la Reconstrucción”, un conjunto de políticas de la Dirección Nacional de Educación del Adulto (DINEA), más conocida como la CREAR, que fue una campaña de alfabetización que se desarrolló entre los años 1973 y 1975.

La escalada represiva se inicia con la detención del cura párroco de Santa Clara, Filadelfo José Franco. De las pruebas documentales y testimoniales surge que la empresa Ledesma estuvo involucrada en la detención de estas mujeres.

Por otra parte, también jugaron un papel importante los jueces de esa época, en este caso Néstor Eduardo Meyer, ya que todas: Mercedes, Martina, María Ninfa, Sara, Gladys y Ana María denunciaron ante este magistrado los vejámenes a los que habían sido sometidas y la arbitrariedad de sus detenciones, pero este juez, jamás profundizó sobre esos hechos y menos aún intercedió, tampoco ejecutó las medidas necesarias, teniendo las facultades para ello por la función que llevaba adelante, y permitió que siguieran detenidas.

Todas ellas permanecieron ilegalmente detenidas en el presidio del Hogar Buen Pastor, luego, en la Unidad Penitenciaria de Gorriti y trasladadas el 7 de octubre de 1976 a la cárcel de Devoto en la provincia de Buenos Aires hasta que recuperaron la libertad. Martina Chávez y María Ninfa Hochkofler, salieron con rumbo a Francia, Sara Murad, Gladis Artunduaga y Ana María Martínez, volvieron a San Pedro. En ninguno de los casos se pudieron comprobar las acusaciones contra ellas.

Por último, también hubo detenciones en Libertador General San Martín.

Dora Rebechi, fue secuestrada el 16 de octubre de 1974 junto a su esposo, Jorge Osvaldo Weisz. Durante la madrugada del 15 de octubre siendo aproximadamente las 23.30, irrumpe en el domicilio de la pareja una patota integrada por personal de la policía provincial fuertemente armada, en la casa se encontraban el matrimonio de Jorge Weisz y Dora Rebechi junto a sus dos hijas; Rosa María que tenía tres años y Victoria Irene de dos meses y medio.

De las pruebas documentales y testimoniales surge que su esposo, debido a su actividad gremial había sido despedido injustamente por la empresa Ledesma.

Dora, es confinada, durante el primer periodo de su detención, en el Hogar del Buen Pastor y Jorge en la Unidad Penitenciaria de Gorriti. Por un corto periodo, pudo visitar a Jorge en el penal hasta que se recrudeció el régimen carcelario, en medio de esas visitas es concebida la última hija de la pareja, Martina Libertad. Dora cursó el embarazo durante su presidio en el Hogar del Buen Pastor sin ningún tipo de control médico correspondiente, poniendo en riesgo la integridad física y emocional de Dora y la niña.

La pareja fue sometida sistemáticamente a tratos crueles e inhumanos. Frente al Juez Néstor Eduardo Meyer, Dora relató con detalles todas las situaciones vividas por ella y su esposo desde el momento en que las fuerzas de seguridad ingresan a su domicilio, este juez, al igual que en los casos de las compañeras de San Pedro, jamás profundizó sobre los hechos denunciados y menos aún intercedió, tampoco ejecutó las medidas necesarias, teniendo las facultades para ello por la función que llevaba adelante permitiendo que la pareja siguiera detenida.

En noviembre de 1975 Dora sería trasladada junto a su hija Martina a la cárcel del barrio Gorriti y el 7 de octubre de 1976 al penal de Devoto en la provincia de Buenos Aires, desde donde saldría en mayo de 1979 con destino a Israel, luego se trasladaría a Francia para poder reencontrarse con sus tres hijas. Una vez consolidado el régimen democrático, Dora, volvería al país en el año 1985.

Sobre Jorge, se sabe por testimonio de Julio Moisés, que en diciembre de 1976, fue sacado de su celda, con la excusa de que le darían la libertad, conducido hacia dependencias de la jefatura y/o central de policía de la provincia, lugar donde se lo vio por última vez con vida. De Jorge nunca más se supo nada, permanece aún como víctima de desaparición forzada.

Martina Libertad Weisz, estuvo privada ilegalmente de su libertad, junto y en relación al secuestro de su madre, María Dora Rebechi, desde el día que nació en el hospital Pablo Soria de la ciudad de San Salvador de Jujuy, el 18 de octubre de 1975 a las 19:35, hasta casi cumplido su primer año de vida, cuando es liberada desde la Unidad penitenciaria de Devoto el 8 de octubre de 1976.

Martina fue concebida durante el cautiverio de su madre Dora y su padre Jorge, cuando el régimen carcelario, antes del golpe militar, tenía unos atisbos de humanidad y le permitieron a Dora visitar a su marido los domingos, en medio del horror y la muerte, el amor y la vida.

Asentada con el nombre de Martina Libertad, llegó al presidio a cargo de las monjas, nombre que tiene también su historia, cuando el día de la madre en el hogar Buen Pastor les dieron una muñeca de plástico para cada una de las hijas de las presas, la mayor de las hijas del matrimonio, Rosa María, le puso junto a su madre el nombre de Martina a la suya, a la visita siguiente, Dora tenía que contarles que venía en camino un hermano o hermana, Rosa muy angustiada le contó que había perdido su muñeca, entonces Dora para consolarla le dijo que no se preocupara que ahora iba a tener una Martina de verdad, así quedó decidido el primer nombre. Por su parte Jorge, cuando supo del embarazo de Dora le pidió a un preso común que le hiciera un anillo con una moneda que le hizo llegar a Dora, la sortija tenía grabado “amor y libertad” de allí su segundo nombre.

El 7 de octubre de 1976 la madre y la niña son transferidas al penal de Devoto. Al llegar a esa cárcel, son separadas del resto de las presas políticas y llevadas a una oficina, allí le informan que Martina no podía permanecer con ella en ese presidio, le solicitan el contacto de algún familiar y Dora proporciona el de su suegro que vivía en esa ciudad. Al día siguiente le piden que entregue a la nena, la situación era desgarradora, Martina, que aún era amamantada, lloraba a gritos, Dora trataba de tranquilizarla mientras se alejaba; “ya nos vamos a ver, ahora te vas con la abuela”. Y luego el vacío de nuevo.

Dora había dejado en manos de sus vecinxs, el 16 de octubre de 1975, una niña de tres años y otra de dos meses y medio a la que le estaba dando de mamar cuando la secuestraron. Principalmente su hermana y también su madre y padre, que vivían en Paraná, se habían hecho cargo de ellas, el suegro y la suegra de Dora, que vivían en Buenos Aires, estaban en el trajín de tramitar la libertad del matrimonio, era lógico que Martina quedara con Dora ante esta situación.

Martina nunca tuvo el amparo de la justicia. El 17 de enero de 1981, las niñas se encontraron con su madre en París, tenían 9 años Rosa, 6 Victoria y 5 Martina. Después de 6 años, en el caso de Rosa y Victoria, y 5 de Martina, sin ningún ojo verdugo sobre ellas, pudieron abrazarse.

Susana Virginia Pagliero, fue secuestrada en diciembre de 1976, su esposo, Carlos Ernesto Patrignani, era asesor legal de la Obra Social del Sindicato del Azúcar de Ledesma, y había sido detenido ilegalmente en noviembre de 1975. Debido a la persecución política que se había desatado en contra de los integrantes de esa obra social, es que la pareja decide que Susana abandone la provincia.

El 23 de diciembre de 1976, un vecino le avisa a Susana que fue publicado en los diarios del país un listado, emitido por el PEN, de personas a las que se les habría otorgado la libertad, entre ellas se encontraba Carlos, al ver que su esposo no se comunicaba, a pesar de su supuesta libertad, es que decidió viajar con destino a San Salvador de Jujuy.

Camilo Patrignani, padre de Carlos, logra tener una entrevista con el Cnel Bulacio, Susana espera afuera del RIM 20, como su suegro no salía comenzó a preocuparse, decidió entonces entrar para ver qué pasaba. Una vez que ingresó le comunican que quedaba detenida, la introdujeron en el asiento de atrás de un patrullero, entre dos policías, la llevaron al CCD (Centro Clandestino de Detención) Comando Radioeléctrico, ubicado en el predio de la ex central de policía de la provincia.

En enero de 1977, es trasladada a la Unidad Penitenciaria de Gorriti, allí permaneció durante un año, sometida a tratos crueles e inhumanos durante todo su cautiverio, es liberada un año después. El día que le dan la libertad, la sacan de su celda, la introducen en un vehículo, con destino al RIM 20. Allí la entrevistó el oficial del ejército Bulgheroni y le dijo: “tu marido está muerto, pero si vos le decís a su familia o reclaman su cadáver van a desaparecer todos”. Luego de esta confesión, nunca más tuvo noticia alguna sobre el destino de su esposo Carlos Patrignani, quien aún permanece como víctima de desaparición forzada.