NACIONALES

Desacuerdos con sus medidas en el frente opositor

El gobernador Morales "se mostró poco solidario y xenófobo", según referentes de Juntos por el Cambio

Dirigentes nacionales opositores manifestaron sus diferencias con el pedido de declaración de estado de sitio del gobernador y sus declaraciones sobre una explosión de virus en CABA y Buenos Aires

Imagen de archivo: Naidenoff, Morales, Cornejo y Negri
Imagen de archivo: Naidenoff, Morales, Cornejo y Negri

Por: Laura Serra y Gustavo Ybarra para La Nación

Dirigentes de primera línea de Juntos por el Cambio cuestionaron la actitud del gobernador radical Gerardo Morales , quien decidió blindar Jujuy al ingreso de ciudadanos provenientes de todo el país, incluyendo residentes jujeños, de Capital y de Buenos Aires, donde se registra el mayor número de contagiados del coronavirus . "La Capital y el conurbano van a explotar", dijo Morales, en una charla con periodistas de su provincia.

En Juntos por el Cambio consideran, que no es oportuno ni imprescindible, en el estado actual de situación, que el presidente Alberto Fernández disponga el estado de sitio en todo el país, un pedido que plantean varios gobernadores, entre ellos el jujeño Morales.

"Los estados provinciales tienen que actuar con responsabilidad, que no se pierda la idea de Nación integrada", afirmó el jefe del interbloque de senadores de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff (UCR-Formosa).

Y a diferencia de su correligionario Morales, el formoseño rechazó la posibilidad de declarar el estado de sitio. "Sería la última instancia", dijo. "Hoy no tenemos estado de conmoción interna, las fuerzas de seguridad están trabajando de manera organizadas y no hay saqueos ni desbandes. El virus se frena con mucha concientización social, pero no con represión", afirmó Naidenoff.

El anuncio de Morales del cierre total de fronteras jujeñas fue muy cuestionado puertas adentro de Juntos por el Cambio. "Al no permitir que ni siquiera los estudiantes de Jujuy que estudian afuera puedan volver a sus provincias, Morales se muestra como una persona poco solidaria que apela a la salvación individual", comentó, en estricta reserva, uno de los socios de Morales en la mesa de conducción de Juntos por el Cambio.

"Con el criterio de Morales, la Nación debería entonces prohibir el ingreso de los ciudadanos argentinos varados en el exterior y no repatriarlos", agregó.

"A Gerardo se le fue la mano. Se mostró poco solidario y xenófobo respecto de quienes vivimos en la Capital y en Buenos Aires. Si en la Capital mostráramos esa misma actitud, podríamos entonces dejar de enviar los insumos que necesitaría el interior para combatir el virus, lo que sería una locura", enfatizó otro dirigente de Pro.

Otras voces del radicalismo lamentan también la actitud de Morales, aunque justifican su preocupación por evitar que el virus avance en su provincia, donde se detectó un caso. "Si bien el Gobierno dictó medidas atinadas en estas circunstancias, lo cierto es que cuesta mucho hacerlas efectivas en todo el país. La cuarentena puede generar conciencia de prevención, pero en algún momento la gente que es cuentapropista o monotributista tiene que salir a trabajar para comer. Y el Gobierno no está actuando sobre este problema", consideró un encumbrado dirigente de la UCR.

En la UCR predomina la certeza de que un eventual estado de sitio en todo el país, en estos momentos, "sería apresurado" pues, a su juicio, no están dadas aún las condiciones para una medida cuyo efecto inmediato consiste en la suspensión de las garantías constitucionales de todos los ciudadanos, quedando facultado el Presidente a arrestar o trasladar a las personas de un punto a otro del país sin intervención judicial. El propio Fernández dijo ayer que "no hace falta" un estado de sitio y que "no quisiera llegar" a semejante cosa.

"No hay que 'malvinizar' la pandemia del coronavirus: el estado de sitio no va a resolver, en el estado actual de cosas, el problema del virus en la Argentina. El cumplimiento de la cuarentena obligatoria está mostrando un alto acatamiento por parte de la población. Habrá que ver cómo evoluciona la situación, pero por ahora no hay que sobreactuar", enfatizó Mario Negri , jefe del interbloque de diputados de Juntos por el Cambio.

También Patricia Bullrich , presidenta de Pro, consideró que en las actuales circunstancias un eventual estado de sitio en todo el país no aportaría demasiado en la prevención de la pandemia. "Hoy el Presidente cuenta con las atribuciones que le confiere el decreto de necesidad y urgencia que dictó el jueves pasado y la ley de flagrancia, que le permite detener a aquellas personas que transgreden las normas", enfatizó.

En la misma línea, el diputado Pablo Tonelli , miembro del Consejo de la Magistratura, sostuvo que en estos momentos el estado de sitio "no es imprescindible" aunque no descarta que en un futuro pueda serlo. "El estado de sitio ofrece la posibilidad al Poder Ejecutivo de detener personas sin necesidad de someterlas, al mismo tiempo, a un proceso judicial. Es una medida excepcional. Hoy el Presidente cuenta con amplias atribuciones merced a la ley de emergencia sancionada en diciembre pasado y con el DNU con que decretó la cuarentena obligatoria", enfatizó.