NACIONALES

Servirá para evaluar la evolución de la enfermedad

El gobierno nacional ordenó la compra de medio millón de test para el COVID-19

La medida tiene como objetivo distribuir los kits en 35 nuevos centros de la red nacional de laboratorios de influenza y acelerará los estudios

Foto ilustrativa
Foto ilustrativa

Mientras que el presidente Alberto Fernández analiza si extiende el aislamiento social obligatorio, en paralelo, ordenó la compra de medio millón de test para el COVID-19 con el objetivo de distribuirlos en distintos centros de estudio y poder observar cómo es la evolución de la enfermedad de manera más rápida.

De esta manera, los reactivos para detectar coronavirus serán distribuidos entre 35 centros de la red nacional de laboratorios de influenza y acelerará los estudios, con los cuales se podrá avanzar en un análisis de la enfermedad en el país, observación que permitirá establecer la efectividad de la cuarentena.

Al mismo tiempo, desde el Instituto Malbrán confirmaron que se han generado las condiciones para triplicar la cantidad de muestras que se analizan actualmente.

Hasta el momento, según detallaron desde el instituto, se cuenta con un total de 65.570 determinaciones (reactivos para diagnosticar el coronavirus) mientras que se espera que a partir de la semana próxima los nuevos 35 laboratorios se sumen a la red con las condiciones necesarias para realizar estos análisis.

Desde la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS) Dr. Carlos Malbrán destacaron que durante la pandemia H1N1 de 2009 se procesaron hasta 1000 muestras por día y que por coronavirus hoy se analizan "entre 200 y 300 por día, el día tope, 315, por debajo de nuestra capacidad".

“No hay remanente de muestras no analizadas. Se recibe, se analiza y se carga en el sistema nacional de vigilancia sanitaria Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA)”, precisaron.

El viernes 20 especialistas de los laboratorios recibieron una capacitación en diagnóstico, pautas para manejo de bioseguridad y se los instruyó para que notifiquen los casos positivos y negativos en el SISA, lo que también deben realizar los laboratorios privados.

Asimismo, se actualizó “el estado de situación de las cabinas de seguridad biológica de cada uno de esos laboratorios”.

En esta dirección, las autoridades informaron que se adquirieron 25 equipos de PCR de tiempo real utilizados para detectar coronavirus para los laboratorios que lo necesiten y 25 cabinas de seguridad biológica "para todos aquellos que necesitan modificar, reemplazar o habilitar otra cabina en su lugar de origen".

“Ahora vamos a empezar la distribución de los reactivos. Queremos garantizar la confiabilidad de todas las determinaciones (reactivos)", señalaron las fuentes.

La distribución de parte de los primeros 52.500 reactivos comenzará el viernes 27.

La descentralización es progresiva, “de acuerdo a las necesidades epidemiológicas”, se indicó.

Hasta hoy las instituciones descentralizadas operativas son INE/ANLIS Mar del Plata, Hospital Garrahan, Hospital El Cruce, Hospital Muñiz, Hospital Posadas, Chaco, Córdoba, Santa Cruz, San Luis y Tierra del Fuego.

Ante un eventual crecimiento del número de individuos a testear que no pueda absorber la primera red, se trabaja en la confección de una base de datos que incluya la infraestructura y recursos humanos de un segundo y tercer anillo de laboratorios que incluya a CONICET y universidades, entre otras instituciones.

De todos modos, desde el Instituto Malbrán aclararon que están "activos" y que los laboratorios descentralizados "pueden mandar lo que quieran; al principio pueden surgir dudas y ANLIS va a estar disponible para lo que algunos de estos laboratorios quiera enviar".

También "se prevé asistencia técnica local" como ya han hecho con hantavirus, agregaron.

El test de diagnóstico indica la presencia del genoma viral en el individuo, y puede llevar entre 3 y 4 horas si el individuo es positivo o negativo o entre 6, 7 horas si se necesitó otra prueba.

Las autoridades afirmaron que se está utilizando el diagnóstico molecular “porque los países que lo implementaron fueron los que mejor les fue”.

Las fuentes adelantaron que "la prioridad hoy es el diagnóstico de los casos sospechosos, pero ya el Ministerio de Salud está desarrollando una estrategia con distintos escenarios epidemiológicos", lo que puede implicar utilizar un abordaje con otros reactivos, "específicos para cubrir la cadena completa, que vaya desde el asintomático que pudo haber estado en contacto, hasta el contacto y el caso sospechoso".

Fuente: Télam