NACIONALES

Decisiones necesarias a la velocidad imprescindible

La salida de Ginés González García: El escándalo, los daños y las respuestas

La trayectoria de Ginés, las responsabilidades de los funcionarios y las políticas, la crónica mayor y las menudencias, la capacidad de respuesta y lo que le espera a Carla Vizzoti

La salida de Ginés González García: El escándalo, los daños y las respuestas

 

 

 

El presidente Alberto Fernández tomó las decisiones que debía, a la velocidad imprescindible. Le ordenó al jefe de Gabinete Santiago Cafiero que exigiera la renuncia del ministro de Salud Ginés González García. Y “bajó” de la comitiva a México a los diputados Jorge Taiana y Eduardo Valdés que hicieron uso de las malhadadas vacunaciones de privilegio que se conocieron ayer mismo.

La medida, imprescindible, no reparará el grave daño causado. Pero toma distancia de una conducta odiosa, imperdonable.

Garantizar la provisión de vacunas de modo transparente, universal, es uno de los primeros deberes oficiales en pandemia. Redoblado por la cantidad de personas muertas o contagiadas. Hay, literalmente, millones que esperan respetuosa y cívicamente su turno. La existencia de un sistema paralelo, una vacunatorio VIP, lastima la reputación del oficialismo y, sin duda, desazonará a mucha gente común.

La responsabilidad política se mide con otros parámetros que la jurídica o la penal. Se dirime de inmediato, lo resuelto por AF funciona como inapelable.

Siempre es falaz argumentar “hay que esperar a la Justicia” para resolver sobre el destino político de funcionarios sometidos a denuncias verosímiles. “La Justicia” demora años en sentenciar, si llega a hacerlo. En cambio la opinión pública entra en ebullición en cuestión de minutos. Los datos concretos sobre eventuales responsabilidades seguirán sus derroteros. Tienen que pesquisarse. Dirimir para la historia, la crónica y los tribunales quién decidió, quien toleró, avaló o careció de calidad institucional para vigilar. Procurar evidencias, en otros tiempos y otros ámbitos.

**

La enorme trayectoria de Ginés como funcionario exitoso y creativo, sanitarista respetado, referencia para otros profesionales de la salud, cuadros políticos o ciudadanos de pie puede-debe señalarse en esta columna veloz. Pero tampoco lo exime de la responsabilidad por el escándalo. En cierto sentido, podría ser al revés: un hombre de sus quilates, seguramente el mejor ministro de Salud desde 1983, jamás puede impulsar, prohijar o dejar pasar comportamientos tan nocivos para el sistema democrático.

**

Corresponde, de igual forma, ubicar la crónica menuda en un rango secundario. Claro que será interesante saber qué motivos llevaron al periodista Horacio Verbitsky a hacer sus declaraciones radiales. Pero en todo posible tráfico de influencias consumado entre gente común y funcionarios, la responsabilidad de éstos es mayor. La inconducta (en supuestos extremos los delitos) se consuma entre dos partes: una carga con deberes superiores por haber jurado servir a los demás.

Por eso, módica digresión, fue chocante que se asediara a la intelectual Beatriz Sarlo a que diera precisiones sobre una denuncia similar que verbalizó días atrás, Son contadas las personas obligadas a denunciar hechos impugnables y aún delitos. Una ciudadana común no está forzada. Funcionarios o legisladores o jueces tienen ese deber lo que refuerza lo que venimos diciendo.

**

En corrillos, en los medios, en las charlas de quincho o de café se especula sobre operaciones políticas. Pudieron suceder… corresponde colocarlas en un rango menor, de momento. Sobrevendrá, desde luego, el aprovechamiento político de la oposición, del sistema de medios hostil al gobierno. Sacarán ventaja. Son las reglas de juego.

El oficialismo se equivocaría si entrara en el intercambio de reproches, si trata de empardar lo sucedido con otros escándalos del macrismo. O con el colapso de la inscripción para vacunarse en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La mala fe de los adversarios no excusa ni atenúa.

Lo pertinente es reconocer la culpa, apartar a los responsables. Y desde el primer momento demostrar con hechos que no sucederá más. En materia política no rige tampoco la presunción de inocencia, clave en el derecho penal. El gobierno ha sufrido un golpe, auto infligido, puesto de relieve por lo que se consideraría fuego amigo.

Su misión es rehacerse. Multiplicar esfuerzos para conseguir más vacunas con mayor celeridad. Transparentar su número, el modo en que se distribuyen, quiénes la reciben.

**

Ascender a ministra a la secretaria de Acceso a la Salud Carla Vizzotti reconoce los méritos de una funcionaria idónea, comprometida, que labura 24x7 desde que asumió, una de las mejores comunicadoras oficiales. Aparte de esos méritos, también hablamos de política. La transición más sencilla sin desplazamientos bruscos no pondrá fin a la comidilla sobre jugadas conspirativas, carambolas a varias bandas. Pero les restará sustento. Por lo menos, sugerirá que las hipotéticas operaciones no lograron su cometido.

**

Luego de una jornada aciaga quedan pendientes las tareas ciclópeas que cargan sobre el gobierno. Su “condena” es ser juzgado por sus desempeños… retrocedió varios casilleros aun mediando los certeros reflejos presidenciales. Para quienes siguen en funciones, el deber es seguir trabajando, redoblar vigilancias, demostrar que el mal paso fue una excepción.

Fuente Página 12