NACIONALES

Libertad de prensa o libertad de empresa

Los reclamos laborales que Clarín oculta e ignora

Periodistas, diseñadores y empleados de Clarin y su editora AGEA S.A. mantienen medidas de fuerza en demanda de mejoras salariales y reincorporación de despedidos

Los reclamos laborales que Clarín oculta e ignora

Aunque algunos medios nacionales reclaman para sí mismos el título de guardianes de la libertad de expresión, cuando los reclamos gremiales de los propios empleados tocan sus puertas en protesta por despidos y en demanda de mejores condiciones de trabajo, los  hechos no son difundidos y se los oculta ante la opinión pública.

Este silencio cuenta con la complicidad de otros grupos mediáticos de intereses empresariales parecidos y el coincidente desinterés en revelar el malestar de sus trabajadores

Es el caso de empleados del Grupo Clarín y su empresa editorial AGEA, S.A  quienes producen contenidos digitales y gráficos para diversas publicaciones de ese grupo como el propio Diario Clarín, Olé, La Razón y los sitios web: iEco, MUY, entre mujeres.com, 365, entre otros.

Desde hace tres semanas la comisión interna gremial de Clarin/AGEA viene implementando medidas de protesta por el ajuste salarial que los afecta y en demanda de reapertura de paritarias. Este “Plan de reclamo salarial” de redactores y diseñadores consiste en un cese de tareas durante una hora y el apagón de monitores.

Convocaron además a asambleas generales para los próximos martes 12 y miércoles 13, con la finalidad de analizar la situación que atraviesan y la implementación de posibles nuevas medidas de fuerza.

Ya en un comunicado de redes sociales emitido el pasado a mediados de octubre, los trabajadores de prensa expresaron una “gran preocupación por la emergencia salarial” y manifestaron la decepción que les provocó el incumplimiento de los compromisos asumidos por AGEA tras los despidos masivos del 17 de abril. En esa oportunidad 56 empleados fueron desvinculados sin mediar explicaciones, negándoles el ingreso a la planta de Clarin, que amaneció vallada y custodiada por la policía.

“Haz lo que yo digo, no lo que yo hago” es la frase que resume la impostura de estos grupos mediáticos concentrados, cuyos portavoces demandan a la política y la sociedad una libertad de expresión que en su propia casa no conceden. Pero libertad de empresa y libertad de prensa, no son lo mismo.