OPINIÓN

¿Con quién viajó y cuánto gastó?

¿Alfa u Omega? Gerardo Morales: el eterno retorno del viajante

Luego de un viaje de 22 días por Estados Unidos y China, el cual no informó, Gerardo Morales intenta mostrarse enérgico y activo, imponiendo medidas que no solucionan los problemas de los jujeños

El letolno del empeladol
El letolno del empeladol

Dicen que ya habría vuelto a Jujuy y puso a todas y todos en caja. Luego de un periplo por Nueva York y China que le insumió más de 20 días. Son rumores, porque nadie sabe con seguridad cuándo se fue ni con quién.

Se filtró que reunió a su estado mayor en lujosas oficinas donde impartió duras invectivas y reprendió con dureza a los alfiles que quedaron a cargo de sus asuntos. Ellos lo escucharon con reverencia y temor e intentaron brindar inútiles explicaciones sobre la marcha, caótica y desordenada, de los asuntos que estuvieron a su cargo en ausencia del líder.

Él les exigió que se pongan a trabajar inmediatamente molesto con la impericia y hasta debilidad con que gestionaron los conflictos suscitados en sus dominios. Sobre todo, lo irritó el manejo del paro de transportes, el más extenso de la historia local, que paralizó el servicio público por 6 días. Otros conflictos adormecidos despertaron como la paralización de obras públicas, en razón de la falta de pago por parte del estado o el intento de hacerlo con cheques voladores.

La escena y el tono parecen los de un cuento de origen medieval, color que daría la nota justa para ambientar las andanzas del ausente.

Pero lo cierto es que hablamos, como el lector habrá intuido, del Gobernador de la Provincia de Jujuy, Gerardo Morales que conduce un estado en principio republicano y no de un emperador de China cuyas peripecias, sueños o decisiones laberínticas darían pie a un relato borgeano con final paradójico o aleccionador.

Algunas versiones y acciones trascendidas a la prensa, un retorno misterioso con apariciones dosificadas, ciertas medidas tomadas de manera intempestiva contra los sectores que exhibieron disconformidad, alientan la construcción de un relato: el gran conductor ha retornado, se ha puesto en acción y con su dura mano va a poner las cosas en orden que se desmadraron en su ausencia.

El macho alfa, lomo plateado, barba de leñador está de vuelta, juntó a la tropa, los retó y los puso a laburar. Es una puesta en escena que se repitió tras viajes anteriores y pretende ostentar poder para compensar el vacío que asomó en la provincia ante la inopinada ausencia. Entonces ahora fulminará con sanciones a todos los que osaron disputar su conducción o iniciaron conatos de rebeldía por las razones que fuere, sí señor. Con ese verticalismo autoritario avanza el segundo semestre.

El patriarcado abunda en mitos y significaciones que muchas y muchos cuestionan pero es insoslayable su basamento en un imaginario social compartido con el pueblo que contribuye a brindar consenso a una conducción hegemónica desbordante de los límites democráticos

Gerardo Morales se ausentó de la provincia durante 22 días, sin dar aviso a la legislatura, ni solicitar su autorización, tal cual lo establece nuestra Constitución Provincial para cualquier viaje oficial mayor a 15 días.

Tampoco brindó información sobre los integrantes de la comitiva ni rindió cuenta de los gastos. Y esto lo hace con el dinero de los jujeños. Porque más allá de banderías políticas de la Legislatura, a quien debe rendir cuentas es a los ciudadanos, como cualquier gobernante democráticamente elegido.

Y no es la primera vez que lo hace, es al menos el cuarto viaje que emprende de este modo. Simplemente se ausenta y un día, cuando empiezan las preguntas, manda una foto de alguna conveniente actividad en Nueva York, Paris o China. El emperador se maneja bien en las redes sociales, le gusta mostrarse como un tierno adolescente tratando de comerse el mundo, y no como un funcionario adulto con la responsabilidad de gobernar una provincia en un país con una grave crisis económica.

Su vuelta es sigilosa, pero el retorno a escena incluye la sobreactuación casi como un intento de compensación. Ya que mientras él viajaba los jujeños nos quedamos sin transporte público por más de una semana, les impone a los choferes de la UTA una multa millonaria, y a los empresarios del transporte una mucho menor. Ahora sí, todo en orden.

¿Todo en orden?

¿Esa es la solución a un conflicto que persiste, con un problema de financiamiento de base y que creció a la luz de su ausencia? Es probable que no. ¿Y qué pasará con los miles de pasajeros que contaban con el BEGU, promocionado con bombos y platillos en épocas de campaña que ahora ven disminuidos la cantidad de boletos disponibles?

Y esto sólo para poner un ejemplo de los problemas que afectan a miles de ciudadanos como el desempleo, la inseguridad, un sistema de salud en retirada, los que no se solucionan con actuaciones, gritos destemplados y medidas excesivas.

El jueves 1° de agosto llega la fórmula presidencial Macri-Pichetto a Humahuaca para propiciar otra celebración interesada y vacía de la Pachamama, usando los símbolos y creencias del pueblo para obtener réditos electorales.  Una vez más.

Lo cierto es que los jujeños necesitamos un gobierno democrático que rinda cuenta de sus actos a la ciudadanía y solucione nuestros problemas. Los relatos de oriente con mandarines que actúan un papel mientras sacan provecho de las creencias más profundas del pueblo tienen su espacio en la literatura.