OPINIÓN

El gobernador en la derrota

Amores tóxicos: Jujuy no es propiedad del gobernador

Las declaraciones de Gerardo Morales apenas se supieron los resultados de las elecciones dan que pensar sobre su manera de concebir el poder.

Amores tóxicos: Jujuy no es propiedad del gobernador

“Te vuelves responsable, para siempre, por lo que has domesticado”, El Principito.

“Hay que seguir trabajando, garantizar la paz en Jujuy. Es innegociable la paz en Jujuy. Así que quiero darles tranquilidad a todos “, dijo el líder.

“Yo voy a cuidar Jujuy. Voy a cuidar al pueblo de Jujuy como sea” fueron algunas de las primeras palabras que pronunció Gerardo Morales, luego de que se difundieran los resultados de las elecciones del 27 de Octubre donde Juntos por el Cambio fue derrotado tanto a nivel nacional como provincial.

Tal vez la derrota puso a la defensiva al Gobernador y al sentirse acorralado sintió la necesidad de marcar el terreno.

“Yo voy a cuidar Jujuy” dijo. Como quien protege una propiedad o un bien que está en riesgo de perder. Pero Jujuy no es la propiedad de Gerardo Morales, ni él es un patrón que deba proteger su estancia.

En una democracia republicana un gobernador es un ciudadano común elegido por la población para ejercer por un plazo de tiempo la titularidad del poder ejecutivo provincial, teniendo a su cargo la administración pública. Pero, además, en una república existen otros poderes que le ponen límites: el poder legislativo aprueba o deroga las leyes y el poder judicial debe hacerlas respetar. Todo esto es educación cívica básica, verdades de Perogrullo. Si no estuviésemos en Jujuy.

Como decía Montesquieu “para que no se pueda abusar del poder hace falta que, por la disposición de las cosas, el poder detenga al poder».

Así que el sentimiento de posesión que este ciudadano hacia un estado es al menos exagerado, u obedece a motivaciones ajenas a las de un conductor político. O tal vez ciertas hormonas tardías le juegan una mala pasada.

“Voy a cuidar al pueblo de Jujuy como sea” prosiguió. Al menos tuvo en cuenta al pueblo de Jujuy. Podríamos preguntarnos si en las elecciones la principal o única demanda de la gente fue que la cuiden. De hecho si Gerardo hubiese recibido o entendido las demandas de los jujeños, estaríamos hablando de otro resultado.

Cuidar, que término ambiguo.

Como un hombre “cuida” a su familia.

Como un niño “cuida” a sus juguetes y no los presta. O como un militar “cuida” a su patria y ya sabemos la cantidad de aberraciones que se han cometido en nuestro país en nombre de ese cuidado

Como un varón “cuida” a su mujer, pero no sólo de los males, sino también cuidando que no salga sola, que no conozca a otras personas, controlando sus actividades. Los manipuladores cuidan a sus prójimos “por su propio bien”.

 

El patriarcado en sus múltiples sentidos asoma en este verbo.

 

Cuidar. Tiene que ver con la protección de un bien preciado (solicitada o no). Y también se relaciona con el dominio y el control de algo que se considera propio.

Voy a cuidarlo “como sea” dijo Morales. ¡Como sea! ¿Cómo es eso?

Una acción que se realizará a cualquier costo, sin importar cuáles son los medios para alcanzar ese fin ni las consecuencias, ni los límites constitucionales existentes para esa custodia o protección.

Cuidado con el cuidado que no ha sido solicitado. Como custodia, control y vigilancia. Cuidado con las acciones que se realizarán “como sea”, a cualquier precio. Denotan a un sujeto muy apegado a lo que considera propio, que en el fondo teme perderlo, esas palabras describen toda una concepción del poder político, desesperada y patriarcal.

Jujuy no es la posesión de nadie. Y sus ciudadanos tienen derecho a sueldos dignos, una alimentación correcta, salud y educación, no precisan favores paternalistas, mercedes, ni custodias apegadas.

Dispénsenos de esos cuidados señor Gobernador.