OPINIÓN

Carta Abierta de la nueva Defensora

Construir una comunicación democrática y participativa

Profundizar las acciones para fortalecer el derecho a la comunicación de niñas, niños y adolescentes, personas adultas mayores, mujeres y pueblos originarios, migrantes, personas privadas de la libertad, con consumos

Construir una comunicación democrática y participativa

 

Soy Miriam Lewin, Defensora del Público. Asumo esta tarea con entusiasmo, orgullo y responsabilidad. Junto a mi equipo y todas/os los trabajadores de la Defensoría nos comprometemos a llevar adelante una gestión democrática y participativa, de puertas abiertas a las/os comunicadores y todos los sectores de la población, sobre todo a quienes históricamente sufrieron la vulneración de derechos. Lo hago, además, en un contexto especial, en medio de este aislamiento social en el que nos encontramos para resguardar la salud de todas y todos.

Llegamos a una Defensoría del Público que sufrió un fuerte desgaste en años de vaciamiento institucional, inicialmente sin designación de un/a Defensor/a y después, con una intervención que la llevó a una parálisis casi total. Un organismo donde, afortunadamente, encontramos a muchas/os trabajadoras/es con alta capacitación y conocimiento y que con propuestas de acción vencieron el inmovilismo manteniendo vivo, pese a todo, el espíritu de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual 26.522, que creó y dio funciones a este organismo.

Venimos a poner la Defensoría nuevamente de pie. Para que esté al servicio de las audiencias, sobre todo de aquellas que tienen menos posibilidad de hacer oír sus voces en los medios de comunicación. Y queremos hacerlo junto a quienes trabajaron arduamente para que la comunicación sea un derecho, el que se plasmó en 2009 con la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Fue esa lucha por el derecho a la comunicación la que hizo posible que hoy estemos iniciando esta nueva gestión.

Llegamos con entusiasmo, nuevas propuestas y la intención de ampliar las competencias del organismo, articulando con otros ámbitos del Estado y de la sociedad civil.

Una de nuestras prioridades será federalizar la Defensoría. No sólo en el momento de las audiencias, uno de los pilares de ese federalismo, sino recibiendo denuncias, realizando capacitaciones, coordinando acciones con las organizaciones territoriales y llegando hasta el último punto del país con herramientas, para que el saber no quede en manos de una minoría.

Vamos a ponernos a la altura de lo que la sociedad reclama, en materia de género y de defensa de las mujeres frente a la violencia simbólica y mediática, aunando esfuerzos con las tareas de capacitación, denuncias y monitoreo que realizan los observatorios del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, el INADI y el ENACOM,  acompañando el reclamo de una Ley de Paridad y el cupo trans también en los medios.

Queremos profundizar las acciones para fortalecer el derecho a la comunicación de niñas, niños y adolescentes, personas adultas mayores, mujeres y pueblos originarios, migrantes, personas privadas de la libertad, con consumos problemáticos, en los hospitales de salud mental, personas con discapacidad, afrodescendientes, habitantes de barrios populares y otros sectores vulnerados.

Trabajaremos a la par de periodistas de todos los medios para promover una comunicación profesional, responsable. Sabemos que hay preocupación en las redacciones por el descrédito, consecuencia de mala praxis periodística. Hay avidez de formación, de consultoría autorizada. Pero también sabemos que es fundamental mejorar las condiciones de trabajo, erradicar la precarización laboral. Por eso, comprometeremos en la tarea a los sindicatos, las empresas, las redacciones y las universidades.

Estaremos asistiendo y capacitando a las/os comunicadores populares, de los pueblos originarios y los que pueblan de contenidos los medios sin fines de lucro.

Sumaremos, al esfuerzo colectivo, a las productoras, directoras/es, actores y actrices, publicistas, creativos audiovisuales, músicas/os y guionistas, para la promoción de una sólida industria nacional de generación de contenidos de ficción con una mirada inclusiva y diversa.

Todas y todos juntos, para construir una comunicación democrática y participativa, donde haya lugar para todas las voces, todas las imágenes y todas las miradas.