OPINIÓN

¿Jujuy es una democracia de baja intensidad?

Ekel Meyer: diputado, ministro y ahora juez. El fracaso de la gestión, menos independencia judicial

Por Alejandra Cejas, diputada por el Frente de Todos. La propuesta del Ministro de Seguridad para integrar el Superior Tribunal de Justicia evidencia el deterioro en la división de poderes y la democracia.

Fotomontaje: Gentileza de Revista Yarará
Fotomontaje: Gentileza de Revista Yarará

 

Por Alejandra Cejas, Diputada Provincial 

El gobernador Gerardo Morales, quiere que ocupe una banca – de las 9 actuales - en el Superior Tribunal de Justicia, su Ministro de Seguridad, Ekel Meyer. Entraría en reemplazo del Diputado M.C. Pablo Baca, quien pese a estar denunciado por violación, fue defendido con uñas y dientes, pero finalmente el peso de la opinión pública determinó su renuncia. Más adictos de Gerardo Morales en la justicia es un dato poco alentador para la democracia de baja intensidad que vive Jujuy.

El mismo Ekel Meyer que con mano de hierro, ocupó el rol de custodio de las políticas públicas del gobierno de Gerardo Morales desde el día 10 de diciembre del 2015 y por ello tuvo que renunciar a la banca que había logrado en las elecciones provinciales, para ocupar el cargo de Ministro de Seguridad. O sea, que va a hacer historia, ya que va a formar parte de los tres poderes del estado provincial, legislador, ministro y ahora juez.

Lleva en sus espaldas varias denuncias, algunas penales. Sus intervenciones van desde la cacería a los trabajadores de la Esperanza que reclamaban para evitar el desguace del ingenio en el año 2017; la irrupción en la Universidad de Jujuy también en el año 2017; la represión en la apertura de sesiones de la legislatura en el año 2018 y este año 2020 lo encontró repartiendo bolsones de mercadería junto a su amigo Gerardo, en todas las latitudes jujeñas, tratando de recuperar algo de imagen, luego de que la población conociera que el caso “0” del contagio de COVID fue en el circulo íntimo de la custodia policial de ambos.

La policía, denunciada por venta de hojas de coca, por venta de cocaína, por custodiar la marihuana del hijo de Gerardo Morales, el tráfico o contrabando en Jujuy, pasa por la seguridad. Nunca hubo pedido de disculpas públicas, nunca un arrepentimiento. La policía como institución pública, lleva un desprestigio del que no se puede recuperar, su lugar ahora lo ocupa el ejército argentino, claramente Gerardo Morales y su comitiva no pueden caminar por las calles de Jujuy sin custodia, que cada día es más abultada. Una muestra del fracaso de la gestión, que no   cumplió con ninguno de los anuncios de campaña y que acumula denuncias en todas las áreas.

Una incógnita son los USD 30 Millones para las 600 cámaras de seguridad, “compradas” en China, para San Salvador de Jujuy, a la fecha no hay plata ni cámaras. En el caso del joven Matías Puca, las cámaras que funcionan en la ciudad, dejaron de grabar la noche del siniestro, a la fecha no hay sospechosos, imputados o pistas sobre ese crimen. El problema no son las cámaras, el problema es la impunidad.

Los femicidios del año 2020, mostraron la falta de capacitación de las fuerzas de seguridad, no están preparados para atender cuestiones mínimas, como el extravío de un ciudadano de Jujuy, dejando a la población indefensa en este aspecto. A ello se suma, que, en caso de reclamo por el extravío y muerte de mujeres jujeñas, la policía no toma la denuncia y si existe un reclamo posterior, este se reprime con balas de goma.

La actuación de la policía en el caso del desalojo de la Comunidad Originaria y Campesina de la zona de Los Alisos, por un litigio con un privado – funcionario y familiar del gobierno radical – terminó en una balacera, donde fueron agredidos diputados provinciales, concejales y funcionarios nacionales, implica que la preocupación son los negocios, no la institucionalidad de Jujuy. Este hecho marca la carencia de democracia en Jujuy.

Así llega a la justicia Ekel Meyer, denunciado, cuestionado, sin respeto de la comunidad y se suma a un Superior Tribunal de Justicia que no se le conoce un fallo a favor a la gente, a favor de Jujuy, se suma en definitiva a un esquema que tiene más semejanzas con el Comité Radical que con el poder judicial.

El rol de Ekel Meyer en el Poder Ejecutivo fue el de custodio del modelo neoliberal y de derecha, tuvo que mantener a todos en los márgenes que permite el sistema. Este modelo de exclusión, donde no hay lugar para la población y donde los únicos que se benefician son los poquitos millonarios de Jujuy, frente a una marea de carencias en Jujuy, es el modelo que ahora desde su rol de “juez independiente” deberá hacer, pero ahora con toga, con martillo. Una gestión exitosa, no necesitaría cooptar el poder judicial de la forma que lo hace,  Dios nos libre y nos guarde de lo que se viene.