OPINIÓN

Violencia institucional

El capataz de la democracia y su manada

Fuertes críticas ante las expresiones violentas del Gobernador Morales ante la ciudadanía y sus políticas represivas .

El capataz de la democracia y su manada

Por Yarará

¿Cuánto cuesta la seguridad del gobernador Gerardo Morales? Siempre anda rodeado de policías de uniforme y de civil. Hasta creó una universidad para polis: la materia troncal debe ser cómo proteger al que siente que protege a todos, pero sólo sobreprotege a sus hijos, hermanos, ex mujer y actual concubina.

Morales cacarea: "Nunca más a la dictadura"; pero lo hace como una vieja directora que enuncia un discurso anacrónico que aburre a estudiantes, docentes y personal de limpieza. Y, ya sea por temor o por obediencia debida, ambos son aplaudidos. Los que no lo hacen, sentirán el rigor de la yuta que les pondrá el aliento en la nuca.

¿Con qué cara puede alardear sobre el “nunca más a la violencia”, él, que engendra y protege a violentos? Primero golpeó a un joven que estaba tomando cerveza en un bar de la calle Balcarce. Después formó su gabinete con machirulos y con algunas mujeres que son incapaces de cuestionar la autoridad patriarcal.

El pasado 8M, grupos feministas hicieron circular nombres e imágenes de la antología de funcionarios violentos y violadores: Sergio Lello Sánchez, Pablo Baca, Néstor Navarro, Miguel Ángel Rivas, Pablo Pullen Llermanos, Gastón Millón, Gustavo Aguirre, Ezequiel Morales, José Humberto López, Gustavo Fiad, Oscar “Noni” Congiu y Saúl Sendín.

También en el mes de marzo, Morales desembarcó, como si fuese Alejandro Magno, en el barrio Campo Verde, y allí, custodiado de policías de uniforme y de civil, junto a sus sub-funcionarios (porque él considera que no están a su altura) lanzó amenazas a vecinas y vecinos. Primero les tiró una consigna que nadie había expresado: “cancha sí, escuela no”. En su torpe memoria salió la consigna: “Alpargatas sí, libros no”, que los jóvenes peronistas gritaban cuando la universidad no era accesible para los sectores populares.

Más tarde, Gerardo Magno mandó a reprimir con la policía montada. No perdonaron ni a mujeres ni a niñas. “Latigazos para todos”, como decía un capataz de Carlos Pedro Blaquier, en la dictadura. Con la bibliotecaria se ensañaron más: la golpearon hasta derribarla y luego la arrastraron por el suelo. “Para que aprenda que la letra con sangre entra”, debe haber pensado el que se cree el capataz de esta democracia.

Como los milicos que quemaron los libros del Centro Editor de América Latina, así Morales arrasó con un barrio que defendía el único espacio común para encontrarse y practicar deportes. Un barrio que había superado la falsa antinomia entre libros y deportes y los hacía convivir en la niñez y en la juventud, especialmente. Como a los milicos, por estas acciones, vamos a juzgar a Morales y su manada de represores.

Será memoria, verdad y justicia.