OPINIÓN

Editorial

El retorno de los profetas del odio: la conspiración que llevó al golpe de estado en Bolivia

El golpe de estado en bolivia se consumó con la complicidad de policías , militares y grupos que ya venían conspirando antes de las elecciones. La falta de evidencias del informe de fraude de la OEA cuestiona su imparcialidad y credibilidad.

El retorno de los profetas del odio: la conspiración que llevó al golpe de estado en Bolivia

El palacio estaba desguarnecido como habían acordado, era el momento. Entró en el gran salón desierto. En medio del caos que lo rodeaba, el eco de sus pasos lo sorprendió. En ese silencio entendió que sus intrigas, conspiraciones y proyectos habían triunfado. Se dirigió al centro del recinto acompañado por dos guardias –los cobardes siempre desconfían- , posó sobre el escudo central la bandera tricolor y sobre ella la biblia. Entonces rezó a su dios y agradeció por el éxito de sus afanes. Como un nuevo conquistador. Por un momento se reconfortó pensando que lideraba la necesaria victoria de los justos sobre los paganos reestableciendo un orden natural y divino. Pero Camacho sabe muy bien que este momento adeuda más al imperio que al reino de los cielos.

La escena es propia de cualquier conquista colonial, pero ocurrió el domingo pasado en Bolivia, instantes después de que Evo Morales, a “sugerencia” del ejército boliviano presentase su renuncia.

También después de que incendiaran la casa de su hermana Ester, al igual que la de los gobernadores de Chuquisaca y Oruro. En los días previos la policía en varias ciudades se había sublevado desconociendo a sus mandos naturales

Jaque Mate: Evo entendió que no contaba con un insumo básico para gobernar un estado: el monopolio de la fuerza. El ejército se sublevó a su comandante civil: el presidente elegido democráticamente. Un Golpe de Estado old style, mas allá de cualquier discusión bizantina.

Porque si el ejército es el que da las órdenes al presidente constitucional en vez de estar bajo el control de quien fue elegido por el pueblo para ejercer su soberanía, hablamos de un golpe de estado. 

Cuando paramilitares y bandas al servicio de las élites económicas blancas con la complicidad de la policía y el ejército, atacan a indígenas y a funcionarios elegidos democráticamente o a sus familiares; allanan y saquean sus viviendas, obligando a los elegidos por el voto popular a renunciar, eso es un golpe de estado. No hay nada que discutir.

 

Las  patas de una conspiración

El general traidor es Williams Kalliman, que se formó, a que no saben dónde. En la escuela de entrenamiento militar de Fort Benning, Georgia, EEUU, conocida en el pasado como la Escuela de las Américas, al igual que al menos seis de los militares involucrados en la conspiración. Los latinoamericanos no aprendemos más.

En realidad el golpe estaba en marcha bastante tiempo atrás. El pronunciamiento del general bananero fue sólo el último eslabón de una serie de eventos que ya habían sido planeados de antemano. Aún antes de las elecciones. Aunque las acciones de violencia desplegadas por militantes de los comités cívicos de Santa Cruz y otras localidades se escenificaron como respuestas ante el supuesto fraude electoral, ya antes de los comicios se habían anunciado.

El diario Clarín en una nota del 18 de Octubre -las elecciones fueron el 20- titulaba: “Parte de la oposición boliviana no reconocerá un eventual triunfo de Evo”, y agregaba que ese sector “llama a no reconocer un eventual triunfo de Evo Morales en los comicios de este domingo.” Esa “fue la consigna que guió una serie de “Cabildos” (asambleas populares) en las últimas semanas en diferentes departamentos (provincias) del país”, como Santa Cruz, Potosí, Tarija y Cochabamba.  

Así es que el supuesto fraude electoral no fue más que la excusa encontrada por grupos de derecha para desatar una ola de violencia contra indígenas, edificios públicos, casas de gobernantes y autoridades electas pertenecientes al Movimiento al Socialismo (quedarán en las retinas de muchos las imágenes de una alcaldesa violentada, torturada, a quien una violenta turba le cortó el pelo y la sometió a un cruento escarnio público.)

Toda esa agitación contó con la complicidad de la policía que en muchos casos directamente no intervino (como si lo hace ahora brutalmente contra los indígenas que reclaman por democracia). Hay fuertes rumores de que los mandos de militares y policías fueron sobornados para sumarse a la conspiración, según indicó el depuesto Evo Morales.

Un dato que se le escapó a Camacho: todos los senadores de la oposición viajaron a La Paz en aviones militares para proclamar a Añez antes de que Morales renunciara.

En un discurso pronunciado luego de la consumación del golpe el líder golpista Luis Fernando Camacho, reveló que 21 días antes de la renuncia de Evo Morales, cuando comenzó el “paro cívico” ya existía un acuerdo entre las cúpulas de la Policía y las Fuerzas Armadas con los comités cívicos por el liderados para consumar el golpe. Ese paro alcanzó a las capitales de Santa Cruz de la Sierra, Beni, Pando, Tarija, Cochabamba, Potosí y Oruro contando además con el apoyo de policías departamentales y nacionales, la pasividad militar y grupos paramilitares de la Unión Juventil Cruceñista, agrupación de conocida orientación nazi, al igual que la Falange Socialista Boliviana que participó de ese acto celebratorio del golpe.

El propio Macri supo 6 días antes de su consumación que se preparaba un golpe de estado en Bolivia. Camacho se reunió con diplomáticos de Argentina y España en Santa Cruz de la Sierra el lunes 4 de noviembre y solicitó asilo al consulado argentino si fracasoaba la “insubordinación civil” que el conducía. El diplomático argentino contestó que esa decisión estaba en manos del embajador.

Agitación, violencia racista, inacción y complicidad de la policía, elementos que parecen una postal de la Alemania de 1932 cuando entraron en acción los nazis de Hitler prometiendo la paz y el fin de la violencia que ellos mismos promovían.

La otra pata de la conspiración golpista fue la Organización de los Estados Americanos OEA, denunciando el supuesto fraude en las elecciones que el organismo auditaría de modo imparcial. Luego de anunciar que había existido irregularidades en el conteo provisorio, Evo Morales los convocó a realizar una auditoría del escrutinio definitivo, acta por acta, para despejar cualquier duda del resultado electoral, que según lo informado por el oficialismo lo daba ganador por poco más de 10 puntos.

La OEA informó que tal auditoría estaría completa para el martes 12 , sin embargo, el domingo 10 , cuando los acontecimientos se precipitaron y conocedores de que Morales estaba acorralado por la defección de policías y militares, el organismo adelantó su informe, solicitando ya la anulación de las elecciones. Evo accedió al reclamo y convocó a nuevas elecciones, sin embargo para los golpistas esto no alcanzó, porque en verdad no es democracia lo que perseguían.

Pero el propio reporte de irregularidades graves emitido por la OEA, que muchos analistas llaman directamente fraude y dan por sentado, fue puesto en tela de juicio por prestigiosas instituciones estadounidenses (no cubanas ni venezolanas).

Un informe del Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR) de Washington EEUU, aseguró que el análisis estadístico de los resultados electorales, y las hojas de recuento de los comicios en la nación sudamericana no mostró evidencia alguna de irregularidades o fraude. “Simplemente no hay una base estadística o probatoria para disputar los resultados del conteo de votos que muestran que Evo Morales ganó en primera ronda”, afirmó Guillaume Long, principal analista de políticas de CEPR y coautor del informe.

El documento de ese centro (puede ser consultado al pie de esta nota) pone en serias dudas la imparcialidad de la OEA como ente auditor, Mark Weisbrot, codirector deñ CEPR señaló que era inusual y cuestionable que el comunicado de la OEA posterior  a las elecciones no proporcionase “ninguna evidencia” para sustentar las irregularidades que denunció. “La declaración de prensa de la OEA del 21 de octubre y su informe preliminar sobre las elecciones bolivianas plantean preguntas inquietantes sobre el compromiso de la organización con la observación imparcial, profesional y electoral”, advirtió.

Una vez consumado el golpe, los gobiernos de derecha del continente como Brasil, Colombia, Guatemala y lógicamente Estados Unidos, entraron en acción dando reconocimiento al gobierno golpista de Jeanine Añez Chavez quien se autoproclamó presidente en una sesión parlamentaria que no tuvo quorum, ya que el MAS controla dos tercios de los escaños. Argentina no la reconoció pero oficialmente se niega a hablar de golpe de estado. El canciller Furie lo negó , como también el patético embajador en Bolivia, el Jujeño Normando Alvarez García , quien además, hasta que le enviaron directivas en sentido contrario se negó a dar asilo en los consulados argentinos. Difícil de entender un comportamiento tan miserable de alguien cuyo hermano es un desaparecido de la dictadura militar. Pero justamente, esta es una historia de traidores.

En su asunción como presidenta la ex senadora camba exhibió un gigantesco libro: el nuevo testamento. No era una biblia porque quiere ampliar el apoyo de las conservadoras iglesias evangelistas. “Sueño con un país libre de ritos satánicos indígenas, había afirmado años atrás en un Twitter que ahora borró.  La iglesia católica boliviana ya brindó su venia, en un comunicado la Conferencia Episcopal Boliviana afirmó “lo que sucede en Bolivia no es un golpe de estado” y mandó prelados a la asunción de Añez. El Papa Francisco, bien gracias, su silencio agrega otro hito a la larga trayectoria de la Iglesia Católica avalando golpes de estado y dictaduras.

Los primeros pasos del gobierno de facto insinúan una clara y preocupante dirección hacia la dictadura: ya hay más de 20 muertos , y la represión contra la gente es cotidiana. Sus actos son los típicos de un régimen autoritario: censura a la prensa –reporteros argentinos tuvieron que huir de Bolivia ante el acoso que sufrieron-. Persecución política para asegurarse el poder –acaba de crearse una fiscalía especial para detener a legisladores del MAS que incurran en “subversión”-. Negación de la participación de instituciones democráticas como las cámaras de diputados y senadores.

La esperanza son los pueblos originarios que no han cesado de movilizarse día tras día, demandando el respeto a las mujeres “de pollera” y a su bandera wiphala que los golpistas bajaron y quemaron apenas ingresaron al palacio de gobierno. Demandan también en su gran mayoría el regreso de Evo Morales porque reconocen en él a quien supo otorgarles dignidad e igualdad frente al racismo y clasismo de la élite blanca.

Como hace más de 500 años el fundamentalismo oscuro de la biblia y la espada una vez más quieren dominar un pueblo de América Latina.

Pero esta vez esos pueblos han atravesado experiencias de lucha y reivindicación de sus derechos y ya no creen ni obedecen a la legitimidad de origen de los blancos que quieren imponerse por la fuerza.

En cada minero, cada obrero, cada indígena y cada mujer de pollera tendrán un duro adversario que reclama en voz alta por el valor de su voto y por la vigencia de sus derechos. El pueblo boliviano es trabajdor, rudo y no se va a quedar callado.

A los nuevos profetas del odio, pisotear la wiphala no les va a resultar sencillo.

 

https://www.clarin.com/mundo/parte-oposicion-boliviana-dice-reconocera-eventual-triunfo-evo_0_M0r4NYma.html

http://cepr.net/images/stories/reports/bolivia-elections-2019-11-spanish.pdf