OPINIÓN

Editorial

¿Es o se hace? La democracia es la mejor terapia de choque

La visita del Ministro de Cultura de la Nación Tristán Bauer, despertó una destemplada e iracunda reacción del gobernador Gerardo Morales, en demanda de una actitud democrática que él mismo no posee ni exhibió, por ejemplo, con los docentes.

¿Es o se hace? La democracia es la mejor terapia de choque

 

Una vez más el gobernador Gerardo Morales expuso públicamente y a nivel nacional sus ínfulas despóticas cuando envió al ministro de Cultura de la Nación Tristán Bauer al psicólogo, por no haberle informado sobre su visita a la provincia, cual patrón de estancia que ansía tener el control sobre cualquier cosa que acontezca en lo que considera su feudo.

Protagonizando un verdadero papelón político, al parecer, en un ataque de ira, Morales posteo en redes sociales, su enojo ante el supuesto desaire de un funcionario nacional en su provincia. La reacción desequilibrada del gobernador no sólo habría sido atizada porque no fue invitado  a las actividades del funcionario sino también porque el Ministro Bauer es un cuadro político de clara filiación kirchnerista. 

“Es una falta de respeto y una actitud antidemocrática que un Ministro de la Nación actúe como un ministro de una facción más que de un gobierno nacional”, posteó el gobernador.

“Jujuy tiene un gobierno provincial legítimo avalado por el voto del pueblo, le guste a quien le guste”, agregó. El gobierno es plenamente legítimo es cierto, pero en el ámbito de la democracia, al menos como se la entiende en términos liberales en occidente –mas allá de la versión de satrapía andina que algunos militantes pretenden instalar en la provincia- su cargo no le da derecho a manejar el derecho de admisión sobre quien entra y sale de la provincia, ni a comportarse como la aduana de la gestión nacional.

“El ministro Tristán Bauer debería superar falsas antinomias que no le hacen bien al conjunto de la sociedad argentina. Repudiamos su actitud sectaria y vergonzosa, señor Ministro de Cultura de la Nación”, continuó el mandatario pregonando una supuesta actitud de tolerancia política cuyas prácticas en el ejercicio en el poder desmienten rotundamente, basta con preguntarle a los docentes que esta semana salieron a manifestar por las medidas de su gobierno y fueron recibidos con suspensión de paritarias y con amenazas de descuentos salariales.

Para terminar un bocado de la más puro repertorio moralístico. “Hay quienes todavía no superan la grieta, deberían ir al psicólogo”, admonizó uno de los principales aportantes a la grieta jujeña. Justamente quien exhibe en su voluntad de control obsesiva sobre lo que acontece en la provincia y en sus reacciones públicas plenas de ira, un nivel de desequilibrio poco digno de un mandatario provincial. Pero bueno, a veces lo que más nos molesta de otros es justamente encontrar nuestros peores defectos.

Una visita con objetivos claros: federalizar políticas culturales

Desde el Ministerio de Cultura nacional, a través del diario más crítico del kirchnerismo afirmaron que todas las actividades desarrolladas en Jujuy fueron previamente notificadas a las autoridades de la Secretaría de Cultura provincial, conducida por Luis Medina Zar quien, por cierto es beneficiario de un subsidio de ese Ministerio de la Nación a través de una Escuela de Comedia de su propiedad.

En su visita a la provincia Tristán Bauer, cineasta y político además de funcionario, desplegó en el terreno gran capacidad de trabajo y una voluntad plena para apoyar a la cultura local en términos concretos.

El eje de su visita fue federalizar las políticas públicas del Gobierno nacional, a partir de las cuales Jujuy recibió más de 73 millones de pesos del ministerio de Cultura de la Nación. Son 861 artistas, trabajadores de la cultura que han recibido beneficios con programas y fondos nacionales, más de 190 espacios culturales que obtuvieron ayuda para resistir en esta pandemia. 

Políticamente correcto con sus principios, el ministro estuvo dos jornadas de intenso trabajo en la quebrada de Humahuaca. Con una agenda de acercamiento a los verdaderos hacedores de la cultura tangible de Jujuy.

Morales en vez de comportarse caprichosamente debería gestionar y reconocer que muchos trabajadores del sector cultural han sido discriminados de las políticas públicas provinciales. Además artistas y músicos que piensan distinto al gobierno han sido particularmente excluidos.  

Para Juntos por el Cambio la cultura ha sido un tema menor, ese ministerio fue desjerarquizado cuando le tocó ejercer la presidencia. Como buen alumno Morales replicó ese modelo y se olvidó de gestionar. Sólo se dedicó a romantizar la cultura en términos discursivos -llamo a su plan de gobierno "Pachamama"- mientras que los hacedores culturales, como las comunidades originarias fueron acosadas para entregar sus tierras a precio vil, como sucedió en La Quiaca, o perseguidas cuando se manifestaron contra la explotación del Litio que atenta contra sus recursos hídricos.

El ministro Bauer se mostró conocedor de la idiosincracia, social, económica y política jujeña y resaltó el gran valor cultural de la provincia.  Se emocionó  al recordar a su amigo Jaime Torres, al cineasta Jorge Preloran y sobre todo al escuchar a los artistas, productores, copleros, artesanos y documentalistas porque reconoce en cada uno de ellos los saberes y conocimientos de una cultura viva. Valoró el compromiso de los hacedores culturales con nuestra tierra y con la identidad de esta región andina. Su visita cumplió con un objetivo claro y concreto: consolidar la federalización de las políticas nacionales.

El peaje para la gestión nacional

Gran parte del enojo del gobernador –comprensible desde su lógica obtusa- además de la celosa reacción primitiva por haber sido excluido de esta visita, proviene de que esta vez no pudo capitalizar para su incipiente campaña electoral las políticas desplegadas desde el gobierno nacional como lo viene haciendo.

Se ha vuelto costumbre que en gran parte de los actos públicos de Gerardo Morales, se concrete la entrega de beneficios, prestaciones y programas provenientes de la gestión del gobierno nacional, sin siquiera mencionar o reconocer el origen de esas políticas, pretendiendo apropiarse, con fines electorales, de medidas que él no dispuso ni financia.

Ya sea el programa Alimentar y la entrega de sus tarjetas a los ciudadanos para comprar alimentos, o las herramientas de Potenciar Trabajo, hasta los subsidios para clubes de barrio, son todas políticas públicas nacionales que el gobernador busca capitalizar protagonizando los actos y difundiendo éstos en la prensa sin la debida acreditación de quien impulsa y costea esas partidas.

Está claro que el gobernador se enojó porque está vez un ministro nacional consecuente con su pensamiento, no le permitió capitalizar su trabajo y sus políticas, ni le concedió la foto que legitima su acercamiento con el gobierno nacional.

No hubo esta vez “peaje” para el gobierno de Gerardo Morales por la simple razón de que el límite para alguno funcionarios kirchneristas es la doble moral del radicalismo y su exigua voluntad democrática, más alla de la enunciación

Como el gobernador se mide por las fotos, más que por su afinidad con el sentido de políticas populares que implementa la Nación, esta vez mostró la hilacha y “se le cayó la careta.”

El posteo del berrinche o el desacertado enojo es además una comedia para la oposición, cuando el gobernador juega a polarizar. Si el gobernador se enteró por los medios de la visita de Bauer ¿Que sucedió con el Ministro Federico Posadas? ¿O es que estaba en su ciudad de origen, Salta? ¿Y el citado Secretario de Cultura?. Quizás el primer mandatario debería preocuparse más por su gabinete provincial que por los funcionarios de Nación que sí están trabajando.

Otro interrogante se abre ¿Por qué el gobernador no se interesó en participar y no protestó luego de la visita de Alberto Fernández a La Quiaca cuando despidió a Evo Morales? Claro, una cosa es reaccionar con un ministro y ahondar la grieta para la tribuna de la derecha y otra es conocer los límites a la hora de tensar la cuerda con un gobierno nacional del que Gerardo Morales necesita y cuya gestión usufructúa.

Para los docentes: grieta y descuentos

Como decíamos, la supuesta voluntad democrática que Morales invocó en su respuesta a la visita del Ministro Bauer es sólo una fachada y quedó desmentida claramente esta semana con el trato que brindó a los docentes.

Los educadores agremiados en ADEP, SADOP y Autoconvocados protagonizaron masivas movilizaciones este lunes , en demanda de condiciones seguras para retornar a las clases, mejoras salariales y sobre todo la derogación del Decreto Acuerdo 1807 que perjudica e sus puntajes, la promoción en el escalafón y el acceso a cargos , entre otras consecuencias.

La respuesta tiránica del gobierno a esas protestas de los docentes fue la suspensión de las negociaciones paritarias, la ratificación del Decreto cuestionado y la amenaza por parte de Gerardo Morales, otra vez colérico, iracundo e intolerante “al que no vaya le vamos a descontar”.

Esas actitudes exponen la más absoluta hipocresía y falsedad del gobernador cuando demanda a un funcionario nacional una conducta democrática que el no posee en su ejercicio del poder. Dijo que el ministro actuaba como una “facción”.

¿Qué es sino un comportamiento faccioso y antidemocrático, cuando él amenaza a los docentes con descuentos y hace oídos sordos de cualquier petición de los educadores sin siquiera escuchar sus argumentos?

De este modo el gobernador en vez de reservarse en una instancia superior para la negociación con los sectores en pugna, se convierte en parte del problema y atiza la bronca y descontento de los trabajadores de la educación, ahí aparece el Morales polarizador, la mano de hierro del duende.

A la vista de estas reacciones tiránicas destempladas, dignas de un patrón de estancia iracundo, no de un gobernador democrático, mientras que por otro lado demanda tolerancia a terceros, surge una pregunta clara ¿Es o se hace? ¿Quién debería buscar asistencia psicológica?

Tal vez hay una solución simple para aquellos desequilibrios, bien podría funcionar como una terapia corta o de choque: se llama democracia y sus principios están volcados claramente en nuestra constitución nacional y provincial