OPINIÓN

El clima social en ebullición

Fin de año caldeado para Morales: Milagro Sala suma apoyos mientras sindicatos y organizaciones protestan en las calles

La aparición de sindicatos y organizaciones sociales presentando reivindicaciones de los jujeños en el espacio público, junto al apoyo sumado por Milagro Sala auguran un fin de año con clima adverso para el gobierno. Aparecen grietas en el radicalismo

Fin de año caldeado para Morales: Milagro Sala suma apoyos mientras sindicatos y organizaciones protestan en las calles

 

El clima social y electoral está levantando ebullición en la provincia, si bien a los jujeños  no les interesa conocer la situación política partidaria porque hay un descreimiento en las diferentes fuerzas. Por estas horas el termómetro político está marcando situaciones de gran enojo tanto en las filas del oficialismo como en el justicialismo.

¿Qué estaría pasando? La sorpresiva aparición de la Tupac Amaru movimiento conducido por Milagro Sala con una gran manifestación por las calles de la ciudad, puso de manifiesto el alerta en la dirigencia política del oficialismo.

Se sumó a esa escena provincial, la visita del ministro de Defensa de Nación Agustin Rossi luego de participar de un acto protocolar, al domicilio de la dirigente tupaquera donde cumple prisión domiciliaria.


La foto del encuentro, causó revuelo porque el sector dirigencial político presta atención a estos gestos, en este caso de un alto dirigente y funcionario del gobierno nacional. Sus repercusiones en redes sociales tmbién fueron importntes cuando se viralizo la imágen de la visit del Ministro de Defensa a Sala, y fue suficiente para que el radicalismo repudie la actitud del funcionario al visitar a la dirigente social. 


A su vez el contexto de la provincia  es complicado porque los reclamos se multiplican en los diferentes sectores: estatales, docentes, mineros, municipales, organizaciones sociales. Fue importante la irrupción en el espacio público de las protestas del SEOM enarbolando los reclamos de los municipales y de diferentes organizaciones sociales haciendo oír sus demandas en las calles.

Tal es así que ayer durante la visita de Rossi a la provincia, mientras participaba de un acto por el reconocimiento a los submarinistas del ARA San Juan paralelamente en la ciudad organizaciones sociales cortaban puentes. Medida adoptada ante la falta de diálogo de funcionarios provinciales ante los reclamos insistentes por trabajo, alimentos a comedores, merenderos.  

Diferencias en el radicalismo

Ante esa situación, desde el propio radicalismo el sector de la CON (Corriente de Opinión Nacional) con una posición distante al oficialismo emitieron un comunicado puntualizando la falta de diálogo del Gobierno Provincial con los diferentes actores de la sociedad civil. 

“Es obligación de un gobierno democrático escuchar y atender a quienes legítimamente no piensan igual, y no son parte del relato único. Lejos de comenzar un debate que eche luz sobre las soluciones posibles, se recurrió a la ya desgastada chicana que sostiene que cualquier disidencia compromete la paz social. Los que marcharon reclamaban alimentos para los comedores, acceso a la tierra, al trabajo y a una vida digna, realidades que este gobierno no tiene en su agenda, ya que “el bien común” es un concepto extraño y ausente en sus objetivos y prioridades”.


“Son demandas que la gestión generó en cinco años. “la paz social, no es una dirigente presa, es el fruto de la igualdad de oportunidades”, esta gestión lejos de promover derechos que garanticen igualdad, se convirtió claramente en custodio de los intereses del privilegio”. 


“Se usa la violencia como manera de descalificar lo que legítimamente se expresa en los reclamos. Cabe preguntarnos entonces; ¿quiénes son verdaderamente los violentos?, ¿qué es la violencia?” 


“Violencia es apoyar el golpe de estado en Bolivia, violencia es fusilar a los internos de un penal, violencia es acusar a los docentes de enriquecerse con el Estado, violencia es perseguir y multar al personal de salud que nos protege, violencia es amenazar al cuerpo social diciendo que se les marcara la casa por la culpa de estar enfermos, violencia es dar la mano a un dirigente sindical y luego descargar la fuerza para detenerlo, violencia es insultar la oposición, violencia es descalificar a sus pares por parte del diputado de El Pongo, violencia es hacer negocios en la pandemia desprotegiendo la capacidad de respuesta del Estado, pero lo más violento e indignante es que a quien cobra un plan o una ayuda se le saque una parte del mismo amparados en la impunidad”.     


“También es violencia pretender modificar el tribunal de cuentas para no ser controlados, como también es violencia promover a cargos públicos a oscuros personajes caracterizados por el ejercicio de la violencia familiar y de género”.  


“Durante la pandemia se pretendió usar la misma como método de control social, ahora se pretende disciplinar el debate a través de la acusación, de la estigmatización con la violencia”. 

Sostuvieron que la visita del Ministro de Defensa a Milagro Sala significaba amparar metodologías violentas emparentadas a un sector político que denominan como demonizando “Kirchnerismo”, olvidándose que dejaron recientemente de ser amigos de “Mauricio” para pasar a ser mendigos del Presidente Kirchnerista Alberto Fernández. 


Se ampara la violencia desde lo institucional cuando se protege al fiscal denunciado por violencia laboral y malos tratos. Se ampara la violencia cuando se protege a diputados golpeadores sin que se escuche la voz de quienes hoy juzgan y califican, a los que pensamos distinto.


La movilización pacífica de la ciudadanía es más fuerte que la violencia, quienes se movilizaron expresan lo distinto, lo diferente al relato oficial. La democracia necesita imperiosamente del reconocimiento del otro, del que no comulga con una sola idea, del que discrepa, del que lucha por sus ideas manifestándolas a través de su capacidad de movilización. 


En este debate que se inicia seria sano para la salud de la vida política que podamos cotejar ideas, valores y principios sin que se nos adjetivase o descalifique por pensar distinto. Nuestro compromiso hoy más que nunca es la construcción de una sociedad plural, en la que lo diverso sea considerado como sinónimo de superación y no como causa de amonestación alguna. Constituye un deber del Estado garantizar estas diferencias para erradicar la violencia que significa pretender imponer el relato único.