OPINIÓN

Nuevo contexto nacional y provincial

Gerardo Morales y ese oscuro objeto del deseo llamado democracia

El resultado de las elecciones nacionales y provinciales imponen una revisión sobre la manera en que Gerardo Morales administra el poder en Jujuy.

Gerardo Morales y ese oscuro objeto del deseo llamado democracia

Nuevos tiempos se viven en la Argentina a partir de la victoria de Alberto Fernández en las elecciones presidenciales. También en Jujuy, con un ajustado triunfo del Frente de Todos en la categoría Diputados Nacionales.

Aunque un Gerardo Morales descontracturado (él ya fue reelegido) aceptó el triunfo del Frente de Todos en nación y provincia, un límite a su poder y margen de maniobra asoma en el horizonte. Sobre todo porque Jujuy es una provincia deficitaria con una enorme deuda que la hace dependiente de los aportes nacionales para cerrar sus cuentas y cumplir con el pago de sueldos a los empleados estatales y los compromisos financieros asumidos con bancos, bonistas y entidades crediticias.

Esa  dependencia financiera de los fondos nacionales, pone a Morales en la necesidad de ensayar un nuevo perfil negociador, un carácter inédito para la forma en que perfiló su gestión de gobierno.

Y es que también los resultados provinciales evidencian que no alcanza con la polarización y el clientelismo (del cual tanto abjuró) para conducir a una provincia que exhibe índices de pobreza entre los más elevados del país y una matriz productiva sumamente dependiente del estado.

La retórica de la polarización ya se ha evidenciado como insuficiente a nivel nacional y provincial y Morales deberá tomar nota de ese hecho de cara a un segundo mandato. En su discurso posterior a la elección el gobernador sostuvo en relación a los jujeños que la mayoría quiere paz, respeto, progreso". Pero parece que la mayoría del pueblo quiere más que eso y no le alcanza con los eslóganes que usted promueve señor gobernador.

Porque la ciudadanía le marcó con votos a Macri y a Morales que con ese relato no les alcanza. Porque hay necesidades reales: poder llegar a fin de mes con sueldos que les permitan algo más que sobrevivir, conseguir un empleo, tener acceso real a un sistema de salud pública, poder estudiar de manera gratuita. Si pensamos que casi la mitad de las personas en Jujuy dependen directa o indirectamente del empleo estatal y que los empleados en un 80 por ciento tienen sueldos que los ponen debajo del límite de la pobreza tendremos una idea de la situación acuciante que muchos jujeños enfrentan.

Entonces hablar en términos abstractos de “la paz” suena como una módica e insatisfactoria recompensa para quienes día a día deben jugarla con sueldos de miseria en condiciones laborales miserables.

Párrafo aparte merece el análisis de cómo ante su propia decadencia una propuesta de gobierno, la de Macri-Morales en este caso, incurre de manera agravada en todas y cada una de las prácticas que se comprometió a combatir, clientelismo, autoritarismo, aprietes a la prensa y muchas más. De esas acechanzas este medio puede dar fe. Y es que ante la desesperación, cierta burguesía argentina siempre gira a la derecha mostrando su verdadera impronta, y es que en sus propios términos, el liberalismo profundo es una “rara avis” en estas tierras, en verdad, es más conservador que liberal.

El oficialismo nacional ha demostrado ser una aceitada maquina electoral, ésta es su mayor virtud y su más grande defecto. Macri y su tropa son muy buenos a la hora de criticar los defectos del anterior o futuro gobierno; el antagonismo es el juego que mejor les sienta. Juntos por el Cambio sobrevivió cuatro años siendo “la oposición de la oposición” pero al mismo tiempo demostraron su ineptitud para gestionar la economía y sustentabilidad de un país, quizas sea la principal causa de su derrota.

Si Gerardo Morales se mantiene preso de la lógica “amigo-enemigo” que tanto criticó a su endiosado enemigo, el kirchnerismo, mientras pretende seguir ofreciendo ese alimento discursivo, el escenario para su nuevo mandato no es alentador.

Porque a los jujeños ya no les alcanza con la ofrenda repetida de “Milagro Sala presa y la Tupac desmantelada”. Necesitan un gobierno que les brinde soluciones concretas a su día a día. Y si a esa demanda insatisfecha se suma un gobierno nacional que de manera previsible no estará dispuesto a proveer fondos sin beneficio de inventario, el horizonte de gobernabilidad luce complicado para el gobernador.

Hasta aquí la polarización blandida por el gobierno contra “los violentos”, “los corruptos”, o “los antidemocráticos” le fue útil para gobernar y avanzar sobre los mismos principios republicanos que dijo defender.

Morales usó y abusó de ese mecanismo para arremeter contra el estado de derecho y sojuzgar las demandas de la sociedad civil articulada por gremios y organizaciones sociales. Carente ahora del apoyo financiero e ideológico de un gobierno nacional, se verá obligado a negociar y replantear una concepción arcaica y absolutista del poder. Es lo que una mirada lúcida de la nueva situación del país y la provincia requieren.

La persistencia de posturas extremas, en el orden de lo factible por parte del gobierno traería consecuencias perjudiciales para el pueblo. En la dimensión democrática, la posibilidad de incorporar en términos reales las demandas de un pueblo atribulado junto a la revisión de una mirada que roza el autoritarismo, brindaría una brisa saludable de aire renovado para una población jujeña sufriente.