OPINIÓN

Día Internacional del Orgullo LGBTI+

¿Hoy se puede estar orgulloso?

Por más orgullo, por más derechos para la comunidad LGBTI+, por más políticas públicas que destruyan prejuicios.

¿Hoy se puede estar orgulloso?

Por Lucio PLaza*

Orgullo: "Sentimiento de satisfacción hacia algo propio o cercano a uno que se considera meritorio", nos dice el diccionario.-

Seguramente el Orgullo es un concepto sencillo, que nos identifica, en este día 28 de Junio, es aquello que nos hace reflexionar y que nos hace comprender nuestra diversidad. Independiente del área donde nos desempeñamos, de donde trabajemos y vivamos. Por esa razón, es algo que ha sido siempre un punto o un centro en la mirada que de nosotros tenemos, sobre la sociedad y que tal vez también de la civilización, el orgullo nos obliga a manifestarnos, particularmente en el momento en que se visibilizan situaciones de injusticia, nos exige reclamar una salida a esta Argentina de hoy.-

No es no es una situación fácil, para la persona que la atraviesa pero también es necesario poner una mirada sobre el resto de las personas que se vinculan, que tiene un hijo o una hija “diverso”. También aquellas personas que tienen un amigo o una amiga y que tampoco saben cómo comportarse, como ayudar o como respetar su identidad.-

Una persona integrante de este colectivo, tiene una larga vida en la cual ha tenido que saber afrontar su personalidad, no estamos seguros que toda la sociedad discrimina, pero seguramente en algunos casos, desde la casa se adjetiva al sujeto, simplemente por su condición, se cae en generalizaciones o en ciertos tópicos o conceptos que son en sí injustos, el “puto” no es cobarde, la “torta” no es agresiva o el “travesti” no es fácil, como siempre se dice, con el imperio de los estereotipos.-

La persona desde su formación, desde su niñez ha venido interactuando con el conglomerado “sociedad”, debiendo luchar por la agresividad, con el bullying y seguramente en algunos lamentables casos en la auto implicar dolor y heridas, por no  sentirse esta persona libre, o simplemente amada.-

La homosexualidad es necesaria observarla con una mirada abarcativa,  qué vea otras situaciones que no son tenidas en cuenta o que no se visibilizan en la manera tan evidente.Nuestra sociedad obliga (antes más que ahora) a poner nuestra mirada en los niños y las niñas, que están en formación o transitando por la educación, por la escolaridad. Los niños y niñas del milenio tienen otra mirada y otra forma de interactuar, de manifestarse y de relacionarse con otras personas exigiendo el respeto por su identidad.-

Antes, en ese proceso de formación y educación eran donde se producían los mayores hechos de violencia, donde la estigmatización era más injusta, estas situaciones además se ocultaban de la vista del conjunto, puesto que la regla de oro era la invisibilización de los jóvenes diferentes por su condición sexual. Seguramente el imperio de la discriminación, llevaba implícito apartar a lo diferente, a lo que no es como uno, a lo que no se adecúa a la generalidad, a la “normalidad”.-

Reconforta el espíritu ver como estos usos o costumbres ancestrales y por el mismo devenir de la modernidad, han hecho que esos estereotipos hayan caído y estas generaciones más jóvenes, inclusive los heterosexuales promedio de hoy tienen una actitud mucho más abierta y predispuesta hacia la persona diferente, el hombre a la mujer que vive con su sexualidad de otra manera.-

Nos hace tener esperanzas que nuestra humanidad cerrará el capítulo de una larga historia de abuso, de malos tratos y de golpes.-

Ha sido nuestra historia reciente un largo y difícil tránsito para hacer caer la discriminación, impuestospor ciertos elementos de la sociedad, la televisión, el gobierno y la iglesia, quienes intentaron la vana idea de contener con un dique, un océano. Seguramente los jóvenes y las jóvenes que estuvieron en la dictadura no deben haber sido tan fácil para ellos desarrollarse y poder amar.-

El hombre y la mujer homosexual, aquellos que hoy se manifiestan abiertamente en su sexualidad, han superado los roles cliché que implicaba que el hombre homosexual debía ser peluquero o modisto, la mujer lesbiana debía ser integrante de una fuerza de seguridad, todo esto impuesto por una sociedad que estaba convencida de un cierto orden o de un solo prisma en el cual al vida de todos debía ser “iluminada”.Gracias a Dios eso no es una regla inmutable y permanente sino que muchas veces muchas personas han podido transitar con su sexualidad y auto percepción por la universidad, a su formación profesional y a competir en el ámbito del mercado laboral o profesional,en actividades muy disimiles, pero que le permiten desarrollarse como cada uno quiere.-

Estas líneas no intentan discriminar positiva o negativamente a nadie, por lo cual nos gustaría superar aquellas maneras de cubrir con esa hipocresía, de esa manera de vivir conforme los designios de esta sociedad, que imponen que por más que seas homosexual,sea obligatorio quete tengas que casar, tener hijos y tener ante los ojos de la sociedad una doble vida que no te representa.-

Pero si es necesario en este Día del Orgullo, poder hablar de aquellas personas que conservando su identidad y su forma de vivir, asumen la responsabilidad de criar niños, sean propios o ajenos, quienes son educados con su forma de familia, respetando a su padre o madre diverso, de condición homosexual, lesbiana o de mujer u hombre transexual, quienes han podido o han querido llevar adelante la crianza de niños pero desde su identidad y no buscando,ocultar su verdad, y aparentar que esos hijos son el fruto de una relación, que es una relación ficticia, teniendo una vida de una realidad paralela u oculta, o como se llama de “clóset”.-

Esto entendemos da respuesta a nuestra pregunta del comienzo de esta carta, es nuestro deseoque así como antes imperó la mentira, hoy nazca con mucho vigor y fuerza, la VISIBILIDAD, que sea la luz buena y positiva, y que fundamentalmente nos hace pensar y hasta tener Esperanza, pensar y estar esperanzados en que esto cambio convenza que ser homosexual, no es algo positivo o negativo en su mismo, no es una moda a copiar, no es un delito y mucho menos una enfermedad, hay que comprender que simplemente son personas, son hombres o mujeres que tienen su corazón y su mente particular, que sus sentimientos se inclinan a hacia una persona de su mismo sexo.-

Estas líneas no son una apología porque precisamente la homosexualidad no es un delito, ni es una enfermedad, la homosexualidad y tu verdad te ayudará a transitar la vida y fundamentalmente, solicitar y exigir el respeto que cada uno necesita. Gracias…

Abogado, Especialista en Derecho Público , dirigente político, activista