OPINIÓN

Información interesada que atenta contra el derecho a la información

La comunicación manipulada, obstáculo en campaña electoral

Las distorsiones de la información, atentan contra el proceso de formación de la opinión pública en general y particularmene en la campaña electoral.

La comunicación manipulada, obstáculo en campaña electoral

Por Hugo Muleiro

 

La etapa del proceso electoral que concluye el domingo 11 de agosto dejó en evidencia que las agendas noticiosas volcadas a favor de unos y en contra de otros, los títulos mentirosos, el desequilibrio brutal del sistema de medios y la manipulación en redes, con el papelón del gobierno macrista por errores de los sistemas automatizados que paga, son un obstáculo grande y peligroso en campaña electoral y, en general, para la democracia

El peligro está dado en que la mayoría de los medios y la circulación de información por recursos no convencionales, como las “redes sociales”, están negando a la ciudadanía un derecho esencial, el acceso a la información, en los estándares generales indispensables para que tome sus propias decisiones.

El problema es de gravedad, aunque el episodio al cierre de la campaña para las PASO, entre el jueves 8 y el viernes 9 de agosto, movió en principio a la hilaridad, por los mensajes desopilantes que circularon en Twitter junto con la etiqueta o “hashtag” que buscó instalar la consigna oficialista #YoVotoMM.

 “¡Satisface a Mauricio, no te relajes! Te elijo! ¡Caricia significativa proveniente de Hurlingham! YoVotoMM”; “Nunca encontré que un presidente ocupara sus ojos junto con rasgaduras cada vez que titula Argentina. Vamos a ir #YoVotoMM”; “¡Satisface a Mauricio, no te relajes! Enorme caricia proveniente de Hurlingham, #YoVotoMM”; “Para completar el trabajo iniciado, para continuar poniendo la verdad sobre la mesa, para que las piernas y los ladrones no regresen, #YoVotoMM”. “El jefe de estado de Argentina, Mauricio Macri, abrió el año de mayor desarrollo económico, así como los departamentos constantes, uno de los adversarios. #YoVotoMM”.

Esos fueron algunos de los mensajes reproducidos una y otra vez, hasta lograr que la etiqueta de apoyo a Macri quedara como falsa “tendencia mundial”. El candidato a la reelección celebró esto que llamó “apoyo”, en un mensaje transmitido también en Twitter, y hasta lo declaró “emocionante”, aunque no dijo referirse a las caricias significativas.

En esa misma plataforma y en otras estalló la hilaridad y el humor, pero lo que quedó en evidencia es que estos recursos supuestamente “horizontales”, donde cada quien emite en paridad de condiciones que los demás, terminan al final como instrumentos a disposición de quienes tienen más dinero.

Este es un tema que ya había quedado expuesto ante las sucesivas denuncias sobre el dinero público que el macrismo usa para los “trolls”, cuestión que no solo fue objeto de sucesivas -e infructuosas- exposiciones opositoras, sino que escaló incluso a un informe televisivo de Marcelo Bonelli, del Grupo Clarín.

Las interpretaciones de lo ocurrido con los mensajes disparatados del macrismo son varias. La que parece más consistente sostiene que los boots, sistemas automatizados contratados por la campaña oficialista, tuvieron una suerte de falla, un error de programación o ejecución, en el mecanismo habitual de combinar automáticamente palabras, mensajes y etiquetas. Los mensajes contratados para crear una sensación de apoyo o popularidad se sustentan habitualmente en cuentas “fantasmas”, que durante el tramo en cuestión emitieron decenas de miles de mensajes. Ya el viernes por la tarde, algunas de las cuentas ficticias estaban “suspendidas”, que es la palabra que muestra Twitter cuando las desactiva.

Como es habitual, voceros gubernamentales echaron la culpa a otros y no asumieron responsabilidades. Así como atribuyen la pobreza, el desempleo, la indigencia, la recesión y cualquier otro problema al gobierno que concluyó hace casi cuatro años, en este caso adjudicaron el papelón propagandístico a una “interferencia” opositora.

Tal vez en este mundo no falten quienes quieran “satisfacer a Mauricio”, porque como dice el dicho hay de todo en la viña del Señor; o quienes por un voto entreguen “caricias significativas”, una prebenda que hace empalidecer el viejo mito oligárquico del “voto por el choripán”.

Sin embargo, más allá de cierto saludable humor, la Argentina necesitará, más temprano que tarde, examinar cuanto sucede en la circulación de información y opinión si es que se propone recuperar estándares democráticos mínimos.

Porque aunque el sistema de medios convencionales trata de hacer creer que las llamadas “fake news”, las mentiras y patrañas informativas, son un mal que se debe únicamente a las “redes”, la estafa noticiosa, la censura, la opinión manipulada, los hechos distorsionados, se ven día por día en esos mismos medios.

La revista Comuna mostró recientemente que el 61 por ciento de los títulos de Clarín, La Nación, Infobae y Télam sobre actualidad política, económica, social y judicial, fueron favorables al gobierno entre enero y mayo de 2019. También que del total de títulos referidos al kirchnerismo, el 88 por ciento tuvo orientación y significación negativa para esa fuerza política. La continuidad de ese estudio, para un segundo informe, que está en curso, anticipa un desequilibrio aún peor.

La distorsión de lo dicho por una figura pública se comete sin mayor timidez: cuando en la etapa final de la campaña el candidato presidencial opositor Alberto Fernández dijo que trabajará para que el Estado pague tasas financieras inferiores a las actuales, para reparar en parte la muy crítica situación de jubilados y pensionados, en uno de sus títulos Clarín le atribuyó el anuncio de un “default”. Le hizo decir al adversario de Macri lo que nunca dijo, que dejará de pagar las Leliq, el instrumento con el cual el gobierno promueve un formidable negocio financiero en pesos para mantener controlado al “dólar electoral”. En torno de ese tema, además, varios columnistas de Clarín, La Nación e Infobae reaccionaron en coro: tacharon a Fernández de “desestabilizador” y lo acusaron de querer promover una corrida cambiaria.

Es solo un ejemplo entre decenas que demuestran que la Argentina está privada de la circulación democrática de información y opinión. Es un tema crucial si el 10 de diciembre de 2019 asume el gobierno una fuerza democrática.

 

*Hugo Muleiro fue secretario de redacción de DyN (Diarios y Noticias) y ANSA, y Jefe de redacción y Director periodístico de TÉLAM.