OPINIÓN

La patria es el fondo

Por COMUNA. Análisis del rol de los medios de comunicación en el contexto de crisis económico financiera.

La patria es el fondo

Por: COMUNA (Comunicadores de la Argentina)

Perdida la esperanza de la reelección de Macri, pieza ya inútil para preservar el modelo económico que sirva al negocio financiero y bancario internacional y nacional, los columnistas de Clarín y La Nación se concentran en atacar a Alberto Fernández cada vez que toma distancia del FMI: desmedido, inmoderado, rupturista, altisonante, duro, venenoso, algunas de las palabras disparadas al frente opositor. 

Esta toma de posición que busca prolongar, mucho más allá del 10 de diciembre, las condiciones que el macrismo impuso para convertir al país en un casino financiero y cambiario, se disfraza de reclamo de “madurez” política: Se le exige al candidato opositor que respalde el programa financiero oficial.

La andanada es compacta y sin descanso. Se centra en el tema económico pero no desestima otros, como Venezuela: la crítica de Alberto F. al gobierno de Maduro no le resulta suficiente a la Casa Blanca y sus voceros que, siempre con amplio espacio en Infobae, lo condenan por la “concesión ideológica a la militancia kirchnerista”.

Tema que también tomó el miércoles Pagni en La Nación. Para embestir a Alberto F. por haber recordado que Maduro ganó elecciones, el columnista dice que Hitler y Mussolini lo hicieron. La formidable ligereza histórica en solo una excusa para publicitar la línea que el poder espera desde el 10 de diciembre: “La política económica deberá ser acompañada por un giro de política exterior del kirchnerismo, que tiene un límite en la composición de izquierda del espacio”.

Pagni compartió la posta con Tenembaum en Infobae: Alberto F. puede ser como Menem, es decir dinamitar el gobierno de Macri (como le ocurrió a Alfonsín), o como Lula, que ya no es un corrupto que merece estar en la cárcel, como tantas veces escribieron estos medios, sino un virtuoso líder que en 2002 fue sabio al acompañar, afirman, un acuerdo con el FMI hecho por el presidente saliente, Fernando Henrique Cardoso. En esto, Tenembaum copia un razonamiento ya publicado por Clarín. Otros columnistas también lo repiten días después.

Hay días en que Alberto F. se porta bien, dialoga con empresarios, tiene un “gesto histórico” con Magnetto, il capo de Clarín, y no hace declaraciones “altisonantes”. Pero después no, critica Tenembaum: critica al Fondo, no dice lo que debe decir sobre el pago de la deuda. La tapa de ese mismo día de Clarín es muy elocuente sobre cómo quiere el poder estructurar su relato. “Esfuerzo oficial para contener el dólar”, fue el antetítulo, y: “Fernández criticó al FMI y el Central debió vender más de US$ 300 millones”, el título.

Pero en verdad Alberto F. ya había dicho varias veces que no habrá default y Kirschbaum, en Clarín, lo felicita por ello, porque “la deuda es legítima”. Pero cuando habla de que esa deuda fue usada para fugar dinero, es algo que “huele a controles y restricciones”, lamenta.

¿Por qué criticar al Fondo?, pregunta el mismo día Morales Solá en La Nación, quien le concede a la oposición que “puede ser” que salgan unos dólares de la Argentina, pero lo cierto es que “estamos ante un sistema de libertad en el mercado cambiario”. Igual que Tenembaum, vuelve a la comparación Alfonsín-Menem.

Es que hay un Alberto F. y su doble, Alberto F., tecleó el jueves Roa en Clarín, parece que en un intento por parecer gracioso. Un día promete pagar la deuda, pero al otro “ataca al FMI y altera a los mercados” con una “violenta declaración”.

Y así, uno y otro día, un columnista y otro. El jueves González de Clarín dice que el informe opositor sobre la reunión con el FMI fue “difundido venenosamente”. Ese mismo día Morales Solá recuerda que el candidato opositor es culpable por la disparada del dólar. El viernes Kirschbaum vuelve a indignarse porque AF “atacó no solo al gobierno, sino también al Fondo”. Y ese mismo día, Bonelli: “La estabilidad del dólar se complicó con las declaraciones de Alberto Fernández contra el Fondo”.

Las operaciones para erosionar el poder político que el Frente de Todos obtuvo el 11 de agosto incluye, como venimos viéndolo hace varias semanas, la exposición de diferencias internas en el Frente de Todos, y si no hay la menor constancia al respecto no importa, estos periodistas independientes son creativos.

Scibona, en La Nación, publicó el sábado que el “duro” comunicado tras la reunión con el Fondo “detonó” los “intercambios constructivos” con el gobierno. Y dice que es “difícil confirmar rumores” según los cuales ese pronunciamiento se debió a una “presión” de Ella. ¿Chequeado, hiper-recontrachequeado, como decía un comunicador otrora ultramacrista? No importa confirmarlo o no, dice Scibona, porque “la realidad suele ser como se cree que es”. Sin duda, esta definición inaugura una revolución en la teoría del periodismo.

Ya el domingo, todo el batallón insiste: Kirschbaum en Clarín destaca las “nuevas y concretas responsabilidades” de los ganadores de las PASO, que tienen que colaborar. Macri, agrega, desea que Alberto F. acompañe públicamente alguna medida para el control de capitales. Pero por el contrario, dice, el opositor quiere que el “sacrificio” sea solo del oficialismo.

En el mismo diario, Van der Kooy dice que hubo un “ensueño” oficialista por la marcha macrista del sábado 24 de agosto, sobre la cual los escribas levantaron un mito: que ese acto puso a temblar al Frente de Todos, y de allí que haya resuelto “atizar” para que la situación empeore, y de allí, avanza más este columnista, la “utilización política” de la reunión con el FMI. El kirchnerismo “manipuló como una bomba” la afirmación sobre el “vacío de poder” que sí preocupa al FMI, como el mismo redactor reconoce.

Alberto F., prosigue, tiene la obligación de dar confianza a “los mercados”, pero a la vez convive con Cristina Kirchner y con los “talibanes kirchneristas”.

La fórmula de la “madurez” para garantizar el festival financiero y cambiario es llevada al extremo por Morales Solá: sería bueno, dice, un proyecto conjunto en el Congreso, por la necesidad de un acuerdo, como el que, también este columnista se acordó de golpe, hicieron Cardoso y Lula.

Fuente: www.comunanet.com.ar