OPINIÓN

Bravuconadas del Gobernador

La sabiduría de Campo Verde y 9 de Julio

El psicólogo y comunicador social Néstor Martiarena analizó el discurso y una lectura corporal de la violencia en las expresiones de Gerardo Morales ante los vecinos y vecinas de Campo Verde.

La sabiduría de Campo Verde y 9 de Julio

 

Por Néstor Martiarena*

“Son unos egoístas!!! Ustedes son unos egoístas!!! Son todos unos egoístas!!! No les importa el futuro de sus hijos!!!”, “irresponsables!!!”, “Dejen de joder!!! Eso es lo que tienen que hacer, irresponsables egoístas!!!”, "escuela para pobres", "Frente de Todos que ha politizado y busca la violencia", "No vas a tener cara para mirar a tus hijos", "Hay responsables locales del barrio, que son los que le venden alcohol a los veteranos", "Vamos a hacer...", "Si!!! hace la V!!!!", “Y acá hay una responsable detrás de todo esto que tiene nombre y apellido!!! Detrás de esto está Milagro Sala que ha mandado a su diputado, que ha mandado a su abogado!!!”, “no podía creer que la consigna fuera cancha si, escuela no!! No puede seeee!!!”, “necesitamos más escuelas públicas para las familias pobres”, “Debería darles vergüenza!!!”, “Es un irresponsable ese profesor de educación física!!!”, “Por eso le pido al fiscal de estado y al Ministro de Seguridad que inicien las demandas penales porque esto es un delito!!!”

Esta es solo una muestra de la cantidad de improperios, bravuconadas y expresiones altisonantes que el gobernador Gerardo Morales escupió desaforadamente ayer en un acto oficial (en tono de violento acto de campaña) con el que arrancó el día ayer, 8 de Marzo, en los barrios Campo Verde y 9 de Julio. No solo sus palabras fueron desafiantes y desencajadas, también lo fue toda su gestualidad, sus movimientos rígidos, sus braceadas desesperadas, sus deditos señalando, su mirada perdida en el vacío que lo separaba de la gente, convenientemente separado por un fornido cordón de policías con cascos y escudos. Como esos pendencieros de barrio que cobardemente te gritan que te van a matar, mientras un montón de amigos lo separan de su oponente.

Esas expresiones, que ante todo muestran una extrema intolerancia democrática y desprecio por la ciudadanía, y que estuvieron “coherentemente” antecedidas por un operativo policial y represivo totalmente clandestino y contrario a derecho durante la madrugada, merecen una lectura especializada más profunda.

Como psicólogo y comunicador social, con años de consultoría en oratoria y de consultorio clínico psicológico, me resulta indispensable encarar un análisis de tal tenor. La psicología es una profesión comprometida con los intereses sociales y éticos. No puedo quedarme callado. El silencio y la opresión no forman parte del menú de opciones de un profesional de la salud mental.

Los psicólogos nos orientamos, en nuestros diagnósticos, por el grado de adherencia de las personas al denominado criterio de realidad. Las expresiones de un sujeto mentalmente sano, se espera que manifiesten señales de conexión con la realidad. Y cuando alguien, como el gobernador ayer, se autoinviste como supuesto adalid de la obra pública para la educación, en un contexto como el del barrio Campo Verde que tiene desde hace años dos escuelas a medio construir y, en un contexto provincial, todo un colectivo de educadores precarizado salarialmente; es claro que estamos frente a una persona que carece por completo de realismo y autocrítica en su percepción.

Esa falta de realismo en Gerardo Morales está claramente vinculada a una condición de personalidad aún más preocupante: una absoluta imposibilidad de asumir su propia responsabilidad en los hechos. No hace falta ser psicólogo para darse cuenta que Morales padece de un enorme narcisismo que le impide tener un registro del otro. Su ego es tan desmedido que cuando algo o alguien no le da la razón a sus caprichos, directamente lo niega, lo ningunea, lo desaparece simbólicamente. Y cuando esto no funciona, cuando el vecino, la vecina, el otro, tiene la valentía de no callarse la boca y decirle en la cara su malestar (como lo hicieron las y los valientes de Campo Verde), los minimiza, los estigmatiza, los culpa, los agrede, los provoca.

En psicología, existen dos conceptos muy importantes, herencia del psicoanálisis: transferencia y contratransferencia. La primera, es la función psíquica mediante la cual un sujeto transfiere o atribuye inconscientemente, reviviéndolos en sus vínculos actuales, antiguos sentimientos, afectos, expectativas o deseos infantiles reprimidos, hacia otra persona. La contratransferencia, por su parte, es la respuesta emocional del psicoanalista a los estímulos que provienen de su paciente, y se define como un obstáculo, una dificultad que se instala en la relación analista-paciente y que se hace necesario superar para que la psicoterapia sea eficiente y eficaz.

Estos dos conceptos perfectamente pueden traspolarse al vínculo que ocurre en cualquier relación. La política implica una relación en la que circula el poder. Luego, toda relación supone ejercicio de la política, del poder. Por ende, se puede decir que entre un líder político y la ciudadanía, siempre ocurren fenómenos transferenciales y contratransferenciales. Estos fenómenos psíquicos, ayer en Campo Verde, sucedieron de manera aberrante, preocupante para una sociedad que procura ser democrática.

La transferencia de la vecindad hacia Morales fue negativa, de hartazgo, de puesta de límites a la opresión. Un malestar totalmente concreto y fundado: por la falta de escucha, por la falta de consulta, por la ausencia de participación en decisiones que los afectan, por el paso al acto absolutamente violento de la caballería y la infantería de la policía irrumpiendo subrepticia e ilegalmente en la madrugada para gasear, apalear, latigar, golpear, balear con goma y avanzar físicamente sobre un grupo de personas, mayoritariamente mujeres y adultos mayores. ¿Después de tanta violencia estatal es acaso esperable otra forma de transferencia popular que no sea negativa? ¿Acaso las personas agredidas deben callarse, aceptar cualquier cosa e identificarse con el agresor? Y todo esto, encima, simbólicamente, un 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer.

La contratransferencia de Morales, impregnado de narcisismo desmedido, irracional, eufórico, hasta maníaco, fue la de un patriarca ofuscado, terrible y embriagado de odio que no acepta otra ley que su propia voluntad y su unilateralmente deformada concepción de la realidad. El gobernador, en consecuencia, se dedicó a despreciar la posición de las vecinas y los vecinos y su demanda de diálogo. Incluso durante su discurso, incluyó expresiones de características fabuladoras, propias de quien tiene delirios de grandeza y omnipotencia, afirmando promesas de hacer obras, cuando ni siquiera ha sabido ni podido concluir otras dos obras edilicias educativas en el barrio. La promesa vacía, insustancial, sin antecedentes materializados, propia del violento que promete a su víctima un futuro mejor, mientras a lo largo del pasado y en el presente, no ha dado absolutamente nada.

En un día atravesado por el simbolismo feminista, 8 de Marzo, actuó y se expresó con toda la atrocidad de un violento de género patriarcal que, tras (literalmente) haber apaleado a sus víctimas, les señala moralmente a estas lo erradas que están, lo despreciables que son y lo mucho que él, en cambio, puede darles.

En psicoanálisis, proyección es otro concepto muy didáctico para comprender los actos de la mente. Se trata de un mecanismo de defensa del yo propio de las psicosis paranoides; que opera de tal modo que los impulsos moralmente censurables, en vez de ser percibidos como propios del yo (propios de Morales en este caso), son rechazados en sí mismo y atribuidos a otras personas.

En Campo Verde, esa reacción psíquica primitivísima se escuchó en sus desencajadas atribuciones de responsabilidad a terceros. El violento, según él, no es él, sino otros, otras. Es la violencia propia del que pega, pero le quiere convencer a la mujer o quien no es de su clase, que es ella la culpable de todo. Particularmente llama la atención su obsesiva compulsión, repetitiva y a esta altura somnífera, aburrida, ridícula, por endilgarle cada uno de sus propios fracasos a Milagro Sala.

Un gran texto del psicoanálisis inglés, me viene a la mente. “Envidia y gratitud”, de Melanie Klein. Allí teoriza un modelo de interpretación del psiquismo que va más allá de las neurosis de transferencia. En su enfoque, encuentra entre la psicosis, la neurosis y la perversión, más que tres estructuras claramente diferenciadas; una diferencia de grado en el uso de las defensas y el quantum de ansiedad. Klein habla de posiciones, esquizo-paranoide y depresiva, como modos de operar el psiquismo según cada situación. Las personas operan alternativamente según uno u otro esquema emocional, según las circunstancias que ocurren minuto a minuto. Pero muchas veces, las personas quedan ancladas en uno de estos modos de funcionamiento mental. Cuando esa fijación se da en la modalidad esquizo-paranoide, es preocupante, porque la envidia y la agresividad capaz de destruir al otro se convierten en el foco de toda su conducta.

Morales, aparece, tristemente, anclado desde hace cinco años y cada vez con mayor virulencia, en esa posición psíquica.

Cuando 750.000 personas dependen de alguien así, da miedo. Pero el miedo no nos debe paralizar. El criterio de realidad debe primar. Eso nos están mostrando, sabiamente, la valiente vecindad de Campo Verde. Ellas y ellos, tienen los pies en la tierra. Escuchémoslos. Imitémoslos. Aprendamos de su valentía para no dejarnos arrastrar por la desmesura del autócrata.

Que el amor, venza al odio.

* Psicólogo, Comunicador Social